El Sevilla se clasifica en Lyon con su faceta más conservadora

Sevilla Olympique de Lyon www.sevillafc.es

El Sevilla FC se clasificó siete años después para los Octavos de Final de la UEFA Champions League tras empatar 0-0 en el nuevo Parc OL ante el Olympique de Lyon. El conjunto hispalense mostró en Francia su versión más conservadora para frenar a un rival que necesitaba dos goles o más para clasificarse. De igual forma que en Turín, Jorge Sampaoli y su staff técnico “europeizaron” su estilo para conseguir un resultado positivo como visitantes. Al igual que en aquel partido de septiembre contra la Juventus, el Sevilla empezó el encuentro sin un ‘9’, con defensa de cuatro y presionando en campo rival a mucha altura para intentar tener la pelota y apurar al oponente. La falta de fluidez con el balón robado y los acercamientos del necesitado OL llevaron al Sevilla a ser más cauto y a esperar sus (pocos) momentos en el partido. Con una posesión por momentos inferior al 40%, el Sevilla contragolpeó en contadas ocasiones y se dedicó a resistir ante un OL que saturó a Steven N’Zonzi. A su espalda, los interiores y los volantes gonnes fueron los hombres más peligrosos del equipo de Bruno Génésio, quien vio cómo su ariete Alexandre Lacazette estuvo absorbido por la zaga sevillista. Ambos conjuntos se mostraron carentes de pegada en sus ocasiones de gol, lo cual le convenía a un Sevilla al que le valía empatar e incluso perder por la mínima. El 0-0 final dio el billete a Octavos a los de Nervión y relegó al Olympique de Lyon a la UEFA Europa League.

Olympique de Lyon 0
Sevilla FC 0

Planteamientos iniciales

Planteamientos iniciales del Olympique de Lyon-Sevilla FC
Planteamientos iniciales del Olympique de Lyon-Sevilla FC. Infografía: Share My Tactics.

El Sevilla salió al Parc OL con un 4-4-2 sin delanteros específicos. El recuperado Samir Nasri y Vitolo eran los hombres más adelantados y los dedicados a presionar a los únicos centrales sanos del Olympique de Lyon: el adolescente (19) Mouctar Diakhaby y Mapou Yanga-Mbiwa, respectivamente. Los polivalentes Gabriel Mercado y Sergio Escudero compartían banda. El argentino repetía como lateral izquierdo, igual que sucediera en La Liga ante el Granada; mientras que el español adelantó su posición de partida para jugar como extremo izquierdo, lo cual conllevaba presión sobre Rafael. Pablo Sarabia era el volante derecho y el encargado de vigilar la salida de Jérémy Morel. En la medular, Steven N’Zonzi y Vicente Iborra formaban un doble pivote con físico pero a la postre saturable por el 4-3-3 del Olympique de Lyon.

Génésio eligió como atacantes de banda a dos jugadores con tendencia interior: el técnico mediapunta Mathieu Valbuena y el volante francoargelino Rachid Ghezzal. Ambos tendían hacia la espalda de N’Zonzi, donde los interiores Corentin Tolisso y Sergi Darder iniciaban sus proyecciones hacia el área de Sergio Rico. Es cierto que Lacazette estuvo bloqueado por Adil Rami y Nico Pareja, pero el OL, aun con su ariete desconectado, creaba peligro con su ataque posicional. Todo gracias a que sus cuatro centrocampistas más ofensivos (Tolisso, Valbuena, Darder y Ghezzal) convergían en una misma zona: la espalda de N’Zonzi. El francés estuvo muy desbordado aun con la ayuda de Iborra, pues el ex del Stoke City es un centrocampista que con Sampaoli ha pasado de destructivo a creativo; de vertical a horizontal. No luce tanto –e incluso sufre– en partidos en los que el Sevilla no es protagonista con la posesión del esférico, como sucedió anoche en Lyon.

