Sergio Gómez, un nuevo talento del 2000 para el Borussia Dortmund

Sergio Gómez marcó dos goles en la final.

En una de mis últimas visitas el año pasado a la Ciutat Esportiva Joan Gamper, en Sant Joan Despí, quise acercarme para ver en directo al Juvenil B y a su generación del 2000, que contaba con varios futbolistas que empezaban a entrar en las convocatorias de la selección española a falta de pocos meses para el Europeo sub-17. La primera impresión en el MIC, cuando eran cadetes, había sido positiva y me apetecía seguir a Sergio Gómez. Me llevé un chasco cuando se anunció el once y arrancó en el banquillo. El Barcelona ganó en encuentro en cuestión y Sergio Gómez jugó los últimos minutos. Bastó poco rato para que estrellara el balón al larguero en un saque de esquina que casi se convirtió en un golazo olímpico de bandera. No fue el único detalle. El viaje ya había valido la pena.

“El mejor talento del año 2000”. Así me presentó a Sergio Gómez un entrenador que había coincidido con el futbolista de Badalona en su etapa formativa en el RCD Espanyol, antes de que fichara por el Barcelona, y uno de los mejores conocedores del fútbol base del país. Que el técnico que lo reclutó para el club blanquiazul (y luego siguió su progresión de cerca) eligiera esas palabras y no otras, sin ningún tipo de reparo, sin que se le pudiera rebatir una afirmación tan severa como contundente, reservada para los chicos más especiales, no era algo habitual en el MIC. No le había escuchado nunca hablar así, ni siquiera en términos parecidos con jugadores a los que había dirigido anteriormente, por lo que merecía detenerse en seguir las pistas del talentoso mediapunta zurdo de la cantera azulgrana. Un año y medio más tarde, Sergio Gómez sería nombrado Balón de Plata en todo un Mundial sub-17 en el que fue subcampeón. Unos meses antes había sido una pieza importante en la España campeona del Europeo de la categoría. En enero de 2018 firmaría por el Borussia Dortmund.

Sergio Gómez.
Sergio Gómez, en un partido del MIC 2016 con el cadete del Barcelona.

Sergio Gómez es un mediapunta zurdo que ha aprendido a adaptarse a distintos roles y a diferentes posiciones. El nuevo futbolista del Borussia Dortmund puede jugar tanto en la banda -normalmente la izquierda- como por el centro, sea de mediapunta o de interior en un 4-3-3. Incluso cuando parte desde un flanco, Sergio Gómez se ofrece entre líneas para recibir la pelota a la espalda del centro del campo rival, es ágil en el giro bajo presión y ejecuta sus acciones con rapidez. Esta es una de las grandes virtudes del hasta ahora canterano azulgrana: Sergio Gómez decide y ejecuta con clarividencia y precisión en espacios reducidos. Es habitual ver a Gómez tocar el balón de primeras. Pronto uno puede apreciar que se trata de un futbolista que sabe en todo momento dónde están ubicados los compañeros y los rivales. Así, el mediapunta zurdo no suele ralentizar el juego, combina con rapidez, a pocos toques, y agiliza la circulación del balón. Imprime un buen ritmo a la posesión y ha aprendido a retener el balón el tiempo justo, pues antes a veces se entretenía más de la cuenta en la conducción. Escurridizo en el regate y más potente de lo que parece en la arrancada, aunque cada vez abusa menos de la acción individual. Sergio Gómez es un jugador dinámico al que le gusta entrar en contacto con la pelota a menudo, pero de idiosincrasia más asociativa que finalizadora.

Otra de sus grandes virtudes es la calidad técnica que atesora su bota izquierda. La precisión ya comentada en la combinación corta también se traslada en otras facetas del juego. Hablamos de un futbolista creativo con el balón, por lo que su visión de juego le permite filtrar buenas asistencias cuando juega en el último tercio. Si un delantero le ofrece un buen desmarque, es posible que Sergio Gómez lo encuentre, como ha demostrado con su entendimiento con Abel Ruiz a lo largo del último ciclo con la selección española. Por otro lado, su golpeo con la zurda, tenso y preciso, lo convierte en un jugador peligroso cuando juega en la banda izquierda. Desde esa demarcación sirve buenos centros, aunque se trata de una faceta menos explotada en la cantera del FC Barcelona dada la tipología de atacantes con los que suele jugar.

