Nasri como líder

Samir Nasri Focus

El Sevilla FC ha conseguido la victoria frente al Olympique de Lyon gracias a un remate de cabeza de Wissam Ben Yedder (1-0). El exdelantero del Toulouse anotó el primer tanto de su carrera en la UEFA Champions League con un balón centrado al área que le peinó su compañero en el ataque: Luciano Vietto. Pese a que el doble ‘9’ elegido por Jorge Sampaoli protagonizó la jugada más decisiva del partido, ninguno de sus dos arietes fueron los líderes que guiaron al Sevilla hacia el triunfo. La victoria sevillista se explica a partir de un nombre propio: Samir Nasri. El volante francés fue el futbolista más desequilibrante del Sevilla en el duelo contra el teórico rival directo por el segundo puesto del grupo H. Dirigió a sus compañeros con una lúcida distribución de pelota entre líneas, pues ejerció de interior y de todocampista ante el fracaso del tándem Steven N’ZonziFranco Vázquez. Este teórico doble pivote tuvo a sus miembros siempre separados por excesivos metros. Fueron los suficientes para que el OL de Bruno Génésio se acomodase en campo propio esperando su momento y presionando con sus falsos ‘9’ para aprovechar posibles pérdidas del Sevilla en la salida. Los hispalenses mandaron con la pelota ante su público y, con el liderazgo de Nasri, evolucionaron en el partido hasta cuajar una segunda parte satisfactoria en todo menos en pegada. El Sevilla fabricó ocasiones que no transformó (incluido un penalti fallado por Vietto) y casi le cuesta puntos ante un Olympique de Lyon que acabó cambiando la defensa de cinco por una de cuatro con un extremo como lateral.

Sevilla FC 1 (Ben Yedder 52′)
Olympique de Lyon 0

Nasri se despega de la banda

Planteamientos iniciales del Sevilla FC-Olympique de Lyon
Planteamientos iniciales del Sevilla FC-Olympique de Lyon. Infografía: Share My Tactics.

Tal y como anticipó Sampaoli en la rueda de prensa previa, el Sevilla formó en su primer partido como local de esta Champions con un sistema diferente. Concretamente, con un 4-4-2, en el que Vietto y Ben Yedder formaban la dupla atacante y N’Zonzi y Vázquez partían como doble pivote. El recuperado Sergio Escudero partió como lateral izquierdo para perforar, junto al descansado Vitolo, el perfil más débil del Olympique de Lyon. Ese perfil era el derecho de la defensa de los gones, compuesta por cinco integrantes desde el comienzo de la plaga de lesiones. Génésio, carente de laterales derechos por las lesiones de Jallet y Rafael, apostó por el joven (18) Jordy Gaspar para ejercer de carrilero diestro. Maxwell Cornet (titular en su vigésimo cumpleaños) y Nabil Fekir ejercían de delanteros en sustitución del lesionado goleador Alexandre Lacazette. Su labor en el comienzo del partido era vigilar, sin encimar en exceso, la salida de balón del Sevilla.

Los hombres de Sampaoli proponían con el balón y empezaban sus jugadas con N’Zonzi recibiendo de los centrales argentinos Nico Pareja y el reconvertido Gabriel Mercado, quien acabó tocado. Franco Vázquez, acostumbrado a jugar como mediapunta, avanzaba sin balón hacia los dominios que le resultan más familiares. Por ello, se abría un gran espacio entre él y N’Zonzi (invadido por los tres centrocampistas del OL) y el francés no encontraba líneas de pase más allá del que tenía como destinatarios a los laterales. Especialmente, a Mariano, pues N’Zonzi estaba escorado al perfil derecho del doble pivote. El brasileño (y Escudero) podían ganar metros porque el 5-3-2 de Génésio implicaba que los carrileros (Gaspar y Maciej Rybus) esperaban en campo propio junto a casi todos sus replegados compañeros. Una vez superada la divisoria, los laterales de Sampaoli necesitaban avanzar frente al repliegue francés. Vázquez, por su inercia al colocarse en el campo, no estaba disponible para hacerlo. Sus costumbres de ’10’ le hicieron fácil de anular el día que debía ser un ‘8’. Maxime Gonalons, disponible para el mediocentro al estar sancionado solo en Ligue 1, absorbió al ‘Mudo’ y le hizo intrascendente. Con esa situación, el Sevilla necesitaba fórmulas distintas para atacar. Como N’Zonzi solía descargar para Mariano, la solución del Sevilla debía encontrarse en el perfil derecho de su ataque. Por ahí partía Samir Nasri, quien se encargó de liderar a su equipo por dentro en vez de limitarse a desbordar por su costado.

