El Shakhtar vuelve a aplastar

Alex Teixeira Luiz Adriano Shakhtar Focus

Ucrania y Bielorrusia, Bielorrusia y Ucrania. Dos formas bien distintas de entender la vida postsoviética. Dos culturas diferentes en todos sus ámbitos. Desde el político hasta el artístico; desde el económico hasta el futbolístico. Estos contrastes se aprecian irremediablemente en los grandes dominadores de sus ligas nacionales cuando salen a Europa o bien cuando Europa viene a ellos. Shakhtar Donetsk y BATE Borisov, BATE Borisov y Shakhtar Donetsk. Los mineros, aun jugando como locales a más de 1.000 kilómetros de su bombardeada casa, son atrevidos, posesivos, dinámicos y desvergonzados. En contraposición, los de los automóviles y los tractores son cautos, compactos y pacientes. Son sabedores de sus virtudes y también de sus carencias (técnicas y tácticas). Por eso, ante equipos de fuera de la Bielorrusia que domeñan, se repliegan. Juntan sus líneas y esperan el momento para contraatacar. Desde que alcanzaron su primera Fase de Grupos de Champions en 2008 se han comportado igual. Pero el BATE que ganó al Bayern de Heynckes ha cambiado y ha mutado en el BATE actual, el apalizado por el Shakhtar. Ahora es un equipo más joven, más inexperto y menos atrevido. Ahora no lo dirige un tipo con descaro como Viktor Goncharenko sino Aleksandr Yermakovich. Ahora su repliegue es destruible. Y delante estaba un Shakhtar que no ha cambiado un ápice ni su forma de entender el fútbol ni su forma de ganar. Mircea Lucescu sigue a los mandos, Darijo Srna sigue generando desde el lateral derecho, sigue habiendo una zaga y un pivote solventes y sigue habiendo brasileños desbordantes que hacen olvidar a los que se han ido. Con estas idiosincrasias y con una posesión cedida desde el comienzo, el Shakhtar ha vuelto a aplastar al BATE. Tras el 0-7 de Borisov, 5-0 en Leópolis con hat-trick de Luiz Adriano, que recordará a sus descendientes aquella vez que marcó 8 goles en dos partidos consecutivos de la mismísima Champions League.

Alex Teixeira Luiz Adriano Shakhtar FocusAlex Teixeira (izquierda) y Luiz Adriano (derecha) anotaron 4 de los 5 goles del partido ante el BATE. Foto: Focus Images Ltd.

 El BATE de Gordeychuk y el Shakhtar ante el repliegue

Los mejores minutos del BATE en el encuentro fueron los primeros. Fue en ellos cuando atacó más y de formas más diversas. No solo probó el clásico juego directo sobre el espigado (194cm) y móvil delantero Nikolai Signevich, al que Yaroslav Rakitskiy y el prometedor Ivan Ordets controlaron bien. También probó la salida lateral y el juego exterior. Eso sí, siempre orientados hacia la banda izquierda y hacia la figura de Mikhail Gordeychuk, volante de 25 años internacional asboluto y uno de los muchos representantes de la nueva generación amarilla. La elección de este flanco se entiende por las características del Shakhtar: en ese sector juegan el lateral más ofensivo (Srna) y el volante menos trabajador de los titulares (Douglas Costa). Es por ello que el serbio Filip Mladenović buscaba desde el comienzo de las jugadas a un Gordeychuk que se ofrecía entre el repliegue medio minero. Para reducir el peligro que el BATE pudiese generar por esta vía, el Shakhtar de Lucescu –como colectivo– reaccionó con solidaridad defensiva. Srna se quedó en la zona del lateral diestro bastantes minutos para no dar alas al conjunto bielorruso. Fernando, el mediocentro más creativo del doble pivote, se arremangó y apoyó al croata en fase defensiva. Y Costa fue ayudado en sus tareas en campo propio por el mediapunta Alex Teixeira y hasta por el mismísimo Luiz Adriano. Con esta respuesta consiguieron apagar la imaginación del BATE, que tras algo menos de 10 minutos ya se colocaba en campo propio con su 4-4-1-1 bajo, dispuesto a aguantar los ataques locales.

BAT1Primeros ataques del BATE y reacción del Shakhtar. Infografía: Share My Tactics.

En ese contexto, al Shakhtar le costó un tiempo encontrar el eslabón débil de la cadena defensiva bielorrusa. Tenía todo su campo para sacar la pelota jugada y para que Rakitskiy demostrase su calidad con el balón en los pies. Pero cuando los de Lucescu alcanzaban una divisoria en la que Signevich observaba con cautela, las líneas de pase no estaban claras. Taras Stepanenko, el destructor de los mineros, cedía la dación del primer pase a Fernando y a un Alex Teixeira que retrocedía para ofrecerse. Lo compacto de las líneas del BATE dificultaba mucho encontrar pasillos o líneas de pase hacia Luiz Adriano por la zona central, en la que se juntaban hasta 5 hombres: los pivotes puros Aliaksandr Volodko y el adolescente (19) Egveni Yablonski, el sacrificado Aleksandr Karnitskiy y la pareja de centrales. Gordeychuk y su homólogo y coetáneo Andriy Yakovlev (canterano del Shakhtar) retrocedían hasta campo propio para impedir que Douglas Costa, Srna, Taison y Vyacheslav Shevchuk hiciesen daño desde fuera. El BATE pretendía que el Shakhtar atacase como mucho con unos centros laterales a priori fáciles de defender, aunque fuera por mera acumulación de amarillos en el área. Sin embargo, una pérdida de Yablonski motivó una jugada que enseñó al Shakhtar a zarandear al BATE: Shevchuk condujo por su costado con velocidad, hizo bascular a todos los visitantes hacia su banda, encaró sin prejuicios a un débil Anri Khagush, sirvió un centro para Luiz Adriano y este, con su gran juego de espaldas, dejó la pelota para Srna. El croata llegaba solo al área por la basculación excesiva de Gordeychuk y de Mladenović y su disparo rebotó en el dorsal 62, que se tiraba al suelo de forma desesperada queriendo evitar lo inevitable. Gol. 1-0 a los 20 minutos y gol encajado de la forma que el BATE “permitía” al creer que sabría defenderla bien.

bat3Infografía: Share My Tactics.

