Tu final fue el sábado y la mía es el martes

Simeone Focus

Olympiacos se pareció al Atlético de Madrid. Y eso que Míchel sorprendió manteniendo su sistema táctico atrevido, el que ubica a Kasami al lado de un único medio centro puro (Milivojevic, en este caso) y da mucha libertad al Chori Domínguez actuando por detrás del punta (Mitroglou, pese a su escasa actividad esta temporada, fue una auténtica pesadilla para la zaga colchonera, influyendo en los tres goles). Pero a menudo la alineación no expresa el planteamiento. Había muchos jugadores de ataque en el once heleno (Maniatis, milagrosamente recuperado, fue la única concesión conservadora, y su inclusión en el costado derecho pretendía tapar las subidas del lateral izquierdo rojiblanco). Pero todos ellos, todos esos futbolistas de vocación ofensiva, tuvieron una tremenda solidaridad para defender en conjunto. Le sirvieron a Míchel para lanzar contragolpes vertiginosos. Mucha gente para atacar los espacios tras el robo de balón. Y una intensidad frenética que desbordó al equipo que más rédito ha sacado en los últimos tiempos de los ritmos altos, la tensión extrema y la concentración permanente.

Olympiacos vs Away team - Football tactics and formations

Más allá de lo táctico, el partido no puede entenderse sin su contexto. A Míchel le preguntaban en la previa si no le preocupaba “tener que jugar contra el Atlético de Madrid después de haberte enfrentado a equipos como el OFI de Creta, que casi no te exigen”. Al final, parece que esto fue una ventaja. Mientras el Olympiacos vivió toda la semana pensando en el Atlético (su abrumadora superioriodad en su país le permitió golear a los isleños sin pisar demasiado el acelerador), el conjunto colchonero se desgastó notablemente en el Bernabéu, peleando con ahínco por un triunfo de revancha y disfrutándolo después como sólo se gozan las victorias más satisfactorias. Por mucho que Simeone sea Simeone, por mucho que la complacencia tenga una orden de alejamiento con respecto al vestuario atlético, bajar algo la tensión, aunque fuera inconscientemente, era casi inevitable. ¿Qué era lo que más importaba a un hincha rojiblanco hace siete días? El derbi. De Olympiacos se acordaban pocos. ¿Y al aficionado del Pireo? El Atlético. El OFI era un aperitivo de asistencia voluntaria; la cena ineludible se servía el martes.

Mitroglou FocusA Mitroglou le sienta bien la camiseta de Olympiacos (Foto: Focus Images Ltd).

Es probable que Jan Oblak sea criticado por encajar tres goles en un partido en el que el oponente no chutó mucho más -y más si tenemos en cuenta el nivel al que venía jugando Moyà-. Pero el esloveno se encontró en un escenario complicado y sería injusto que este partido, situado en el calendario justo en el lugar en el que estaba, le dejara señalado. El tiro del 1-0 de Masuaku es lejano y él tarda en reaccionar, pero no debe dejar de señalarse la posición de Mitroglou (que acudió a intentar desviar la trayectoria sólo un metro por delante del guardameta, generándole confusión) y la incomprensible libertad con la que el lateral zurdo francés pudo controlar una pelota y tomarse su tiempo para preparar un disparo desde la frontal en un córner sacado en corto. Te cuentan que este gol se lo hacen al Atlético y no te lo crees.

A partir de ahí, al Atlético le tocó ir a remolque y el Olympiacos pudo desarrollar aún con más garantías su vertiente contragolpeadora. La falta de entendimiento entre Mario Suárez y Ansaldi en un balón en el que ambos tenían ventaja con respecto a Afellay (el 2-0) tampoco es fácil verla en un equipo de Simeone. Ocurrieron demasiadas cosas propias de tardes para el olvido, de sentirte incómodo, de no estar a gusto. Mejoraron los rojiblancos con Griezmann, y cuando el Cholo introdujo a Cerci para doblar la apuesta ya con 2-1 en el marcador, Míchel reforzó el centro del campo con N’Dinga y movió a Kasami a la banda para aprovechar las cada vez más habituales incorporaciones de Ansaldi. En la primera acción en la que el suizo intervino por el costado llegó el 3-1. Miranda, siempre tan fiable, estuvo demasiado contemplativo ante Mitroglou, al que permitió recibir de espaldas en el área pequeña, girarse y fusilar. El 3-2 de Griezmann mantuvo la emoción hasta el final, pero cualquier otro resultado que no hubiese sido un triunfo local habría resultado injusto.

Foto: Focus Images Ltd.

Related posts

13 comments

Interesante planteamiento de Míchel. No vi el partido, pero por las alineaciones, el desarrollo y el resultado final, parece que se la jugó a un intercambio de golpes, y le salió bien. Me alegra ver a Afellay disfrutando de nuevo del fútbol (ya avisé de que fuera donde fuera lo haría bien… en el Barça no pudo cuajar, por competencia y lesiones, pero sí lo hizo, por ejemplo, en el Schalke), y me alegra más todavía el regreso de Mitroglou a Atenas.

JA! Moyá titular en las 3 competiciones, bueno, Oblak puede estar contra el 2daB en Copa. El portero más caro de la liga española…

No estoy muy de acuerdo con Axel en lo de que cualquier otro resultado hubiese sido injusto, me pareció bastante de empate el partido, Roberto tuvo su incidencia.

