Ancelotti propicia la noche que esta generación merecía

Real Madrid v Levante Unión DeportivaLa Liga

Un Real Madrid sereno desde el principio

El Allianz rugió y asestó pronto el primer golpe de la batalla. Guardiola se había encargado de encender el ambiente y su afición respondió con una puesta en escena intimidatoria. Eran el vigente campeón de Europa, el equipo que había vencido al Real Madrid sólo dos años antes, la bestia negra por excelencia del club merengue. Se avecinaba un duelo en un campo en el que el Madrid no había ganado nunca en su historia, frente a un entrenador que ha sido una pesadilla para toda una generación de madridistas y con una barrera psicológica delante como es estar otra vez a las puertas de una final, 12 años después, tras una retahíla de frustraciones europeas. Sin embargo, esta vez había algo distinto. Sergio Ramos sonreía en el túnel y le susurraba algo a Thomas Müller, en una de esas maravillosamente inexplicables situaciones que tiene la vida, en la que un andaluz integral y un bávaro de pura cepa tienen cosas que contarse, quién sabe en qué idioma. Cristiano Ronaldo bromeaba con Arjen Robben segundos antes de que diera el comienzo el partido, uno de los muchos futbolistas que ha sentido en sus carnes las decepciones recientes en la batalla por la Décima. El Madrid estaba tranquilo: parecía esta vez preparado para la guerra.

Ancelotti mete el dedo en la llaga de Guardiola

carlettoportada

Carlo Ancelotti ha alcanzado la primera final en 12 años del Real Madrid en su primer año como entrenador merengue. Foto: Focus Images Ltd

El plan de Guardiola, aparentemente, era tratar de conseguir que los 20 minutos iniciales del Bayern en el Bernabéu se prolongaran en el Allianz, con algunas variaciones para intentar evitar los defectos que su equipo tuvo en ese periodo. Pep quería volver a dominar al Madrid a través de su parsimonioso ataque posicional, meterle en su propia portería con su circulación de balón y evitar que los de Carlo Ancelotti pudieran salir a contraatacar mediante su fulgurante presión tras pérdida, para que no hubiera lugar a duelos individuales entre los explosivos delanteros madridistas y los lentos centrales bávaros, que tenían todas las de perder en ese contexto. Dos variaciones hubo respecto al once de Madrid: la entrada de Thomas Müller para tratar de que su equipo sea más incisivo en el remate, más vertical en sus ataques, más imprevisible (especialmente se le vio involucrado en tratar de recibir a la espalda de Xabi y Modric) y la posición de Phillip Lahm, lateral derecho esta vez en detrimento de Rafinha, para intentar frenar las internadas de Cristiano Ronaldo y, a la vez, asentar el fútbol de su equipo desde el sector derecho (permitiendo que Robben reciba en posiciones más centrales) y almacenar centros para que Müller y Mandzukic puedan imponerse a Ramos y Pepe, absolutamente monumentales durante toda la eliminatoria.

Ancelotti no da lugar a que eso ocurra. Primero, con una presión inicial que obstaculiza la salida de balón alemana. El Bayern no tenía libertad para empezar sus jugadas desde atrás: el Madrid encimaba inicialmente a los receptores bávaros y no permitía que los de Pep tuvieran una salida de balón fácil. Si no la conseguía frenar en primera instancia, daba un paso atrás en su eficaz repliegue con sus dos famosas líneas de cuatro. Especialmente interesante es el detalle de la intensidad defensiva que muestra Bale como interior derecho en el 4-4-2, un jugador habitualmente acostumbrado a no estar involucrado en el momento defensivo de su equipo.

