Un oasis en Westfalia

(Foto: wales_gibbons)

Hoy en día, perder es un drama. Casi siempre. Hacerlo en casa, contra un equipo de la zona y un rival directo, que lleva desde diciembre sin ganar un partido y que no te ha ganado en 16 años, lo normal es que cree un clima de agresividad, pesimismo y enfado en el entorno de tu club. No sólo en la afición, que protestará furiosa, pitará y se indignará, sino en sus jugadores, que, salvo que tengan una infrecuente seguridad en sí mismos y experiencia que les dé estabilidad emocional, se sentirán inseguros, presionados y les quemará el balón. Menos en Dortmund, que no pasa eso. 

El Gladbach de Favre les estaba superando con una presión adelantada bastante efectiva. Era la primera titularidad de Hofmann en su vida como jugador profesional, Reus no estaba, Lewa sí, pero se le notaba que estaba tocado y Sahin trotaba ausente como en la mayoría de partidos trascendentes esta temporada. Sin hacer nada del otro mundo,  Herrmann, Raffael y Kruse estaban haciendo estragos en el Westfalenstadion. Otro partido más en el que el BVB demostraba que no tenía demasiados recursos para imponerse cuando tiene que ejecutar su ataque posicional. El Schalke 04, el odiadísimo rival del Dortmund, está a sólo un punto por primera vez en bastante tiempo y el Bayern se puede poner hoy a 23 puntos. Sin embargo, no se oía el clásico run-run de este tipo de contextos. Da la impresión de que la afición ya sabe que Jürgen Klopp, ese inmortal héroe de la ciudad, será crítico cuando toque serlo y que lo que el equipo necesita ahora es el apoyo de su hinchada. El árbitro expulsó a Nordveit y era el momento de que cambiase el partido. Como tantas otras veces, el Westfalen rugió cuando más falta hacía. Allí defender un resultado en contra es poco menos que un infierno. El club convive bien con esa épica, ese vértigo, esa inestabilidad que otros no saben controlar. Ha ganado muchísimas veces en los últimos años partidos en ese contexto. Jürgen lo sabe y juega con ello.

 

bvb - Football tactics and formations

Esquema táctico del BVB los últimos 10 minutos

Klopp fue salvajemente a por el partido. Ganará o perderá, pero quiere ofrecerle emoción a sus aficionados. En un planteamiento kamikaze, metió a 3 delanteros, Hummels ejerció el papel de canalizador en medio del caos (significativo que Nuri se relegara a ser sólo un apoyo), los laterales se incrustaron en el área y sólo Sokratis se quedaba por si hiciera falta. Jürgen es uno de esos entrenadores que le da igual recibir 10 goles si ve que hay una mínima opción de ganar el partido. No tardó mucho en llegar el primero, obra de un Jojic que ya lleva dos en menos de 50 minutos. Pudo llegar el segundo, si no fuera por un extraordinario ter Stegen primero (la parada que le hace a Lewandowski es irreal) y por una discutible anulación del árbitro después. El BVB jugó un mal partido, perdió y tendremos dentro de dos semanas un relevante y delicioso BVB-Schalke 04, pero quedó la impresión de que el caos es territorio borusser. La atmósfera del Westfalen gana partidos, pese a que este no fuera uno de ellos.

Foto de portada: Wales Gibbons
¡Ya puedes descargarte la aplicación de MarcadorInt para iPhone! ¡Tendrás acceso a un podcast diario exclusivo para la App y a múltiples contenidos Premium: podcasts individualizados de las competiciones más seguidas (Premier, Bundesliga, Serie A o Champions) y LiveTexts con el sello MI (Italia, Europa underground o Copa Libertadores)!

[app-store-download id=760410884]

Related posts

3 comments

será la jornada 27 cuando juegan contra el Schalke. Si empatan en este partido y Bayern gana el partido de la temporada 26 con el Mainz 05….

1) El VfL Wolfsburg no tiene tradición
2) Pedofilia ya existía en la Grecia clásica como es bien sabido
3) Está escrito con GENITIVO
4) Putean con criterio
5) Me da pena por toda la gente que haya sufrido de pedofilia

Deja un comentario

*