Steven N'Zonzi es una de los hombres del momento en el Sevilla (Foto: Focus Images Ltd).
N’Zonzi sufrió en el primer tiempo en Lyon. Foto: Focus Images Ltd.

El OL escapaba de la presión hispalense por lo abiertos que estaban sus laterales. Morel y Rafael, pegados a la línea de banda, escapaban de Sarabia y de Escudero y conseguían conectar con los interiores y los volantes que saturaban a N’Zonzi y se colaban en el área por el centro. Centradas fueron las ocasiones de peligro de Valbuena en los minutos 2 y 37 (la cual se fue al travesaño), de Tolisso en el minuto 23 (que también fue al travesaño tras un centro de Rafael) y de Darder en el minuto 28. Incluso, Valbuena, en uno de sus movimientos hacia el centro, pudo provocar un penalti no señalado de Mariano en el minuto 20. El Olympique de Lyon estaba intimidando a un Sevilla que solo hacía daño cuando Vitolo se olvidaba de la presión y se convertía en el verso suelto sevillista atacando la espalda de Rafael. El canario aprovechó lo abierto que estaba el brasileño para mandar un balón al palo a los 18 minutos y para encarar al recuperado Anthony Lopes en el minuto 22, en una acción en la que el portugués pudo cometer un penalti no señalado. Esas dos acciones fueron los únicos acercamientos peligrosos del Sevilla en la primera mitad. Pocos para un equipo que, con su presión, anulaba a los centrales y a Maxime Gonalons pero no impedía que el OL le hiciera daño. Los propios jugadores más adelantados del Sevilla, por lo mucho que estaban jugándose, fueron dando pasos atrás mediada la primera parte. La presión adelantada ya no era tal hacia el cuarto de hora de juego. Y ya no existía a la media hora. Y al igual que en Turín, el Sevilla iba a ser aún más conservador y a cambiar su dibujo en el descanso.

El Sevilla pasa a defensa de cinco

Así empezaron Olympique de Lyon y Sevilla FC la segunda mitad. Infografía: Share My Tactics.

En la segunda parte, el Sevilla movió sus fichas y pasó a una defensa de cinco. Escudero y Mariano eran los carrileros, mientras Mercado pasaba a ser central. Nasri dejaba de ser falso ‘9’ para colocarse en la banda izquierda. El Sevilla instalaba en Lyon un 5-4-1 con Vitolo como referente ofensivo al que colgarle un balón e invitarle a correr con él contra la zaga local. Con este cambio de sistema, el Sevilla le cedió la iniciativa al OL sin rechistar. Lacazette, apagado entre dos centrales, estuvo casi desaparecido entre tres. Mercado, Escudero e Iborra minimizaron a Ghezzal. Sarabia, Mariano y Rami ayudaron a N’Zonzi para que Valbuena y Tolisso no hicieran tanto daño. Darder perdió peso ante el orden del Sevilla y los laterales locales, aunque seguían llegando a campo contrario, tenían menos y peores opciones de pase. Eso sí, el Sevilla prácticamente no podía estirarse en ataque. Y jugar al 0-0 en una situación como la de anoche era algo tan conservador que se podía volver en contra del propio equipo de Sampaoli. Demasiado conservador para el argentino y su equipo técnico…

Ben Yedder para estirarse, Kranevitter para clasificarse

Para no jugar con fuego, Juanma Lillo, asistente de Sampaoli al frente del banquillo anoche por la sanción del argentino, introdujo a Wissam Ben Yedder. El delantero francotunecino entró por un Sarabia físicamente desgastado por las labores defensivas que también protagonizó en Turín. Desde el minuto 64 en el que se realizó el cambio, el Sevilla pasó a alternar dos esquemas, al igual que ha sucedido en varios partidos de esta temporada. Cuando defendía (que era la mayor parte del tiempo), el Sevilla mantenía el 5-4-1, solo que con Vitolo en la banda derecha, Ben Yedder como ‘9’ y Nasri como volante izquierdo. En cambio, cuando atacaba, la salida con velocidad se la proporcionaban Escudero, Vitolo y un fresco Ben Yedder, que eran los hombres más adelantados de un 4-3-3. Ese módulo se dibujaba porque Escudero, en continuo subeibaja, salía a la carrera junto a Vitolo y a Ben Yedder adelantando a un Nasri que se refugiaba con Iborra y N’Zonzi en la medular.

