Reto complicado para André Breitenreiter

Schalke - Focus

A André Breitenreiter no le espera una tarea sencilla como entrenador del Schalke: ningún técnico ha conseguido permanecer en la entidad dos temporadas completas desde la primera etapa de Huub Stevens en el club (1996-2002) y deberá lidiar con el sinsabor que supuso para buena parte de la hinchada la no contratación de una leyenda de la institución, el seleccionador belga Marc Wilmots. Breitenreiter, en cualquier caso, afronta un reto ambicioso en Gelsenkirchen tras no conseguir mantener la categoría con el Paderborn. Tras muchas idas y venidas, la directiva minera ha priorizado la capacidad para maximizar los recursos y los conocimientos tácticos de un entrenador joven, 41 años, frente al curriculum de otras muchas candidaturas al puesto. Y los primeros resultados y sensaciones en los amistosos de pretemporada han sido esperanzadores: la atmosfera que rodea al S04 parece menos tóxica, los jugadores atestiguan que la actual es la mejor preparación física en años e incluso han conseguido reintegrar a Sidney Sam después de su despido a mediados de mayo por los incidentes acontecidos tras el choque de Bundesliga contra el Colonia.

[table id=4 /]

Fuente: transfermarkt.de.

En términos cuantitativos y cualitativos, el S04 tiene un gran potencial: la incorporación de Johaness Geis para el centro del campo, uno de los grandes talentos de la liga alemana en esta posición, es a priori un acierto incontestable. Si a esto le unimos la presencia de una base solida de talentos como Julian Draxler -a la espera de que se confirme o se descarte su salida rumbo a la Juventus-, Max Meyer, Leroy Sané o Leon Goretzka, el cóctel resulta estimulante siempre que todos ellos consigan mantener la regularidad necesaria de la que fueron privados el pasado curso por recurrentes problemas físicos. Además, Klaas-Jan Huntelaar es una garantía en la punta del ataque y el internacional neerlandés tendrá en Franco Di Santo -veremos si el argentino consigue reproducir el buen rendimiento mostrado en Bremen- y Eric Maxim Choupo-Moting dos complementos productivos. En definitiva, si Breitenreiter consigue generar una química similar a la que logró en su periplo en Paderborn -marcado por evidentes limitaciones económicas- el proyecto de los azules puede tomar un rumbo prometedor.

FC Schalke 04 v Real MadridUEFA Champions League
El Schalke 04 es el club alemán más importante que no ha conseguido levantar ni una sola Bundesliga. Foto de Focus Images Ltd.

Atención especial merece el brasileño Júnior Caiçara, fichado este verano procedente del Ludogorets, que ha causado sensación durante la preparación. El lateral derecho finalizaba contrato en junio de 2017 y el Schalke decidió anticiparse cerrando su incorporación por una cifra importante: alrededor de 4,5 millones de euros. Su polivalencia -puede jugar también en el perfil izquierdo- y su experiencia al más alto nivel en la Champions League lo convierten en un comodín muy útil al que habrá que seguir de cerca.

Los ingredientes están ahí y el futuro puede ser brillante si se consigue mantener a los futbolistas jóvenes de mayor proyección y se tiene paciencia con ellos -lo cual no resultará sencillo si atendemos a los precedentes-. De momento ya han rechazado dos ofertas superiores a los 10 millones de euros: 13 del Southampton por Goretzka y 15 del Tottenham por Sané.

Breitenreiter quiere ser protagonista con la pelota, tiene mimbres para ello y deberá demostrar que es capaz de llevar a buen puerto una nave que acostumbra a dar problemas. Su primera parada: el Weserstadion.

PFC Ludogorets Razgrad players celebrate after Dani Abalo (2nd left) scores to make it Liverpool 1 PFC Ludogorets Razgrad 1 during the UEFA Champions League match at Anfield, Liverpool Picture by Ian Wadkins/Focus Images Ltd +44 7877 568959 16/09/2014
Júnior Caiçara en una imagen de archivo del PFC Ludogorets Razgrad.
Foto de Ian Wadkins/Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*