El Werder de Kohfeldt deja al dinosaurio agonizando

Fans of SV Werder Bremen with banners protesting about playing on a Monday night during the Bundesliga match at Weserstadion, Bremen
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
02/05/2016
***UK & IRELAND ONLY***
EXPA-EIB-160502-0027.jpg

Werder Bremen y Hamburgo se enfrentaron la tarde del sábado en uno de los Nordderbys más dramáticos de los últimos años. No hace tanto estos dos equipos se cruzaban en semifinales de Europa League y esta vez los dos llegaron jugándose su supervivencia en la Bundesliga. La expectación era tal que la televisión alemana le dio un horario exclusivo, normalmente reservado a los equipos punteros. Y el guión no decepcionó a los que lo eligieron sobre los clásicos thrillers vespertinos con los que compartía horario. Se resolvió con un agónico tanto de Ishak Belfodil a falta de 3 minutos para el final que deja al HSV al borde del desahucio (a 7 puntos de la Relegation), y da aire al conjunto de Florian Kohfeldt en su batalla por evitar el antepenúltimo puesto.

Werder Bremen 1 (Beldofil 87′)
Hamburgo 0

Formaciones iniciales. Foto:sharemytactics

Kohfeldt es otro de los jovencísimos entrenadores alemanes cuyo nombre hay que apuntar en letras grandes. Sin hacer mucho ruido, está realizando un trabajo fantástico. Cogió a un equipo que había sumado 5 puntos en 11 jornadas y en las 13 siguientes ha logrado 21. Pero lo que más elogio me merece no son solo los fríos resultados, sino la valiente apuesta que los ha generado. ¿Cuántas veces habremos oído eso de que cuando te estás jugando descender, no puedes intentar jugar bonito al fútbol? El técnico de 35 años, al que en principio solo le fue dado el puesto provisionalmente hasta el parón de invierno, se está empeñando en demostrar lo contrario. En una situación límite, ha sabido poner en valor la magnífica plantilla que tiene su equipo -fácilmente una de las diez mejores del país- a través de una voluntad de protagonismo casi antihegemónica en un país de amor por las transiciones. Desde el primer día.

Al Weserstadion salió con la intención inequívoca de mandar. De tratar de dominar el partido con templanza y jerarquía. Sus centrales se pasaban la pelota con paciencia, hasta encontrar la forma de superar líneas. Absolutamente espectacular en este sentido el rol de Milos Veljkovic, otro integrante de la Serbia campeona del mundo sub20, que tiene un golpeo de pelota descomunal y su entrenador lo utiliza para mover el balón por todo el césped. Con una precisión hipnótica, Milos aprovechaba que los tres centrocampistas de su equipo estaban siempre muy cubiertos para tomar él el mando mediante quirúrgicos cambios de orientación.

Max Kruse, el Messi del descenso en Alemania. Foto: Focus Images Ltd
Max Kruse, el Messi del descenso en Alemania. Foto: Focus Images Ltd

El HSV representa casi el perfil antagónico de la apuesta del Werder Bremen. Como si ya hubiera asumido que su situación natural es dramática y solo buscara escenarios de este tipo. Nada le define mejor que la invariable expresión de Kyriakos Padopoulos, que siempre transmite la impresión de que su casa está en llamas. Parado en un 4-5-1 de perfil exageradamente defensivo, con los físicos Jung y Walace de mediocentros y sin ningún delantero puro de referencia, apenas tuvo la posesión del balón y se limitó a tratar de neutralizar los ataques del cuadro verdiblanco. Probablemente esperara transitar alguna vez más, pero la excelente presión tras pérdida del Werder se lo impidió.

Es verdad que en la primera parte el HSV consiguió aminorar con efectividad las ocasiones de su rival, pero correr detrás del balón cansa más que atacar y se empezó a notar ante el paso de los minutos. Los técnicamente fantásticos centrocampistas del Werder Bremen fueron encontrando por fin espacios a la espalda de la línea de cinco, especialmente un exquisito Max Eggestein que engaña con su envergadura, y contactando con un Max Kruse que es el Messi de los equipos de abajo en Alemania. Consiguieron volcar el campo hacia la meta de Mathenia. Y tarde, pero obtuvieron su fruto. Un recién entrado Johansson recogió un meritorio pase de Bargfrede, definió ante Mathenia y sobre la línea de gol Beldofil lo remachó en una posición lo suficientemente dudosa como para que el VAR decidiera no entrar de oficio. Se notó lo preparado para el drama que está el Hamburgo cuando Mathenia subió a tratar de rematar un córner a la heroica y no lo hizo metiéndose en la olla alborotadamente, sino cumpliendo un rol específico de lo que parecía una jugada ensayada. No funcionó, el árbitro pitó el final y el Weserstadion enloqueció. Los suyos serán los reyes del norte por un tiempo.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

8 comments

La situación del HSV es una lástima. Me cuesta imaginarme una Bundesliga sin el representante de la ciudad libre y hanseática. Hamburgo es una ciudad majestuosa y se merece tener al menos un equipo en Bundesliga 1.

