Volver a sentirse futbolista en Gelsenkirchen

General view of the stadium showing the players tunnel which has a coal effect to recognise the importance of the mining industry in the region pictured ahead of the UEFA Champions League match at Veltins-Arena, Gelsenkirchen
Picture by Ian Wadkins/Focus Images Ltd +44 7877 568959
18/02/2015

Pocas cosas más perjudiciales se pueden cruzar en el camino de un futbolista que una rotura del ligamento cruzado de la rodilla cuando estás tratando de ganarte un puesto en uno de los clubes más grandes de Europa. Si Marko Pjaca siguiese siendo una joven promesa balcánica del Dinamo Zagreb, no hubiese existido ese problema. Pronto hubiese recuperado la titularidad tras recuperarse de la lesión y hubiese vuelto a jugar con continuidad. Sin embargo, en la Juve todo es más complicado y esta temporada Pjaca se encontraba con nuevos compañeros como Douglas Costa y Federico Bernardeschi, jugadores que no estaban en la ciudad deportiva de Vinovo antes de que el croata se rompiese la rodilla el pasado mes de marzo en un encuentro ante Estonia.

Con la locomotora en marcha, con la Juve viva en todos los frentes (Champions, Serie A y Copa italiana), con la competencia existente ahora en las demarcaciones de extremo izquierdo y extremo derecho, la ‘Vecchia Signora’ entendía que el mejor escenario posible para los próximos cinco meses de la carrera de Pjaca era el de una cesión a otro equipo. Ese equipo finalmente es el Schalke 04, que abonará un millón de euros al conjunto italiano y se hará cargo de la ficha del futbolista.

Pjaca fue una apuesta importante de la dirección deportiva de la Juventus, fruto de numerosos viajes a Zagreb para observar de cerca a uno de los grandes talentos jóvenes que presenta actualmente el fútbol balcánico. No sorprende, por tanto, que la Juve haya desestimado incluir una opción de compra por parte del Schalke 04 en esta operación. El propósito del campeón italiano es claro: que Marko juegue el máximo posible en un buen equipo (segundo clasificado de la Bundesliga), llegue en las mejores condiciones al Mundial de Rusia y posteriormente a la pretemporada bianconera en verano.

La operación se ha cerrado con el convencimiento de que es la mejor decisión posible para las tres partes. Para el jugador, por el mayor número de minutos y continuidad de la que dispondrá en la región de Renacía del Norte-Westfalia. Para la Juve, por los motivos previamente mencionados. Y para el Schalke, por el plus que supone para la plantilla de Domenico Tedesco añadir en este parón invernal a un refuerzo de este nivel para luchar por un billete para la Champions. En el actual Schalke está funcionando realmente bien todo lo relacionado con la apuesta por los jóvenes que ha hecho el club germano. Su entrenador, Domenico Tedesco, tan solo tiene 32 años y está respondiendo de forma notable en su primera campaña en la élite. Mientras que jugadores de corta edad como Leon Goretzka (22 años), Max Meyer (22), Thilo Kehrer (21), Amine Harit (20) o Weston McKennie (19) gozan de muchísimo peso en el juego del equipo. El contexto parece favorable para que un extremo joven, habilidoso y con desborde como Pjaca pueda entrar de inmediato en la rotación e ir ganando protagonismo si se lo gana con sus actuaciones individuales.

La Juve no olvida la inversión que hizo cuando desembolsó 23 millones de euros por un extremo croata que tiene mucho que decir ahora en Gelsenkirchen. Tan solo tiene 22 años. Y muchas ganas de volver a sentirse futbolista tras más de nueve meses sin competir en un partido oficial.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*