6.000 kilómetros para jugar un partido de Champions League

Captura de pantalla 2013-08-19 a las 14.02.09

El Celtic se encuentra en tierras del Kazajistán para jugar su duelo del play-off de la Champions League. Dos partidos separan al Celtic y a su rival, el Shakhter Karagandy, de la fase de grupos. Para el equipo de Glasgow es una obligación ganar. Para el Shakhter, un sueño, pues ningún club de este país jamás se ha metido en la fase de grupos.

Karagandy, población minera situada en el medio de Kazajistán, era protagonista de una vieja broma en tiempos soviéticos. El nombre de la ciudad se utilizaba como sinónimo de un sitio perdido en medio de la nada. Dotada de cierta industria minera, en su momento muchos funcionarios soviéticos fueron destinados a Karagandy. Por cierto, el nombre del club, como sucede con el club famoso de Donetsk, significa ‘minero’ en ruso. En tiempos de la URSS, los equipos de ciudades mineras eran miembros de la “Sociedad deportiva de voluntarios soviéticos Shakhter”, sociedad controlada por el departamento de minas del estado. Por este motivo estos clubs suelen lucir el color naranja en su uniforme, de la misma forma que los Dinamo suelen ir de azul o blanco. Podemos encontrar el nombre de estos equipos escrito de diversas formas, pues no es lo mismo traducir a determinadas lenguas una palabra escrita en cirílico en ruso o ucraniano. Otro equipo llamado así, además del club de Donetsk o Karagandy, es el Soligorks de Bielorrusia.

Captura de pantalla 2013-08-19 a las 14.02.09

Volvamos a Kazajistán. El Celtic ha recorrido unos 5.900 kilómetros hasta Astana, escenario final del partido. Karagandy se encuentra a unas tres horas por carretera de la nueva capital del estado (antes era Almaty). El viaje ha sigo largo. Los chicos de Neil Lennon ganaron en Aberdeen el sábado y se fueron directos al aeropuerto de Glasgow. Luego, vuelo hasta Moscú. Después, otro vuelo hasta Astana. A su lado se esperan unos 100 hinchas. Normalmente el Celtic viaja con más aficionados, pero en esta ocasión los problemas para conseguir en pocos días el visado han dejado a otros hinchas que solicitaron la información fuera del viaje. Unos 2500 se interesaron por el eterno viaje. Dos anunciaron la intención de viajar por tierra, lo que supone un trayecto de 72 horas. Los problemas con el visado ya dejaron a otro equipo escocés solo en un partido europeo: el Saint Johnstone jugó contra el FC Minsk en la Europa League con un único hincha escocés. Tenía visado en vigor por temas laborables. Los otros no pudieron tramitar el visado en 7 días.

Volar de Glasgow a Astana no es el viaje más largo en un partido oficial en la historia del Celtic. El más largo fue a tierras argentinas en 1967 para jugar la final de la Copa Intercontinental. Tampoco es el viaje más largo en competición oficial europea esta temporada, pues otro club de Kazajistán, el Aktobe, voló 6.200 kilómetros para jugar contra el Breidablik de Islandia. Ganó el duelo en los penaltis y ahora será rival del Dinamo de Kíev.

Captura de pantalla 2013-08-19 a las 14.02.47

El premio al mejor desplazamiento, sin duda, lo gana el duelo que se jugó este último fin de semana en la segunda división rusa: el Baltika de Kaliningrad-Luch Energya Vladivostok. El desplazamiento más largo para jugar un partido oficial de liga todos los tiempos. Kaliningrad es una ciudad en un trozo de tierra rusa entre Polonia y Lituania. Vladivostok, la ciudad donde acaba el Transiberiano, delante de la costa japonesa. En total, 7.372 kilómetros. Un partido que se ha repetido en numerosas ocasiones. Pero esta es otra historia.

Related posts

3 comments

Gracias Eduardo. Quizás no lo he explicado correctamente. Baltika-Luch es el desplazamiento más largo en torneo local, en liga. Si sumamos duelos internacionelas seria un desmadre. Buenos Aires-Tijuana, Yokohama-Beirut…o ese Glasgow-Buenos Aires.

Excelente el articulo e interesantisimos datos. Sin embargo, creo que el desplazamiento Glasgow-Buenos Aires será más largo que Kaliningrado-Vladivostok, no?

Me encanta leerte Toni. Esa mezcla entre fútbol, geografía, viajes…genial artículo. Me temo que para los chicos Lennon este viaje es mas una tortura que otra cosa, pero la vuelta será un viaje inolvidable para los kazajos, que visitarán uno de los templos del fútbol.

Deja un comentario

*