La misma incertidumbre

Guardiola Bayern - Thomas Rodenbücher

El Bayern Múnich de Pep Guardiola logró un triunfo de mérito (0-2) en su desplazamiento al Volkswagen Arena en un encuentro en el que se mostró superior en casi todas las facetas del juego, como sucede en veintinueve de cada treinta jornadas. Los bávaros, con un once en el que cohabitaron en perfecta armonía Kingsley Coman, Douglas Costa, Arjen Robben, Thomas Müller y Robert Lewandowski, construyeron una cantidad ingente de llegadas a las inmediaciones de la meta defendida por el belga Koen Casteels, pero solo consiguieron superar al sustituto de Diego Benaglio bien entrada la segunda mitad, ya con Thiago Alcántara y Franck Ribéry sobre el césped. Más allá de elogiar las mil y una soluciones tácticas de su técnico o de detenerse a admirar las múltiples virtudes de futbolistas capaces de desnivelar la balanza en situaciones comprometidas, conviene poner el foco de nuevo en la sensación de inseguridad que por momentos transmitió la defensa muniquesa, otra vez compuesta por cuatro futbolistas de poca envergadura: Philipp Lahm y Juan Bernat en los laterales y David Alaba y Joshua Kimmich en el eje de la zaga.

Disposición defensiva del Bayern (sharemytactics.com)
Disposición defensiva del Bayern (Foto: sharemytactics.com).

Pese a no contar con una referencia en ataque capaz de condicionar al rival a partir del juego aéreo, puesto que el neerlandés Bas Dost –pichichi del equipo con 7 goles en Bundesliga– todavía no se ha recuperado de la rotura de un dedo del pie que se produjo en el stage invernal, el Wolfsburgo hizo daño al Bayern cuando comprendió que la vía más rápida para incomodar a Manuel Neuer consistía en poner centros al área desde los costados para intentar ganar la segunda jugada, aprovechando la inferioridad de los dos centrales visitantes en las disputas de cabeza. Obviamente ésta no es una tarea sencilla cuando te mides a un contrario con una infinidad de mecanismos para mantener la posesión de la pelota lejos de su propia área. Pero sí se le puede sacar provecho, y tanto las incorporaciones inesperadas de Marcel Schäfer como la pillería de Max Kruse estuvieron a punto de canjear el peligro en gol. Razón suficiente para elogiar el descaro de los jugadores de Dieter Hecking durante los 90 minutos: siempre creyeron y no se dejaron intimidar.

Kimmich Alemania Sub-19 final Europeo Budapest Újpest Edu Ferrer
Joshua Kimmich. Foto: Edu Ferrer Alcover. Todos los derechos reservados.

El que más sufre es Kimmich, al que Guardiola trata de exprimir en tareas defensivas mientras recupera efectivos de su agrado. No parece serlo Serdar Tasci, incorporado en el mercado de invierno y no incluido en la convocatoria por decisión técnica. Joshua tiene hambre, trata de aprovechar cada minuto, disfruta con el esférico en los pies, destila inteligencia y poco a poco va asimilando los conceptos transmitidos por su entrenador, eso es indudable; aunque también lo son sus carencias: no es necesaria una gran agudeza mental para discernir que la carrera futbolística previsiblemente brillante del internacional alemán en categorías inferiores no se desarrollará en una posición a la que se adapta con asterisco. La incertidumbre en el Bayern no se disipa porque no puede disiparse.

Foto de portada:  Thomas Rodenbücher, bajo licencia CC.

Related posts

1 comments

Va tan sobrado el Bayern que se puede permitir poner a Kimmich ahi, no se como se interpretará la decisión allí pero parece una temeridad, por lo menos podría poner a X. Alonso de central que tiene mas envergadura y experiencia

Deja un comentario

*