Inteligente el Olympiacos haciendo daño y concediendo el balón al atleti donde le interesaba que lo tuviese. Por el atleti preocupante lo de Gabi, sin él el nivel de la presión cae bastante y no hay recambio igual en la plantilla, Koke y Saul en ese puesto te dan otras cosas. Aunque parezca mentira por sus dos fallos, creo que Ansaldi una vez asentado va a ser más aprovechable que Siqueira, mejor en marca individual y en ataque combina bien con Mandzukic. Oblak estuvo intrascendente, no falló ni hizo milagros.

Mitroglou me parece un delanterazo para un equipo defensivo, aguanta el balón bien, ofrece apoyo, descarga fácil. Lo del Fulham fue raro, aunque con Magath cualquier cosa

Creo q en tu análisis, Axel,se valora demasiado a Olympiakos. Si tú ves un resumen del partido parando las jugadas cuando chuten…esto es,sin ver si es gol o no,nunca pensarías q ha ganado Olympiakos.El resultado no fue producto del juego sino de detalles,q aunque son importantes siempre, no pueden ser el criterio de análisis.
Dicho esto,enhorabuena a los griegos por maximizar sus recursos y a Michel,que me parece un entrenador muy interesante

A mi me parece que fue el típico partido raro que a todo equipo le sale un par de veces al año.

El partido había transcurrido de manera normal hasta el fallo al no salir a cortar el disparo de Masuaku. Una vez se pusieron por delante ya tocaba remar a la contra y el equipo daba la sensacion de poder levantar el resultado hasta la falta de entendimiento entre Mario y Ansaldi. A partir de llevar 2 goles en contra, estaba claro que no era el día.

Lo único que me molesta realmente es que el equipo se pareció demasiado al de la era pre-cholo, los errores tontos, los fallos en cadena y los despistes de inicio en la defensa.

Más allá de eso los problemas del Atleti vienen en el doble pivote, con Gabi en un estado de forma preocupante (es el motor del equipo y sin el el equipo pierde 1 marcha) y Mario que no ha vuelto a estar al nivel que le llevó a ser internacional.
El lateral izquierdo es el otro problema, el cual por otra parte era sabido, no está Filipe Luis, que ayudaba mucho a sacar la pelota jugada, se incorporaba al ataque estupendamente y fisicamente llegaba a todo en defensa. Siqueira y Ansaldi son laterales correctos, pero Filipe era un superclase, habría que fusionar a los dos primeros para conseguir algo similar al actual jugador del Chelsea.

El debut de Oblak es una mera anécdota (no tuvo especial incidencia en ninguno de los goles)aunque a mi no me gusta personalmente rotar a los porteros salvo en la primera parte de la copa, no suele funcionar.

Toca estudiar y mejorar para sacar mejores notas, y el profe Ortega tiene que empezar con las lecciones porque veo al equipo mal de físico.

Ayer el Atlético se dejó el partido en el medio campo, está claro que los defensas no tuvieron su mejor día, pero Gabi que lleva unos partidos en los que está lejos de su mejor nivel y cada vez que juega Mario el equipo sufre mucho tanto Tiago como Saúl ofrecen mucho más.

Luego Olympiakos defendió todo el partido muy bien, intensos y muy cerraditos por el centro solo dejando las bandas. Michel copió el sistema que normalmente el Cholo hace a RM y Barça. El ATM solo pudo romper esa defensa en el gol de Griezmann, que cada minuto que juega está más cerca de lo que le pide el Cholo y hace al equipo más peligroso en ataque.

Pues para mi hay un problema de planteamiento serio y no es otro que salir con Mandzukic y Raúl García arriba contra un equipo acostumbrado a dominar y a defender con la línea adelantada (y más si tus medios ofensivos son Koke y Arda que precisamente no son veloces).

Al Atleti se le van a empezar a cerrar más, y si encima sigue con su empeño de jugar con Raúl García le jugarán con una defensa alta y contra eso solo la velocidad es respuesta.

La solución es muy sencilla: poner a un Griezmann cada vez mas enchufado de titular y mandar a Raúl García, al cual valoro mucho y me parece un lujo tenerlo en cualquier plantilla, a su sitio, al banquillo y que entre media hora como el año pasado si se necesita gol o algo más de trabajo para defender el resultado.

Por otro lado, lo de Gabi este año está siendo un drama y a Mario Suárez simplemente no le da, es demasiado inconsciente y comete errores que te matan. Si el capitán no recupera su nivel (que ojalá si, es esencial) es momento de darle la alternativa a Saúl junto a Tiago (el único que está no a nivel, a nivelazo).

En efecto la formula peinada Raúl García para carrera de Costa o el mismo cayendo a banda y entrando García en segunda linea con Mandzukic como que no. Acabará entrando el francés sin ser descartable que si Gabi sigue así termine Raúl tirado a la derecha con Koke en el medio. Lo que no veo salvo casos excepcionales de heroica como ayer o contra algún rival en inferioridad es Cerci-Griezmann-Arda-Mandzukic. Cerci en este equipo creo que puede entrar algún día si se juega con dos puntas, por la derecha complicado.

Total, que se complica el grupo para los teóricos equipos a clasificar y una vez más la Juve puede quedarse fuera en fase de Grupos, al tiempo

Comentarios de qué? Oblak, un portero eslovaco (?), perdón, esloveno, que pasó sin pena ni gloria en Portugal hasta tener una temporada decente en el Benfica. Tiene mucho que demostrar.

Deja un comentario

*