La revancha de Takashi Usami

Augsburgo - lackystrike

Takashi Usami es uno de los jugadores más prometedores que ha producido el fútbol japonés en los últimos años. Mediapunta o extremo de talante creativo, con desborde individual y una cuota de gol más que interesante, debutó con 17 años recién cumplidos en Gamba Osaka, entidad donde se formó. Poco después ya sería titular en liga y en la Champions asiática, en unos meses en los que empezó a marcar bastantes goles y llamó la atención de todo el continente. También la de varios clubes europeos que siguieron sus pasos. Uno de los gigantes alemanes apostó por él. En una decisión quizás condicionada por la moda de los futbolistas nipones en el país teutón, con Shinji Kagawa como máximo exponente de la apuesta por chicos desconocidos del mercado asiático, el Bayern pidió la cesión de Takashi Usami. Ocurrió en el verano de 2011, cuando apenas tenía 19 años.

Fue un movimiento peculiar, pues así el Bayern podía ver entrenar al futbolista japonés y quedárselo si colmaba sus expectativas. Usami jugó principalmente en el filial, motivo por el cual su paso por el equipo bávaro ha quedado medio olvidado. Pero también llegó a disputar tres ratitos en la Bundesliga, marcó un gol en la Copa y debutó en la Champions en un duelo intrascendente en el estadio del Manchester City. Incluso se sentó en el banquillo en la final de la Champions contra el Chelsea, perdida en casa en la tanda de penaltis.

Picture by Ian Wadkins/Focus Images Ltd +44 7877 568959 30/08/2013 Franck Ribéry of FC Bayern Munich leads the crowd celebrations following FC Bayern Munich winning the European Super Cup match at Eden Arena, Prague.
Takashi Usami no terminó de cuajar en el Bayern. Foto: Focus Images Ltd.

Sin embargo, Usami no terminó de cuajar en Alemania. Dispuso de una reválida en el Hoffenheim el año posterior y lo cierto es que gozó de mayor continuidad, pues fue titular en 15 ocasiones y participó en 20 encuentros. Pero seguramente el salto llegó demasiado pronto para el japonés, que regresó tras las cesiones a su país para rescatar a un Gamba Osaka que, mientras tanto, había caído al pozo de la segunda división nipona. En ese 2013, a sus 21 años, Takashi Usami se destapó como un gran goleador al transformar 19 dianas en 18 partidos en segunda.

Poco a poco fue relanzando su carrera hasta el punto de volver a anotar 19 goles en 2015 con Gamba Osaka, esta vez en primera. Las cifras vinieron acompañadas de otros 4 tantos en Champions asiática y del debut con la selección absoluta de Japón, que se le resistió hasta el año pasado. Sus características también habían cambiado, pues cada vez era más delantero que extremo y se asentó como segunda punta acompañando a un nueve puro.

Cinco años después del salto al Bayern, Takashi Usami regresa al fútbol alemán. En esta ocasión también jugará en un club bávaro, pero de tamaño intermedio: el Augsburgo. Parece un contexto bastante más adecuado para explotar sus cualidades. Más maduro, con muchas más horas de vuelo a sus espaldas, vuelve a una cultura que conoce y a un país en el que el idioma ya no le es ajeno. El Augsburgo lo firma para los próximos cuatro años y se estima que ha pagado en torno a 1,5 millones de euros para hacerse con sus servicios. Apetece ver si es capaz de exhibir todo su potencial y demostrar unas cualidades futbolísticas; esas que lo convierten en un jugador vistoso y productivo al que todos apuntaban en sus libretas cuando destacaba en las categorías inferiores de la selección japonesa.

“Mi primera etapa en Alemania fue difícil, pero ahora tengo muchísimas ganas de demostrar que puedo mantenerme en esta liga. El Augsburgo es el club perfecto para ello. Visité una vez a Hosogai y me gustó mucho la ciudad. Hablé con él antes de tomar la decisión y él me recomendó venir aquí”.

Takashi Usami, en declaraciones a la televisión oficial del Augbusrgo.

Foto de portada: lackystrike.

Related posts

1 comments

Sinceramente, no espero nada bueno de Usami en la Bundesliga.
Es muy bueno, tiene muchos recursos, es una liga hecha a su medida… pero no se adapta al ritmo de vida europeo.

Deja un comentario

*