45 minutos de Vela no fueron suficientes

cARLOS  vELA

Si este juego entendiera de merecimientos, la Real nunca debería haber perdido el partido del BayArena. Si ganara el más regular, el que domina durante más tiempo o el que más ocasiones genera, los donostiarras ya habrían estrenado su casillero de puntos en esta edición de la Champions. Pero, desgraciadamente, el fútbol no es solo ser mejor que tu rival. También son otros detalles:  meter tus ocasiones, defender bien el balón parado o no conceder faltas tontas al término del partido. Son esos detalles los que marcan la diferencia en el máximo nivel y los que llevaron al Bayer Leverkusen a su primera victoria en la presente edición de la Champions League.

La primera parte transcurrió con bastante igualdad. La Real Sociedad entró al partido con cierta timidez y los alemanes lo aprovecharon con un comienzo que metería el miedo en el cuerpo a los aficionados txuri-urdines. Heung Min Son y Sidney Sam hicieron sendas jugadas personales que, por centímetros, no acabaron en gol y Simon Rolfes, en una actuación imperial, fue un peligro constante durante los primeros minutos, llegando con fuerza desde segunda línea y sorprendiendo a la defensa vasca. La Real reaccionó, con Zurutuza al frente,  se hizo con el control del partido y tuvo un tramo de cierto dominio donde llegó con cierta facilidad a tres cuartos . Ni Seferovic, desaparecido durante la noche de ayer, ni ningún otro atacante supieron rematar los muchos balones al área que colgaría el equipo donostiarra. Durante el tramo final de la primera parte, el ímpetu alemán apareció otra vez y los de Hyppiä volvieron pisar con frecuencia el área de Claudio Bravo. En una falta lateral, con el árbitro ya cogiendo su silbato para mandar a los jugadores al vestuario, Rolfes, quizá el hombre de la primera parte, hizo el primero. No se puede decir que en ese momento pareciera injusto.

Foto: Oscar de Marcos

 

La segunda parte tuvo un claro protagonista: Carlos Vela. El mexicano, ausente durante la primera parte,  cogió la responsabilidad del partido y fue una pesadilla constante para la defensa local.  Entrando por ambas bandas, desbordando, combinando o pisando línea de cal, compensó con creces su flojo primer periodo. Solo con 4 minutos disputados del segundo tiempo, en una acción profética de lo que iba a ser el resto del partido, una combinación de Griezmann con Vela acabaría en un penalti sobre este último, que él mismo se encargaría de transformar en el rechazo. A partir de ese momento, la Real se contagió del espíritu del mexicano y embotelló a los de Hyppiä durante prácticamente toda la segunda parte , generando ocasiones suficientes para meter varios goles. Mereció ganar. Pero la actuación formidable de Leno y la falta de acierto de sus atacantes evitaron que eso suceda. Hyppia, consciente de que su equipo necesitaba salir, colocó a Emre Can de lateral izquierdo y sacó a Kruse por un Son venido a menos. Fue un movimiento ganador. El exjugador del Bayern empezó a llegar a línea de fondo con facilidad, mientras que el australiano aprovechó su velocidad para rozar el gol en varias contras. Supuso un soplo de aire para su equipo.

Cuando las crónicas ya estaban firmadas y todo apuntaba a que el partido iba a quedar en empate, en el último minuto de la segunda parte, la Real cometió una de esas faltas innecesarias que te hacen temerte que aquello va a acabar de la peor manera. Y así fue. Hegeler, que acababa de entrar, colocó un imparable misil con la diestra en la escuadra de Bravo, llevándose consigo buena parte de las opciones donostiarras de avanzar a la siguiente ronda.

Related posts

3 comments

Vela no transformó el penalty, de hecho se lo detuvo Leno, pero anotó el rechazo. De todas formas, me sorprende que no menciones el gol legal que anularon a Griezmann con 0-0 en el marcador. No es escusa, debimosganar porque tuvimos ocasiones para ello, pero el árbitro fue bastante casero.

La verdad Keta, es que el gol era ilegal, dado que Griezmann se encontraba en fuera de juego (te lo dice un realista).

Nos falta gol, y solo eso nos está privando de las victorias (lo mismo pasaba con Monty la temporada pasada, a menos al inicio). Cuando el gol llegue, arrasaremos.

Colega, de verdad has visto la jugada repetida y detenida? Porque eres el único al que he oído defender la decisión del árbitro

Deja un comentario

*