El Hamburgo lleva varios años jugando a la ruleta rusa y es cuestión de tiempo que le acabe fallando la suerte. El Werder tiene buen equipo, a ver si tira para arriba.

La verdad es que el HSV tiene una pinta a 2. Bundesliga que asusta: no genera nada, el centro del campo da verdadera lástima, arriba lo justo. Y no será precisamente por falta de presupuesto con el que formar un equipo con cara y ojos…

Yo pienso que al HSV no le vendría nada mal descender para regenerarse, como hicieron en su momento el Stuttgart o el Getafe. Por presupuesto y masa social, estoy seguro de que no tardarían en ascender, pero creo que necesitan ese punto de inflexión para empezar de cero un proyecto con cabeza. Llevan demasiados años haciendo muy mal las cosas.

Hola, es primera vez que comento en su sitio. El Hamburgo S.V. lleva diez años de decadencia pura y dura: En la temporada 2007-08 fueron 4tos. en la Bundesliga (sufrieron la misma cantidad de derrotas que el Werder Bremen que fue el subcampeón de la Bundesliga esta temporada) y obtuvieron 54 puntos, llegaron a cuartos de final en la DFB Pokal (eliminados ante el Wolfsburg) y ronda de 16vos. en la Copa UEFA (eliminados por el Bayer Leverkusen). A la temporada siguiente fue probablemente su mejor temporada global desde que ganaron la Copa de Europa y la Bundesliga en 1983: Un quinto puesto con 61 puntos en la Bundesliga, semifinales de la DFB Pokal y de la Copa de la UEFA (en ambos casos, eliminados ante el Werder Bremen). Para la temporada 2009-10, volvieron a repetir semifinal de la recién renombrada Europa League (eliminados por el Shaktar Donetsk, a la postre Campeón del torneo), pero en Bundesliga se resintieron a un 7mo. puesto con 52 puntos. La siguiente temporada quedaron octavos con 45 puntos (signo no preocupante, pero si muy llamativo) y la siguiente temporada fue toda una alerta roja, un 15vo. puesto con 36 puntos, 5 por encima de la zona de repesca para descenso y 6 para el descenso directo (Köln F.C.). Para la temporada 2012-13 volvieron los “tiempos tranquilos” de mitad de tabla, otro 7mo. puesto con 48 puntos. Parecía que la temporada 2011-12 sólo había sido un “accidente”, pero las siguientes temporadas han demostrado que el “accidente” fue el 7mo. puesto de la temporada 2012-13, han quedado en 16vo. puesto dos veces seguidas, salvándose sobre la bocina ante el Karlsruher por un gol de Marcelo Díaz en el 2015. Cuando no han jugado esa promoción por descenso, han quedado apenas a 5-6 puntos del descenso directo. Y esta temporada es fatídica, apenas 4 victorias y 28 goles a favor. Se ha hablado mucho del nefasto paso de Frank Arnesen por la directiva del Hamburg cuando este club parecía iba encauzado a cosas muy ambiciosas con el cambio de década, pero tampoco es que la actual directiva y cuerpo técnico estén en labor de mejorar la trayectoria del vestuoso “dinosaurio”. Faltan 10 jornadas, 30 puntos en disputa, pero el calendario depara visitas contra el Bayern, Wolfsburg y Mainz (el primero el ogro que lo destroza en cada partido y los otros dos, competidores por el puesto de descenso). Tampoco es que de local logren muchas victorias. En fin, el legendario reloj del Hamburg podría pararse esta temporada, a menos que surja un milagro.

Bueno, eso no es tan difícil de entender cuando te das cuenta que financieramente están cerca de la insolvencia (hecho que explica el nivel de los fichajes, entre otras cosas), algo a lo que aquí estamos mal acostumbrados pero que en esos lares te deja fuera del mercado como club (su sección de balonmano desapareció del primer plano por esos motivos). Si no pregúntenle al Munich 1860 como le va por la Regionalliga…

El HSV está en la financieramente en la UVI, y lo deportivo es lo de menos.

El HSV Handball (Handball Hamburg acctualmente) nunca fue una sección de balonmano del HSV. Entre 1999 i 2016 ambos clubes acordaron que el equipo de balonmano pudiera usar el logo i el nombre del club de futbol para poder obtener más ingresos de publicidad. En 2016 el club no desapareció, sinó que la Bundesliga le retiró la licencia i le impidió jugar en primera o segunda división (pasó a jugar en la 3.Liga de balonmano). Al mismo tiempo el HSV canceló el acuerdo con el club de balonmano que le permitia usar los colores, logo y nombre del HSV.

Deja un comentario

*