Sergio Gómez centra.
Sergio Gómez pone buenos centros desde la banda izquierda.

Aunque a menudo prefiere asistir a un compañero, Sergio Gómez también aporta una cuota de gol interesante. Sobre todo cuando juega por el carril central, donde está más enfocado al gesto decisivo, pese a que se trata de una faceta que puede desarrollar si en algún momento se opta por ubicarle en el sector derecho, donde no ha tenido tanto recorrido hasta ahora. El golpeo de Sergio Gómez, seco, garantiza goles a lo largo de una temporada si se le brinda libertad para pisar la frontal o ejecutar acciones de estrategia. Lo demostró, sin ir más lejos, en el pasado Mundial sub-17, cuando marcó un golazo antológico ante Irán o con sus dos dianas en la final frente a Inglaterra. Si parte desde la banda izquierda le cuesta más encontrar zonas de remate, aunque aporta a su equipo en la vertiente asociativa con su tendencia a buscar la recepción interior.

Sergio Gómez celebra el pase a la final tras ganar a Alemania
Sergio Gómez fue Balón de Plata en el Mundial sub-17.

En el apartado defensivo, Sergio Gómez es un jugador con visión colectiva. Solidario en las tareas de contención, demostró bajo las órdenes de Santi Denia que no se desentiende de las vigilancias cuando toca replegar. En el Europeo sub-17 de Croacia el técnico español priorizó jugar con tres centrocampistas por dentro y mandó a Sergio Gómez a la banda izquierda, en un torneo en el que rara vez desatendió sus ayudas a Juan Miranda, el lateral izquierdo titular en la generación del 2000. Además, mostró una llamativa capacidad para repetir esfuerzos de forma sostenida. De hecho, esta fue una de las razones por las que Sergio Gómez siguió jugando en la banda izquierda cuando César Gelabert entró en el esqueleto titular de la selección española en el último Mundial sub-17. Con la lesión del mediocentro del equipo, Jandro Orellana, Denia reordenó las piezas. Y ante la versatilidad de Gómez y Gelabert (ambos son mediapuntas que pueden jugar por la izquierda), el canterano azulgrana fue el elegido para actuar en el flanco zurdo. Básicamente por su superior concentración en defensa y su capacidad para sostener el esfuerzo defensivo, valores apreciados por un técnico que prioriza el equilibrio sin balón.

En la balanza de contras, está su uso de la pierna derecha. Sergio Gómez recurre casi siempre a la izquierda, tanto para pasar como para disparar, aunque se percibe una cierta progresión en el manejo de su pierna menos hábil. De vez en cuando se atreve a finalizar con la derecha, aunque no es su recurso más habitual. Si logra mejorar en esa faceta se convertirá en un futbolista aún más imprevisible, con salida hacia los dos perfiles. Quizás por ello suele actuar más por el flanco izquierdo que en el derecho, donde su abanico de movimientos quedaría reducido a la diagonal hacia dentro, más fácil de defender para el adversario. Por otro lado, aunque describimos a un jugador desequilibrante en el regate y en la conducción gracias a su agilidad y capacidad para llevar el cuero pegado a la bota izquierda, no se trata de un jugador particularmente rápido en las largas distancias. En situaciones en las que su equipo ataca con espacio por delante, es mejor lanzador de contragolpes, mejor asistente, que conductor. En este aspecto, contrasta con la figura de Ferran Torres, el extremo del lado opuesto en la generación española del año 2000.

Sergio Gómez en la Youth League
Sergio Gómez usa mucho más la izquierda que la derecha.

