Tuchel enseña el camino

Thomas Tuchel Mainz

Los días pasan, el tiempo cambia y las parejas rompen, pero el Bayern de Múnich no deja de ganar. Ya van 18 victorias seguidas, que se dice pronto. Jornada tras jornada, Guardiola y sus pupilos se siguen imponiendo, con más o menos dificultades, a las heterogéneas propuestas que los entrenadores rivales idean durante la semana. Nadie ha dado con la respuesta: no hay ninguna referencia a la que acudir sobre cómo superar al gigante bávaro porque nadie lo ha hecho aún en Bundesliga, pero sus rivales le observan, toman nota sobre qué les hace daño, copian lo que sale bien y van evolucionado su propuesta táctica con sus propios matices. Al principio casi todos se le encerraban, hasta que Verbeek ideó una presión al receptor que durante 15 minutos les hizo soñar con la victoria. El Wolfsburgo, hace dos jornadas, resistió 61 minutos de una forma muy parecida y hoy el Mainz de Tuchel, el entrenador más prometedor y estimulante de Alemania, fue quizá el equipo que más ha incomodado a los de Guardiola desde que son un equipo engrasado. Acabó ganando (¡en el 81′!), pero los 45 primeros minutos ya son de obligado visionado para todos los que se enfrenten al difícil reto de intentar ganar al Bayern de Guardiola.

Guardiola: “Como entrenador, me gusta enfrentarme a los entrenadores buenos como Tuchel. Hay que estar constantemente buscando soluciones. Para ese trabajo de detalles soy entrenador, no para acudir a las ruedas de prensa. Ha sido un gran test para el partido ante el Manchester: el Mainz nos ha presionado muy bien y no nos ha dejado pensar”.

Nicolai Müller: “Durante 90 minutos les hemos tenido dónde nadie hasta ahora les había tenido”.

Bayern vs Away team - Football tactics and formations

 Así era la exhaustiva presión local

En el partido de ida, en octubre, Thomas Tuchel propuso una defensa de cinco con la que consiguieron llegar al descanso con 0-1, algo que sólo el Mainz y el Stuttgart han conseguido hasta ahora (llegar con ventaja al descanso). Hoy, sin embargo, su plan fue radicalmente distinto: su idea principal era que ningún jugador que llevara la camiseta azul del Bayern pudiera recibir cómodo. Para ello, fue a presionarle de forma salvaje a su propio campo: cada jugador del Mainz tenía asignado un jugador del Bayern para que este no se pudiera dar la vuelta, ni tuviera un segundo para pensar qué hacer con el balón. Los centrales locales bordeaban la línea del centro del campo y los laterales seguían al extremo si este bajaba a recibir: aquello era un (arriesgadísimo) espectáculo visual. Al Bayern le costaba horrores salir (ni siquiera el recurso Mandzukic funcionaba): la exasperante presión de los locales provocaba que la perdieran en su propio campo muchas veces y, cuando el Mainz recuperaba el balón, generalmente cerca del área de Neuer, sus atacantes corrían al espacio automáticamente donde sabían que les iba a llegar un balón. De esta forma, los centrales bávaros (quizá su principal punto débil) se vieron muy exigidos: tenían que correr hacia atrás varias veces durante el partido y enfrentarse en duelos individuales a Okazaki, Mouting y Müller, que aprovecharon esa debilidad. Si el Bayern superaba esa presión inicial, el Mainz reculaba, se asentaba atrás en un 4-4-2 y salía en tromba cuando recuperaba. Las imprecisiones, Neuer (no sólo seguro en el mano a mano, también atentísimo en los balones a la espalda de los centrales) y un soberbio Javi Martínez en los duelos individuales, evitaron que el Mainz se adelantara, pero la sensación era que los jugadores visitantes corrían muy a menudo solos de cara a Neuer. Por supuesto que, cuando los de Tuchel cometían errores en la presión, el Bayern llegaba con mucha superioridad a la meta local, pero era un riesgo que asumían y que no les costó demasiados sustos (Karlus solventó los pocos que tuvo). Se llegó al descanso con 0-0 y  la percepción era unánime: el Bayern no encontraba respuesta frente al plan inicial de Tuchel.

Tras el descanso, el Mainz no pudo mantener esa presión, esa activación mental y física no era sostenible durante 90 minutos. El camaleónico Tuchel lo sabía y decidió entonces retroceder varios metros: quitó a Koo, mediapunta y metió a un centrocampista más, pasó a un 4-5-1 bastante defensivo. Quizá en su plan inicial estaba llegar al descanso con ventaja tras esa agresiva primera parte y mantener el resultado después, aunque eso nunca lo sabremos. El caso es que entre el cansancio, los cambios de Tuchel y la iniciativa bávara, el Bayern ganó bastantes metros, pese a que el Mainz se defendía con bastante aplomo. Tuchel metió un quinto defensor para conservar el 0-0 y entonces actuó Pep. Si la propuesta inicial del Bayern ha podido ser neutralizada por algunos equipos, nadie ha tenido réplica aún para los cambios de Guardiola. Entraron Shaqiri, Pizarro y Götze: los dos primeros inventarían la jugada del 0-1 y el segundo haría el 0-2, pero la noticia era que el Mainz había conseguido resistir durante 80 minutos frente al Bayern de los Invencibles. Sus futuros rivales, especialmente David Moyes, podrán tomar nota de cómo lo hicieron.

Foto de portada: matthias_spanrad

¡Ya puedes descargarte la aplicación para Android!

¡Tendrás acceso a un podcast diario exclusivo para la App y a múltiples contenidos Premiumpodcasts individualizados de las competiciones más seguidas (Premier, Bundesliga, Serie A o Champions) y LiveTexts con el sello MI (Italia, Europa underground o Copa Libertadores)!
Y aquí puedes descargártela para iPhone:

[app-store-download id=760410884]

Related posts

1 comments

Ha sido un gusto ver este partido. Por fin un equipo que sabe enfrentarse al gran Pep. Vuelve la esperanza que habrá a una temporada interesante 2014/15.

Deja un comentario

*