Wissam Ben Yedder Samir Nasri Sevilla www.sevillafc.es
Ben Yedder volvió a jugar contra el OL, al que marcó en la jornada 2. Foto cortesía de: www.sevillafc.es.

La necesidad de gol del OL implicó que el Sevilla atacara poco y se dedicara a conservar un valioso 0-0 de visita en Francia. El 5-4-1 de Lillo y Sampaoli propiciaba que, si el Sevilla no se estiraba, pasasen pocas cosas. Los mecanismos de ataque posicional del OL del primer tiempo estaban neutralizados. Por eso, Bruno Génésio dio entrada a Nabil Fekir por Ghezzal y, para arriesgar e innovar, a Maxwel Cornet por Darder. El OL acabó el partido en un 4-4-1-1 en el que Fekir era el segundo punta. Valbuena y Cornet seguían en las bandas y Tolisso subía solo desde la medular amparado por Gonalons. Fekir se introdujo entre la línea de cinco y la línea de cuatro del Sevilla. El internacional francés, que ya hizo mucho daño al Sevilla en el Ramón Sánchez-Pizjuán, era un hombre sin vigilancia en el partido que Lillo y Sampaoli se habían imaginado. Un central tenía que arriesgar con Lacazette o con los atacantes de banda para frenar a Fekir. O bien Iborra y N’Zonzi debían salir de su zona para impedir que Fekir, libre en tres cuartos, interactuase con jugadores vestidos de negro. Fekir fue un incordio táctico que propició el arreón final del OL. Gonalons subía al área de Rico apoyándose en él, Valbuena y Cornet aprovechaban las espaldas del doble pivote sevillista apoyándose en él… La única fórmula para que el Sevilla lo parase, tal y como estaban el partido y el banquillo anoche, parecía pasar por renunciar al ataque. Eso se produjo en el minuto 87, cuando Lillo introdujo a Matías Kranevitter en detrimento de Nasri y dio por bueno el 0-0. El argentino se colocó de pivote entre N’Zonzi e Iborra y se echó encima de Fekir. Así, el OL acabó en el descuento volcado por inercia y por necesidad… pero sin concretar ocasiones contra el arco del Sevilla.

Así finalizaron Olympique de Lyon y Sevilla FC
Así finalizaron Olympique de Lyon y Sevilla FC. Infografía: Share My Tactics.

Con apuros, el Sevilla consiguió el empate, la clasificación para los Octavos de Final y el primer resultado positivo en tierras francesas en toda la historia del club (tras tres derrotas). No obstante, la necesidad de un repliegue intensivo fuera de casa en Champions y la poca continuidad en ataque en este tipo de partidos invitan a reflexionar sobre la carencia de pegada del que ya es un Sevilla octavofinalista de Champions League. Sus dirigentes no cerraron la puerta a la contratación de un ‘9’ goleador anoche en la zona mixta del Parc OL. Podría paliar las carencias de un conjunto que ha sumado 4 puntos de 6 posibles ante un OL que cae relegado a la UEFA Europa League. El equipo de Bruno Génésio será cabeza de serie en el sorteo de Dieciseisavos de Final de dicho torneo al haber sido el segundo equipo relegado de la Champions con más puntos sumados (8, solo uno menos que el FC København). La actividad europea se detiene ahora para OL y para Sevilla hasta febrero de 2017.

Foto de portada cortesía de: www.sevillafc.es.

Related posts

Deja un comentario

*