La cuarta oportunidad

Ancelotti Focus

El Madrid sereno de Carlo Ancelotti

En 2011 una expulsión de Pepe debilitó el plan que Mourinho había ideado frente al mejor Barça de Guardiola y acabó siendo decisiva en que el Madrid perdiera aquella eliminatoria. Al año siguiente, en un conjunto merengue que quizá estaba en su punto futbolístico más alto de los últimos 10 años (esto es una opinión personal, por supuesto) fueron tres penaltis fallados frente al Bayern de Múnich y, sobre todo, algo tan crucial en la Copa de Europa como la incapacidad de gestionar la ventaja en su campo, lo que privó al equipo blanco de la final de Múnich. Y en la temporada pasada, un desastroso partido en Dortmund convirtió en prácticamente inalcanzable el sueño de llegar a Wembley. Si esta fabulosa generación de futbolistas se ha quedado tres veces a las puertas de la gloria europea, es, sobre todo, por no saber gestionar los momentos que declinan la balanza: una entrada que no debes hacer, un córner que debes defender mejor, un partido que debes afrontar con más tensión… 3 veces en los últimos 3 años ha estado el equipo blanco a un paso de soñar con la gloria, de rozar la Décima, de alcanzar una final europea 13 años después, y las 3 veces se les ha escapado por detalles que han ido en su contra. Eso no puede ser casualidad.

Algo hace pensar que esa tendencia está cambiando dentro del Real Madrid. Pese a que en los primeros veinte minutos de Dortmund el Madrid se vio con dos goles en contra, con un estadio ardiendo y la sensación unánime de que aquello se le escapaba, el conjunto merengue consiguió resistir en el Westfalenstadion, competir, mantener la calma y acabar solventando la situación. Algo similar pasó en el Bernabéu en la ida frente al Bayern, donde los de Carlo Ancelotti consiguieron aguantar frente a un vendaval de fútbol bávaro y anteponerse a 20 minutos de absoluto dominio alemán. Carletto ha conseguido instaurar esa paz que tanto transmite él mismo dentro de la personalidad de su equipo y eso es un mérito que merece ser reconocido. Es cierto que mediante ideas simples (4-4-2 de bloque bajo, juego ofensivo dejado a la inspiración individual), pero lo cierto es que el equipo se encuentra ahora mismo con una seguridad en sí mismo, una solidez defensiva y una madurez competitiva que no se recuerda en varios años.

 

Messi Madrid Barcelona Ramos Focus

Sergio Ramos ansía su primera final europea. Foto: Focus Images Ltd

Iker Casillas lleva 12 años sin disputar una final de Copa de Europa, prácticamente media carrera deportiva. Sergio Ramos no ha jugado nunca una final de Copa de Europa, pese a que lleva 10 años en el club y es uno de los mejores defensores de la historia del mismo. Pepe lleva 8 años defendiendo los colores madridistas y aún no conoce el sabor de una noche definitiva. Xabi Alonso abandonó Liverpool en 2009 tras haber disputado dos finales de la Champions y aún no ha tenido la oportunidad de hacer historia en el Madrid. Cristiano Ronaldo a sus 24 años también había jugado dos finales de la Champions y lleva 5 años sin disputar ninguna, en plena madurez de su carrera deportiva y sabedor de la trascendencia del título. Y como él, Marcelo, Modric, Isco, Benzema, Bale… futbolistas de un talento irrepetible que saben que difícilmente se van a juntar en una constelación como la actual. Esta generación de futbolistas ansía la Copa de Europa como pocos dentro del continente. Sienten, y lo siente todo el madridismo, que hasta que no alcancen la Décima no van a conseguir trascender realmente, hacer historia, dejar su sello de forma profunda en el club y alcanzar la gloria de manera definitiva. Y ya llevan varias frustraciones seguidas.

Sin embargo, lo que se les viene en el día de hoy es la prueba de todas las pruebas, el examen de todos los exámenes. Resistir 90 minutos en el Allianz Arena ante el vigente campeón de Europa entrenado por un monstruo como Pep Guardiola, requiere una capacidad de competir, de concentración, de intensidad sobrenatural. El Bayern va a salir a avasallar y tú no puedes cometer errores, tienes que saber gestionar con inteligencia la corta ventaja que alcanzaste en la idea.

Ancelotti quiere marcar primero

Carlo sabe que permanecer 90 minutos replegado atrás, en una actitud descaradamente defensiva, frente al Bayern de Múnich y en su casa, es inviable. Las posibilidades de que acabes cometiendo un error (un centro que no defiendes bien, una salida en falso del portero, un disparo lejano que no puedes tapar…) son altas y por ello el entrenador italiano ha dejado claro que su equipo va a buscar marcar un gol al principio que obligue al Bayern a meter 3. Carlo ha confirmado que si Bale, Benzema y Cristiano están al 100%, y todo parece ser que lo estarán, van a jugar. 

