Una forma de mantener la inercia positiva

Ramos

Se vieron las caras el Galatasaray y el Real Madrid por cuarta vez en ocho meses, que se dice pronto. Y pasó lo de siempre: que el arsenal ofensivo de los blancos es demasiado para una defensa tan peculiar, con componentes como Dany Nounkeu o Emmanuel Eboué. Al menos, pensaría Roberto Mancini, esta vez no les tocaba medirse a Cristiano Ronaldo. Pero sí a Gareth Bale, Ángel Di María y Jesé, integrantes del tridente ofensivo, con Isco Alarcón en el enganche.

El galés tuvo tres ocasiones en la primera mitad. Un mano a mano con Eray Iscan, pocos minutos después del pitido inicial, perfilado por el sector derecho. No sería la única acción similar de Bale, que más tarde volvió a estar solo ante Iscan llegando por el perfil izquierdo. Las dos más fáciles, siempre entre comillas, no las aprovechó, pero no se fue de vacío. Golpeo de falta desde 30 metros con la zurda, efecto y adentro. Resolutivo Bale. Ahora que el Tottenham pasa por un bache de resultados y que ha anotado la pírrica cifra de nueve goles en doce jornadas, no me quiero ni imaginar lo que se le habrá pasado por la cabeza a André Villas-Boas al ver el tanto, si es que lo ha visto, del que fuera su pupilo hasta hace meses. En White Hart Lane se ganaban muchos partidos gracias a los zurdazos de Bale. Ahora disfrutan de esos zurdazos en Chamartín y Villas-Boas vive en un mar de dudas.

Otro clásico de la Premier League fue el gran beneficiado de la acción posterior al 1-0. Se llama Didier Drogba. La expulsión por roja directa de Sergio Ramos, que continúa firmando una temporada realmente alejada de su mejor nivel, dio lugar a la entrada de Nacho Fernández, con la misión de acompañar a Pepe en el eje de la zaga hasta el final. El joven zaguero madrileño no salió bien parado de su duelo con el experimentado delantero africano. Drogba, que siempre se ha caracterizado por su capacidad para fijar a los centrales rivales y maniobrar en el juego directo en los balones en largo de su equipo, no tardó en entender que se le presentaba un escenario favorable y que tenía todas las papeletas para ganar su duelo con Nacho. El marfileño, con la experiencia propia de quien lleva una década jugando la máxima competición continental, procuró alejarse de Pepe y medirse con el español, a menudo sacándolo de posición. Así actuó en la jugada del 1-1, que deparó el mejor momento del Galatasaray en todo el partido. Drogba recibió de espaldas, se giró rápido y metió un pase preciso al espacio para Umut Bulut. Excelso Didier.

El 17 de septiembre, el Madrid se marchó al descanso con una ventaja de 0-1…y acabó venciendo por 1-6 al Galatasaray. Esta noche el 1-1 del descanso se convirtió finalmente en un 4-1. Se descompuso defensivamente el Galata, mejoró Di María tras una primera mitad discreta, se lució Isco con un gran gol, marcó un tanto Álvaro Arbeloa y jugó una notable media hora Xabi Alonso en el centro del campo. “Es un jugador clave, muy, muy influyente. En lo futbolístico no hay ningún jugador como Xabi Alonso en el mundo”, explicó Álvaro Arbeloa en zona mixta tras el encuentro.

Era un partido de trámite para el Real Madrid -todo lo contrario para el Galatasaray-, pero que permite prolongar la buena dinámica de resultados y juego en el último mes: 26 goles anotados en los últimos 6 partidos.

ACCEDE AL RESTO DE POSPARTIDOS DEL MIÉRCOLES HACIENDO CLICK SOBRE EL QUE PREFIERAS:

Bayer 04 Leverkusen vs Manchester United
Shakhtar Donetsk vs Real Sociedad
Juventus vs FC København
RSC Anderlecht vs SL Benfica
PSG vs Olympiacos FC
CSKA Moskva vs FC Bayern München
Manchester City vs FC Viktoria Plzeň

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*