Una semana para olvidar

Götze, traspasado; Gündogan, lesionado; Subotic, duda. (Foto: wetterrolf)

Las cámaras enfocaban a Jürgen Klopp al descanso del Wolfsburgo-Borussia Dortmund y su cara era cristalina de lo que había pasado minutos antes. Estaba ganando en casa de uno de los rivales más duros de la Bundesliga, pero se le veía muy preocupado: Subotic se había lesionado en la rodilla y aquello parecía grave. “Es terrible, terrible.” decía Kloppo tras el partido. Los peores pronósticos se confirmaban horas después: el serbio se perderá lo que resta de temporada. Cuando parecía que Piszczek iba a volver y que Gündogan vería la luz al final del tunel, otro jugador capital del BVB se vuelve a lesionar de gravedad esta temporada.

Götze, traspasado; Gündogan, lesionado; Subotic, duda. (Foto: wetterrolf)
(Foto: wetterrolf)

 El Dortmund acabó perdiendo el partido, tras una acción individual brillante de Ivica Olic. Le costó muchísimo reaccionar tras los dos goles y lo cierto es que el Wolfsburgo mantuvo con bastante comodidad  el resultado de un partido en el que los de Klopp volvieron a echar en falta cierta capacidad creativa cuando faltan los espacios, o lo que es lo mismo: a Ilkay Gündogan. A Sahin le falta jerarquía, no acaba de coger el mando del equipo. Era bastante improbable que el BVB consiguiera aguantar el ritmo de este histórico Bayern, pero la derrota llega en el momento menos oportuno: se colocan a cuatro puntos junto antes de enfrentarse a ellos. Los de Guardiola podrán afrontar el partido con cierta relajación, sabiendo que pase lo que pase seguirán siendo líderes. Pero no solo el Bayern debe preocuparles, el Bayer Leverkusen de Sam, Son y Kiessling también mantiene el ritmo y tras la derrota de hoy les igualan a puntos.  Ojo con los de Hyppiä que, pese a que su mensaje es el de pelear por el tercer puesto, están compitiendo muy bien en Champions League y consiguieron puntuar  frente al imbatible equipo de Pep.  Fue la segunda derrota consecutiva de los de Klopp, tras perder en el Westfalenstadion frente al Arsenal, en una derrota que les obliga a ganar al Nápoles en la siguiente jornada si quieren seguir con vida. La semana deja dos derrotas que les alejan de los títulos y la lesión del que quizá es su mejor defensor esta temporada. Y, sobre todo, la intranquilidad de qué va a pasar en el segundo tramo de la temporada sin uno de sus baluartes competitivos.

Cuando el Dortmund pagó 8 millones por Sokratis, mucha gente no lo entendió. Sin embargo, a día de hoy se puede considerar como un movimiento inteligente: su presencia ahora mismo es una tranquilidad para el equipo de Klopp, que tiene a alguien experimentado y contrastado para acompañar a Hummels lo que queda de 13/14. La pregunta es ¿y el día que les pase algo a alguno de los dos? Ahí se hace notar la poca amplitud de plantilla del actual subcampeón de Europa. Si el Bayern tiene a Javi Martínez, a Kirchhoff o a Hojbjerg para sustituir al lesionado Schweinsteiger, los de Klopp no tienen tanto fondo de armario. En esa posición cuentan con dos jugadores jovencísimos y de muchísima proyección en su plantilla como son Günter y Sarr, pero sin ninguna experiencia en el máximo nivel. Hasta ahora, Klopp ha confiado más en el primero, al que hizo debutar el año pasado y al que ha convocado en varias ocasiones a lo largo de esta temporada. Quiso conformar adrede una plantilla corta para que los canteranos pudieran dar el salto cuando la situación lo exigiera, como ya ha hecho con Erik Durm, pero a estas alturas de la temporada y en esa posición haría falta muchísima valentía para jugársela por un niño inexperimentado. Grosskreutz ha jugado en esa posición- y en todas las demás- cuando su equipo lo ha requerido y es tan versátil que en ocasiones extremas es un valor que seguro te va a competir. También se habla de que Kehl podría jugar de central si hiciera falta. La otra opción es acudir al mercado de fichajes, que se abre en algo menos de dos meses. Ya el año pasado intentaron hasta última hora fichar a Gálvez, procedente del Rayo Vallecano y ahora el nombre que más suena es el de Schär.

Related posts

3 comments

Lo que a mí me preocupa, no es solo la falta de fondo de armario para rotar o para poder sustituir a jugadores lesionados. Me preocupa más la falta de alternativas del Dortmund en el banquillo.

Ayer, mirabas al banquillo de Klopp, pensando en quién podía sacar para darle la vuelta al partido, y en mi opinión era desolador…

Schieber, Durm, Kehl, Langerak (obviamente no es el revulsivo), Hofmann…

No tienen un jugador que sea capaz de buscar espacios para ponere el balón ni de crearlos, para que puedan entrar jugadores en segunda linea. Los jugadores capaces de hacer eso ya estaban en el campo y sin mucha fortuna.

En mi opinión, es un fallo a la hora de planificar la temporada. Un fallo que en liga puedes resultarle muy caro (en Europa puedes servirte de alguna individualidad)

Está claro que no tienen una plantilla tan amplia como lo puede tener el Bayern o el Madrid, pero es que tampoco es esa su dimensión de club. Son un club en crecimiento, pero que hace pocos años estaba a punto de quebrar. No tienen revulsivos como Shaqiri, Pizarro o Götze, pero lo que tenían ayer en el banquillo era en gran parte debido a que varios de sus titulares están lesionados. Si su once titular estuviera disponible en el campo, en el banquillo habría gente de la talla de Sahin, Aubameyang o Grosskreutz.

Creo que el Borussia actual está un poco sobrevalorado. No algunos de sus jugadores que me parecen excelentes, pero el equipo en sí.
Llegar a una final de Champions no quiere decir ser el mejor. Si el Málaga les elimina en cuartos, con lo lejos que quedaron del Bayern en Liga, no se hablaría casi nada de ellos… Pero claro, si te enfrentas al Madrid, lo que suceda en esa eliminatoria (4-3) se maginifica para bien o para mal.
Jorge, de los reservas que nombras sólo conozco a Kehl y desde luego no es revulsivo :/

Deja un comentario

*