Khagush y Yablonski quedaron anímicamente tocados por la jugada y se convirtieron en los puntos débiles del repliegue del BATE. Luiz Adriano empezó a caer a la banda izquierda, Taison empezó a buscar la espalda de Yablonski, Alex Teixeira se atrevió a conducir por la zona de este, Douglas Costa empezó a ofrecerse por dentro… El Shakhtar cambió. Empezó a combinar con agilidad dentro del acorazado bielorruso. Pudo destruir su sistema defensivo desde dentro merced a la altísima posesión, la presencia constante de atacantes entre las líneas amarillas y los disparos a portería de un Teixeira desatinado. Yablonski fue una herida que el BATE no pudo curar. El Shakhtar acabó el primer tiempo con una de sus muchas ocasiones de gol falladas. Una falta que botó Srna desde su perfil y que detuvo un seguro Sergey Chernik. Con el arquero en el suelo y con la pelota en su poder, Luiz Adriano, ansioso por marcar, pateó el balón para introducirlo (junto al portero) dentro de la portería. El BATE le recriminó esa actitud por el daño que hizo a su portero y se formó una tangana en la cual Khagush vio una amarilla. Inmediatamente después, y una vez pitado el descanso, el abjasio caminaba discutiendo con rivales y haciendo gestos. El colegiado alemán Wolfgang Stark, cercano a él, apreció algo punible y le enseñó la segunda tarjeta amarilla antes de entrar en el vestuario. Ese fue el fin virtual del partido.

Aplastamiento tras la expulsión de Khagush

Anri E. Khagush Константин СавченкоPese a la experiencia de Khagush en ligas como la rusa, fue expulsado por protestar. Foto: Константин Савченко.

Yermakovich dio entrada al mediocentro internacional bielorruso Edgar Olekhnovich para paliar la expulsión de su lateral derecho. Quitó a Yakovlev, eliminó la figura del mediapunta, desplazó a Karnitskiy a la banda izquierda y cambió de carril a un Gordeychuk sufridor en fase defensiva. El enorme hueco en la zona de Alex Teixeira y los espacios a la espalda de Yablonski incitaron al Shakhtar a hacer daño de todas las maneras imaginables. Pero el Shakhtar priorizó el ataque por los costados, y en particular por el derecho. Ahí, Srna y Costa tenían vía libre para atacar ante un Karnitskiy con poca cultura defensiva. A los 3 minutos de la reanudación, Srna sirvió un pase raso que Luiz Adriano dejó pasar tras imantar a los dos centrales visitantes para que Teixeira se vengase de sí mismo. El ’29’ marcó el gol que no había conseguido en la primera mitad y su productividad mejoró desde entonces. Diez minutos más tarde, Srna comenzó una jugada en su banda que acabó con una conexión en el área entre el desquitado Teixeira y un Luiz Adriano derribado por Yablonski –noche aciaga, la suya–. Luiz Adriano definía con maestría desde los 11 metros su primer gol de la noche. Yermakovich quería reaccionar dándole entrada del joven (21), solidario y efervescente volante izquierdo Maksim Volodko. Pero su BATE tiró la toalla. El Shakhtar empezó a trabajar para ayudar a Luiz Adriano a mejorar (más) sus números. En consecuencia, la última media hora fue espectáculo y no competición.

Lucescu ejecutó una ofensiva dirección de campo con la clara intención de ir a por la mayor goleada posible. Los dos primeros cambios, casi seguidos, supusieron las entradas de Marlos (volante) y Fred (mediapunta) en detrimento de Shevchuk (lateral) y Fernando (mediocentro). El Shakhtar jugaba con un 4-1-3-2 que, por el estado de ánimo del BATE y su inferioridad numérica, era más bien un 2-1-5-2. Douglas Costa pasó a ser el lateral izquierdo y Srna se instaló en campo contrario. Stepanenko y los centrales se quedaban vigilando atrás para evitar posibles sustos del BATE. Sin embargo, el conjunto visitante estaba amilanado por las combinaciones rápidas y diagonales de los 7 hombres que atacaban con balón. La saturación del centro del campo bielorruso, que tenía al mediapunta Karnitskiy en el doble pivote, propició el aplastamiento minero.

SHK1Infografía: Share My Tactics.

Fallaron muchas ocasiones, pero 2 entraron. El 4-0 fue un centro del improvisado lateral Costa que Luiz Adriano remató con el permiso del joven (23) Denis Polyakov. El 5-0 fue un córner sacado en corto en el que, tras una pared, Bernard encontró a Luiz Adriano –quién si no– en posición de remate. El Shakhtar ha solventado el doble duelo ante el BATE con un 12-0 y suma ya 8 unidades en su grupo. Ahora, los de Lucescu tienen que recibir en Leópolis a un Athletic Club cuya única aspiración es caer rebotado a la Europa League. Después, tendrán que cerrar la Fase de Grupos como visitantes en Do Dragão. El FC Porto, tras su victoria en San Mamés, atesora 10 puntos en su casillero. La pelea entre dragões y mineros por la primera plaza del grupo está servida.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*