Algo más que ganar la liga

Viktoria Plzen en Tallinn

Tanto Maribor como Viktoria Plzen saben que su andadura europea en la temporada 2013-14 durará un mínimo de ocho partidos más. En ambos casos, sus dos primeros encuentros serán de Champions, pues se jugarán en el play-off una plaza en la fase de grupos de la máxima competición europea. El perdedor, no obstante, tendrá seis partidos de Europa League como consuelo, lo cual no hará olvidar el dinero y el prestigio que conseguiría al jugar en los mejores estadios del continente.

El Maribor ha ganado las últimas tres ligas en Eslovenia. Además, en las dos últimas temporadas se ha metido en la fase de grupos de la Europa League, por lo que al menos igualará lo logrado en los dos años anteriores. El bloque viene siendo el mismo en los últimos tiempos pese a la marcha de Darko Milanic al Sturm Graz austríaco. De hecho, la ciudad del nuevo club del entrenador esloveno se encuentra a unos 70 kilómetros al norte de Maribor, así que tampoco se ha ido tan lejos. Sin embargo, las únicas bajas sensibles en los tres últimos veranos -en cuanto a futbolistas- se han producido en la delantera. Dalibor Volas, clave en 2011, ahora juega en el Debrecen húngaro. A Etien Velikonja, el primo de Tim Matavz, lo fichó el Cardiff el pasado verano, aunque apenas ha jugado con el club galés. Y Robert Beric, uno de los delanteros de mayor proyección del país, se marchó al Sturm Graz junto a Milanic. Más allá de las bajas en ataque, lo demás sigue igual: la defensa es bastante blanda, pero el centro del campo lo compensa. Filipovic equilibra, Cvijanovic y Mertelj distribuyen con criterio e Ibraimi y Mezga marcan diferencias en tres cuartos por detrás del brasileño Tavares.

El Viktoria Plzen goleó al Nomme Kalju (0-4)
Los jugadores del Viktoria Plzen celebran el triunfo ante el Nomme Kalju (0-4) con su afición

Los eslovenos se quedaron bastante cerca de la Champions el año pasado, pero cayeron ante el Dinamo de Zagreb. Tampoco son favoritos ante el Viktoria Plzen, cuyos mejores futbolistas gozan de mayor experiencia en competiciones europeas. Cinco de ellos, de hecho, fueron convocados para la Eurocopa de Polonia y Ucrania. Pese a que Pilar, Jiracek y Petrzela abandonaron el club con destino al fútbol alemán, el tercero ha regresado a Plzen y, además, este verano ha llegado uno de los futbolistas más destacados de su liga, Tomas Horava. Ambos se suman al golpeo de balón de Horvath, la llegada desde la segunda línea de Kolar, el dinamismo de Darida o las incorporaciones de Rajtoral y Limbersky por los costados. Además, estos futbolistas ya han dejado muestras de su calidad en las dos últimas temporadas. Por ejemplo, el Viktoria Plzen superó al BATE Borisov en la fase de grupos de la Champions y el Schalke necesitó una prórroga para eliminar al equipo checo de la Europa League. Un año después, el equipo de Plzen fue primero en su grupo de la UEL -por delante del Atlético, vigente campeón- y eliminó al Napoli de Cavani por un sorprendente 0-5 global. Los checos acabaron cediendo ante el Fenerbahçe en los octavos de final.

Por lo tanto, lo normal es que el Viktoria Plzen supere la eliminatoria y el Maribor deba conformarse con jugar en la segunda competición europea. No obstante, la eliminatoria se va a decidir en Eslovenia, como el año pasado, si los checos no sentencian con un resultado tremendamente contundente en la ida. Y los eslovenos no querrán dejar escapar la ocasión de participar por segunda ocasión en la Champions, como ya ocurrió en 1999. Necesitan algún aliciente más que ganar la liga, al igual que su rival en esta eliminatoria. Aunque la competencia del Maribor en su propio país es mucho menor.

Deja un comentario

*