¿4-4-2 o 4-3-3? ¿Isco o Di María?

¿Qué esquema utilizará Carlo Ancelotti? ¿El 4-4-2 que le ha llevado a dos partidos absolutamente convincentes frente a Bayern y Barça o el 4-3-3 que le permite atacar mejor y que ha venido utilizando todo el año? Una cosa hay que señalar: el Madrid no tiene por qué ceder la iniciativa al Bayern y asumir que el balón va a ser suyo. Modric, Isco y Xabi Alonso están al menos al nivel de Kroos, Schweinsteiger y Lahm en la guerra por el centro del campo y, como quedó claro en algunos tramos del partido de ida, el equipo blanco puede quitarle el balón a los de Pep Guardiola. Si Carlo Ancelotti va a intentar empezar el partido de forma ambiciosa, quizá sea más apropiado el segundo sistema. Si va a asumir que el balón es del rival, defender con 3 hombres la que te forma el Bayern por el centro durante 90 minutos no es sostenible. El 4-4-2, con esa estructura de absolutísima élite defensiva liderada por Ramos, Pepe, Coentrao, Xabi y Ramos, es una garantía de solidez, pero limita los ataques blancos y dificulta su salida.

Sea como fuere, ya sea en un 4-4-2 en el que Bale aparentemente sería el que se sacrificara a la posición de interior o un 4-3-3, Ancelotti tiene que tomar una decisión respecto a sus últimos partidos: Isco o Di María. El malagueño se ha destapado como uno de los mejores jugadores de este tramo final de temporada del equipo merengue, algo que dice mucho de la personalidad de un recién llegado de su juventud. Especialmente intenso defensivamente, maduro con el balón y con su habitual genialidad, su calidad individual puede decidir partidos como el de hoy. Sin embargo, si Ancelotti prevee un partido intenso, un intercambio de golpes, un encuentro de transiciones, quizá prefiera la intensidad y el despliegue físico del argentino, que tanto en la presión como lanzando contras es especialmente propicio.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

5 comments

Gran artículo. Creo que Di María será titular, por galones y sobretodo porque Isco de plan B le salió a Carlo de maravilla en Dortmund y querrá repetir.

De las opciones que presentas en tu gran artículo, Guillermo, me decantaría por la de Di Maria como titular para tener alguna opción más de lograr ese ansiado gol en la primera hora de partido. Si las circunstancias favorecen al Real Madrid en el tramo final sí creo que entraría Isco para tener un poco más el balón ante lo que pudiera ser una ofensiva bávara total. Imagino que Pep Guardiola tendrá todo eso que comentas en mente y sabrá reaccionar frente a ese 4-4-2 ó 4-3-3 igualmente.

Sin duda, saldría con el mismo equipo de la final de copa y del partido de ida, tener a Bale en el banquillo por si las cosas van mal o hay que cambiar el partido es imprescindible, a los equipos de Pep se les para de una forma, y es cerrando los pasillos interiores y obligarles a centrar una y otra vez, en el momento en el que salgan las alineaciones y vea un 4-3-3 sabré que el Madrid está eliminado, por cierto, me parecería lamentable que Bale, en la otra posibilidad que se comenta, que es jugando en la posición de Isco, no rindiera bien en defensa, cuando ha sido lateral toda su vida.

Interesante debate esto del 4-3-3/4-4-2 y Di Maria/Isco. Yo, por las caracteristicas de ciertos jugadores (pasan de defender) optaria por el 4-4-2, donde te aseguras que sin balon va a haber 8 tios escoltando a Casillas. Y en cuanto a la otra cuestion, por el tipo de partido. No se necesita tanto controlar y tener un juego fluido sino dinamismo y pegada cuando llegue el momento (contraataques)aparte de que presiona mas y por lo tanto tiene mas valor para el equipo a nivel defensivo. Por lo tanto mi once seria: Casillas/Carvajal-Pepe-Ramos-Coentrao/ (para mi mucho mejor que Marcelo para partidos serios, sobre todo en defensa) Xabi-Modric/ Bale-Di Maria con obligaciones defensivas en las bandas y CR-Benzema arriba. Soy consciente de que hace dos años, un fallo importante del Madrid fue no saber calmar la eliminatoria cuando se iba ganando (3-2) y debido a eso se vio metido en un intercambio de golpes en el que no pudo rematar a su rival. Pero ahora la situacion es distinta. El Madrid tiene aun mas pegada, y ademas con un mediocampo Xabi-Modric se puede jugar el balon tranquilamente. Creo que es probable que el Madrid pierda el partido y gane la eliminatoria. Un 2-1 estaria bien

Cuando dije “por el tipo de partido no se necesita tanto controlar y tener un juego fluido sino dinamismo y pegada cuando llegue el momento (contraataques)aparte de que presiona mas y por lo tanto tiene mas valor para el equipo a nivel defensivo” estaba argumentando porque pondria a Di Maria

Deja un comentario

*