Samir Nasri Manchester City Focus
Nasri, cedido por el Manchester City al Sevilla, fue el líder del equipo de Sampaoli ante el OL. Foto: Focus Images Ltd.

Nasri se despegó de la línea de banda y comenzó a recibir en la zona de Corentin Tolisso, interior izquierdo titular para Génésio. Las conducciones de Nasri, orientadas en horizontal y en diagonal, le permitieron incrustarse entre Gonalons y los interiores; así como entre Gonalons y los tres centrales del OL. Según se movía de derecha a izquierda, Nasri buscaba a Vietto, a Vázquez y a Ben Yedder. Y si no los encontraba, como en la primera mitad, se juntaba con Vitolo y Escudero para hacerle un ‘3 contra 1’ al joven Gaspar, superado en esta noche europea. Su distribución de pelota, sus movimientos y su sacrificio defensivo por todas las parcelas del campo lo convirtieron en un jugador diferencial. Nasri ejerció de organizador e hizo (pese a partir desde un costado) de “Charles Aránguiz”, si se traza el paralelismo con la Chile de Sampaoli. Su actitud y sus consecuentes ofrecimientos permitieron lanzar al ataque a sus compañeros y provocar fallos en la red defensiva del OL. Nasri urdió la jugada que concluyó con el centro de Escudero y el gol anulado al rematador Ben Yedder a los 18 minutos. E incluso sus golpeos en las jugadas a balón parado provocaron ocasiones y acciones potencialmente trascendentes. Nasri fue quien botó la falta que concluyó con posible penalti de Tolisso a Mercado a los 37 minutos. Paradójicamente, Nasri no participó en la jugada del gol, en la que N’Zonzi sirvió un gran centro al área al comienzo de la segunda parte. Esa acción reivindicó al francés después de haber perdido varios balones en salida ante atacantes menudos como Fekir, quien disparó al travesaño a los 10 minutos.

Iborra y la revolución del OL

Tras el partido, Sampaoli elogió la segunda parte del Sevilla y la puso como ejemplo de lo que debe ser la temporada. Esa segunda mitad estuvo marcada por dos cuestiones. La primera fue el gol de Ben Yedder, gestado en un saque de banda en la zona a la que habitualmente llegaba Mariano tras incorporarse al ataque. La segunda fue el primer cambio del Sevilla, producido 7 minutos después del 1-0: fuera Franco Vázquez (por un golpe, según Sampaoli) y dentro Vicente Iborra. El mediocentro valenciano se colocó junto a N’Zonzi para sumar la solidez propia de su físico a un centro del campo endeble ante los robos de Fekir y los contragolpes de Cornet o Darder. No obstante, pese a ese matiz defensivo propio del cambio, el Sevilla ganó orden en ataque cuando utilizaba la pelota, la cual mantuvo como en el primer tiempo. Iborra sí se constituía como un peldaño intermedio en la escalera hacia el ataque del Sevilla. Nasri pudo aparecer más por banda para atacar a Rybus y, cuando volvía a zonas interiores, podía articular pases hacia un ofensivo Iborra o hacia un Vietto móvil por el flanco izquierdo. Vitolo, Iborra, Nasri, Ben Yedder y Vietto entraron en sintonía y consiguieron apurar –además de igualarla numéricamente (5-5)– a la defensa del OL, que no por poblada fue segura. Mapou Yanga-Mbiwa cometió varios errores graves que causaron pérdidas para su equipo. Además, Nasri, desde posiciones interiores, provocó el penalti de Gaspar que Vietto mandó por encima del travesaño. Y Nasri también sirvió un gran balón para la carrera de Vietto que no supuso el 2-0 por la aparición providencial de Jérémy Morel bajo la línea de gol. En la segunda parte, pese a que Sampaoli apreció grandes mejoras, la clave táctica fue la misma que en la primera: Nasri por dentro.

Vicente Iborra Sevilla Focus Images Ltd
Iborra le dio equilibrio al Sevilla en el segundo tiempo y complementó a Nasri. Foto: Focus Images Ltd.

