Actitud, defensa e ideas claras

Azpilicueta-Terry-Cahill-Chelsea-Focus

Creía Jose Mourinho, y así lo había explicado en la rueda de prensa previa al partido, que la eliminatoria no llegaría decidida al descanso, sino que habría que esperar hasta el tramo final para tener un ganador. Sin embargo, el Chelsea obtuvo una buena ventaja en el primer tiempo y las sensaciones que desprendía el Galatasaray dejaban tanto que desear que la remontada turca en la reanudación parecía improbable. Y no sólo no existió, es que además tampoco sufrió el Chelsea, que seguramente no había imaginado una noche tan tranquila como la que finalmente vivió. Todo ello en la noche en la que Petr Cech cumplió su partido número 100 en la Champions League, una efeméride que tuvo lugar en un encuentro en el que el rival, a pesar de estar por detrás en el marcador, no disparó ni una sola vez entre los tres palos. Así se resume la producción ofensiva del Galata en Londres.

Lo peor que se puede decir en estos casos de un equipo es que ni siquiera lo intentó. Sin restar mérito al Chelsea, que lo tuvo, el Galatasaray fue en Stamford Bridge una escuadra sin alma, sin intensidad, sin espíritu y sin carácter alguno. Este mismo equipo, por ejemplo, fue goleado por el Real Madrid porque se vio muy superado futbolística y tácticamente. En Inglaterra el Galata no estuvo tan mal defensivamente, pero la actitud no fue la esperada.

Sí la tiene el Chelsea, que de intensidad, compromiso y actitud va sobrado. Además de todo esto, demostró tener las ideas muy claras en los 39 minutos que separaron el 1-0 anotado por Samuel Eto’o y el 2-0 firmado por Gary Cahill al filo del descanso. José Mourinho logró que sus jugadores supiesen qué debían hacer. En una situación así, en la que te adelantas pronto en el marcador y en la que no estás obligado a anotar más goles, corres el riesgo de que las dudas se apoderen de algunos futbolistas. ¿Me voy al ataque o guardo un poco la posición? ¿Intento este arriesgado pase vertical con el que puedo superar líneas o conservo el balón y doy un pase atrás hacia mis centrales? Son dudas razonables para un futbolista.

Sin volverse loco y sin asumir ningún riesgo innecesario, como es natural, pero en la mente del Chelsea pesaba más la idea de encontrar el 2-0 de la tranquilidad que la de defender el 1-0 obtenido por Eto’o. Oscar y sobre todo Eden Hazard pronto confirmaron su estado de inspiración y los blues alcanzaron el área de Fernando Muslera con cierta facilidad y con la participación, por ejemplo, de Frank Lampard, que se alternaba con Ramires en esa faceta de pisar el área rival.

Hay cosas que no cambian. Pasan los años y el Chelsea sigue siendo posiblemente el equipo europeo más temible en acciones a balón parado, especialmente en los córners. Porque pocos tienen la precisión de Frank Lampard y porque muy pocos causan tantos estragos como John Terry, Gary Cahill, Branislav Ivanovic y cía cuando atacan el balón en el área.

Mourinho-Chelsea-Focus

El Chelsea ya está en cuartos de final (Foto: Focus Images Ltd)

Es una de las fortalezas del actual líder de la Premier League inglesa y un factor muy a tener en cuenta en eliminatorias de Champions. De la misma forma que hay que valorar muy positivamente el nivel defensivo, considero que superior al del Bayern y el Barça, que exhibe este equipo. Una parte de esto es responsabilidad de los futbolistas, de ese cuarteto inamovible que integran Azpi, Terry, Cahill e Ivanovic, la otra tiene que ver con su entrenador, capaz de que estos zagueros eleven sus prestaciones. En años anteriores se había apreciado una cierta decadencia en el juego de Terry y, en líneas generales, el Chelsea era cada vez más vulnerable atrás.

Mou comenzó la temporada con Ashley Cole y David Luiz en el once inicial, rectificó a finales de octubre y principios de noviembre, y el equipo ha mejorado desde entonces con el paso de las semanas hasta convertirse en lo que actualmente es. El Chelsea ha dejado la portería a cero en 12 de sus últimos 19 partidos.

Jose Mourinho: “Si el Chelsea me da la oportunidad [de entrenar 1.000 partidos], seré el hombre más feliz del mundo.”

Ahora tendrá tres días completos para preparar el partido del próximo fin de semana, un Chelsea-Arsenal que se antoja decisivo en la pelea por el título y en el que se vivirá un nuevo duelo en los banquillos entre Arsène Wenger y Jose Mourinho. El técnico francés todavía no conoce la victoria ante el luso, Mourinho no conoce la derrota como local en la Premier League y además Wenger cumplirá su partido número 1.000 como entrenador gunner. Muchos alicientes para un partido que seguirán con atención el Liverpool y el Manchester City.

Foto de portada: Focus Images Ltd
¡Ya puedes descargarte la aplicación de MarcadorInt para iPhone! ¡Tendrás acceso a un podcast diario exclusivo para la App y a múltiples contenidos Premiumpodcasts individualizados de las competiciones más seguidas (Premier, Bundesliga, Serie A o Champions) y LiveTexts con el sello MI (Italia, Europa underground o Copa Libertadores)!

[app-store-download id=760410884]

Related posts

2 comments

Sí señor, se confirma el pase del Chelsea, y vuelvo a decir que no sé si considerarlos como aspirantes directos al título… pero son un equipo muy difícil, competitivo, basado en una defensa sólida y con talento suficiente para amargar a cualquiera.

Deja un comentario

*