El Borussia Dortmund ha abonado los tres millones de euros de la cláusula de Sergio Gómez, hasta ahora un juvenil de segundo año que estaba entrando en la dinámica del filial del Barcelona, en lo que es supone un nuevo movimiento del club alemán para incorporar a uno de los mejores talentos europeos del año 2000 tras el fichaje de Jadon Sancho el pasado verano. No solo es la segunda apuesta firme del equipo teutón por no de los jugadores más prometedores de dicha generación, sino que uno se lo compró al Manchester City y el otro se lo arrebata al Barcelona. No deja de ser llamativo el estatus que está adquiriendo la entidad ahora dirigida por Peter Stöger como un destino apetecible para los mejores futbolistas jóvenes del planeta tras la explosión reciente de los Ousmane Dembélé, Christian Pulisic, Julian Weigl y compañía. Los casos de Dembélé, Isak, Jadon Sancho y Sergio Gómez son un ejemplo reciente de futbolistas que no optan por transatlánticos, sino que eligen al Borussia Dortmund para dar el salto al profesionalismo y establecerse a medio plazo en un club de élite. Un destino, al fin y al cabo, al que aterrizan con la promesa de minutos con el primer equipo y en el que se ahorran el bucle infinito de cesiones por el que deben pasar los jóvenes talentos en Inglaterra. Hasta el próximo verano, Sergio Gómez alternará los entrenamientos con el primer equipo con los partidos con el conjunto sub-19 del Borussia Dortmund.

“Sergio Gómez is sin duda uno de los jugadores más poderosos de su edad en todo el mundo. Hemos estados interesados en él desde hace bastante tiempo y estamos contentos de que a pesar de las ofertas de varios de los mejores clubes europeos haya elegido al Borussia Dortmund”.

Michael Zorc, directo deportivo del Borussia Dortmund.

Jadon Sancho.
Sergio Gómez jugará con Jadon Sancho en el Borussia Dortmund.
Fotografías: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

6 comments

Supongo que Sancho ya irá entrando más en convocatorias del primer equipo y teniendo minutos poco a poco. Lo digo porque comparten posición predilecta en el campo, y se presupone que ambos deben tener bastantes minutos para jugar.

A no ser que comiencen a ubicar al español a pie cambio en banda derecha, o como segundo delantero inclusive en dicho filial. ¿Como lo ves tu que los has visto y conoces bastante mejor, Tomás?

De momento, tres titularidades para Sancho en lo que llevamos de 2018. Yo creo que, pensando en que fichan a dos chicos del 2000 que pueden coincidir, Sergio puede tener más recorrido jugando por dentro, como mediapunta/interior. Y así puede compartir potencial once con Sancho en el extremo izquierdo.

Tomás, que opinas de otros jóvenes que estuvieron en el europeo sub 19 como Mason Mount, Ryan Sessegnon, Tayo Edun, Marcus Edwards, Dujon Sterling o Javairo Dilrosun. Algunos de estos están en equipos satélites de grandes clubes, como es el caso del Vitesse con los jugadores del Chelsea, otros se van cedidos a otros equipos ingleses por una temporada y otros se quedan en el equipo sub 23, o ya en la primera plantilla como con el Fulham. ¿Cuál de estas opciones es mejor y crees que Jadon Sancho va a tener continuidad en el Borussia Dortmund?

Uff, es difícil de decir. Yo creo que depende de cada caso en particular. Dujon Sterling, por ejemplo, está entrando en la dinámica y las convocatorias del primer equipo; Ryan Sessegnon ya estaba asentado con el Fulham (ya jugó mucho el año anterior), a Mount le está viniendo bien la cesión, a Marcus Edwards el han buscado un hueco en Championship cedido…

Lo ideal yo creo que es entrenar con el primer equipo e ir entrando en la dinámica o buscar una cesión en un club de un entorno parecido en el que pueda curtirse. Sobre todo en los casos ingleses. Pero depende del club, del entrenador, de cómo se trabaje… no es lo mismo lo que vive Ryan Sessegnon, que es una estrella del Fulham, que Mason Mount en el Chelsea.

En el caso de Sancho, ya está empezando a jugar de titular y está respondiendo bien. Yo creo que ya es un elemento más en la rotación con Stöger tras el parón de invierno.

Digamos que el sueño ideal de Zorc sería que en 3-4 años la zona avanzada fuera con Sancho en izquierda, Pulicic derecha, Sergio Gómez por dentro e Isak en punta, o al menos que en 4 años sigan teniendo a la mitad de ellos en su equipo..

Por ejemplo, Larios84. Aunque me da a mí que Pulisic no va a durar demasiado.

Deja un comentario

*