El entrenador de Casilda acabó desplazando a Nasri a la media punta de un 4-2-3-1 en el tramo final, con la entrada de Pablo Sarabia por Ben Yedder para los últimos minutos. Antes había movido ficha Génésio, quien buscaba revolucionar el partido para empatarlo. El técnico del OL quería sumar en campo del teórico rival directo por el segundo puesto del grupo. Por ello, hizo un doble cambio muy ofensivo a falta de 20 minutos para el final. Mathieu Valbuena y el joven (20) delantero francorruandés Aldo Kalulu entraron por Yanga-Mbiwa y por Fekir. El OL pasó a jugar con un 4-4-2 en rombo que adelantó metros para buscar el empate y que le cedió espacio a los atacantes sevillistas. Valbuena ejercía de mediapunta, Cornet de delantero caído a la izquierda y Kalulu se colocó como el ‘9’ que es, aunque no tenga galones aún como para cubrir a Lacazette de inicio. Con ese esquema y esa inercia ofensiva, el OL interrumpió el dominio hispalense con otro disparo al travesaño, firmado por Tolisso desde fuera del área a los 76 minutos. Génésio acabó quitando al superado Gaspar por un Rachid Ghezzal que, lejos de jugar en tres cuartos de campo como acostumbra, se incrustó como lateral derecho para buscar el gol (con el riesgo que eso supone frente a Vitolo). Al final, el OL se volcó pero no consiguió marcar y sucumbió ante el Sevilla, que aun sin tener un once tipo y un estilo definidos, tuvo esta vez a un buen líder: un motivado Samir Nasri.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

3 comments

De momento la llegada de Nasri a Sevilla parece muy positiva para ambas partes. ¿Qué creéis que puede pasar al acabar la temporada? A mí me encajaba Nasri en el estilo de juego de Guardiola, y más jugando como interior. Una ficha alta, el overbooking en tres cuartos y el sambenito de problemático le han hecho salir del City. Me encantaría que el Sevilla se lo quedara.

En la primera parte, en defensa Nasri no aportó casi nada. En la segunda estuvo muy bien casi en todo. Pero no sé si esa continua búsqueda del resto del equipo para que él la tenga, se daría también en el City. Monchi dije al llegar que era un tío muy futbolero, que sabía mucho. Espero que un buen año aquí le seduzca para quedarse, pero el Sevilla no ha podido asumir siquiera la totalidad de la ficha (comparte con City). Imagino que un buen año lo enviará a otro equipo con más capacidad económica (ManU? Juve? PSG?).
El Sevilla tiene un problema grave en la salida del balón por posicionamiento y jugadores. Deja un espacio enorme entre Nzonzi con los centrales y los mediapuntas, con la idea de que en lugar de jugadores más fijos haya gente entrando y saliendo constantemente. El problema es que hay fases largas en que eso no ocurre (excepto cuando lo hizo Nasri, sobre todo en la 2a parte, y algunos momentos de Vitolo). Eso hace que una pérdida en ese punto genere una ocasión clara. Por otro lado hay que buscar el jugador capaz de acompañar a Nasri y Nzonzi, rol para el que yo veo a Ganso y Kiyotake como mejores candidatos. El problema es que han de hacerse con el rol (incluyendo ser capaces de para contraataques con faltas tácticas, bascular,…). Mudo Vázquez a los sevillistas nos trae la memoria a Tsartas, gran jugador pero para un Sevilla inferior al actual y que necesitaba al equipo orbitando en torno a él. Más un segundo delantero con pocas obligaciones atrás que un interior. No sé si es falta de ritmo/adaptación y dará más de sí.
El Sevilla ha agradecido la bajada física del OL, porque Fekir mientras le aguantó el cuerpo se estaba dando un homenaje. La segunda parte ha tenido más facilidades para sacar el balón al haber menos presión y transiciones defensivas peores del OL.

La verdad es que no sabe uno que esperarse cuando el Sevilla juega un partido. No creo que haya dos personas en el mundo que eligieran el mismo once. Personalmente creo que es una plantilla muy desequilibrada y que no hay por donde cogerla, más teniendo en cuenta como la planificaba estos últimos años. Creo que acabará con el 4-3-3 pero hay mucho jugador y casi todos mediapuntas. Quizás Vázquez como extremo derecho, con Vitolo en la izquierda, y por delante de N’Zonzi se me ocurre Kron-Delhi cuando vuelva de lesión para hacer de enlace con el otro interior (mediapunta) que será Ganso o Nasri seguramente. De todas formas me parece que será un año extraño para el Sevilla pero será interesante ver que pasa.

Deja un comentario

*