Cuando el Madrid recupera el balón, tiene dos vías para llegar arriba pronto. Por un lado, a través de conducciones de Luka Modric (qué bestialidad de futbolista) que superan la primera línea de presión del Bayern y, una vez superada esta presión, el equipo blanco encontraba un mar de espacios y ventajas por explotar para Bale, Benzema, Cristiano y Di María, que combinaban a un ritmo altísimo y cuya constante movilidad hacía estragos en la transición defensiva local. Cuando la BBC conseguía situarse a la espalda de los adelantadísimos Kroos y Schweinsteiger, el Bayern estaba muerto, y eso es algo que se sucedió con muchísima frecuencia. Si el Madrid no veía una opción clara de salida, optaba por balones largos a la espalda de los centrales alemanes, tratando de aprovechar su lentitud (y la velocidad de sus delanteros) y saltándose todos los obstáculos que el Bayern colocaba en los primeros metros de ataque merengue. Estos balones obligan a Neuer a salir muchísimo de su meta, a actuar prácticamente de líbero en muchas ocasiones y propician varios errores que inyectan inseguridad en el conjunto de Guardiola. Lo que se vio en los primeros 30 minutos, antes de que la eliminatoria se resolviese y el ritmo de juego bajase por ambos lados, fue un auténtico baño de fútbol blanco. El Madrid masacraba a los bávaros cada vez que salía y el Bayern no conseguía penetrar en la estructura defensiva madridista, resguardada por un Iker Casillas que no ha tenido prácticamente incidencia en toda la eliminatoria (salvo aquel tiro de Mario Götze). Ancelotti explotó todos los defectos del equipo muniqués, desgarradoramente superado durante 45 minutos en los que el conjunto blanco no tiene ninguna piedad.

Un caparazón indestructible

No sólo ha salido reforzado Carlo Ancelotti por su ganadora lectura táctica, sino también por la capacidad de transmitir su carácter pausado a un equipo creado para ser vertiginoso. La idea del 4-4-2 que tan bien le ha funcionado al entrenador italiano no sería posible sin un trabajo mental detrás. Su Madrid no sufre si no tiene el balón, no se viene abajo si el rival le atasca en su área, no comete errores pese a que el rival le ponga pruebas y pruebas esperando que muerda el anzuelo. Ramos y Pepe no permiten que se remate nada en el área, ya sean balones aéreos, internadas o disparos lejanos, sus laterales no se ven nunca superados  y unos colosales Modric y Xabi sostienen al equipo desde el medio. No sería posible vivir tantos minutos cerca de tu portería sin una estabilidad emocional que te aleje de fallos de concentración.

Aunque quizá el jugador que mejor representa lo que ha conseguido transmitir Carlo Ancelotti a su club es Dani Carvajal. Durante al menos este último mes, ese jugador inexperto, algo nervioso e impulsivo que llegó de Leverkusen ha sido capaz de desquiciar al reciente Balón de Bronce, de no cometer errores en partidos de máxima trascendencia y ser una absoluta roca defensiva. La eliminatoria del leganense hace cambiar la concepción que se tenía del futbolista: ha sido un activo competitivo de primer nivel.

BAYERN-REAL MADRID: “MODRIC, SOBRE EL CÉSPED DEL ENEMIGO“, POR CARLOS ROSENDE

Real Madrid v Bayern Munich UEFA Champions League

Dani Carvajal ha salido absolutamente reforzado de la eliminatoria. Foto: Focus Images Ltd

Ramos, Xabi y la justicia poética

Es inevitable pensar que hay mucha justicia poética en que Sergio Ramos haya sido quizá el hombre de la noche, el protagonista del día en el que la historia del madridismo reciente cambió su rumbo. No sólo porque su año esté siendo, un año más, absolutamente dominante y haya alcanzado una madurez defensiva brutal, sino por su historial en la Copa de Europa. Él fallo el famoso penalti que les alejó definitivamente de la final de Múnich (si tira ese penalti es porque su brutal importancia en aquel equipo le legitima para ello), él acaba llorando tras realizar un partido salvaje en la vuelta de las semifinales del año pasado secando a Robert Lewandowski que no sirve para nada,… Lo cierto es que no es fácil ser Sergio Ramos: por las particulares características de su personalidad, por el tumultuoso pasado reciente del club y otros factores, el andaluz es un jugador que crea cierta división. Sin embargo, hay algo que es una realidad: es un central legendario, de una personalidad brutal, que compite como un monstruo cuando llega el día D y la hora H y que, con sus (muy) eventuales errores, siempre se deja la piel en el campo. Merece una noche como esta que reconozca unánimemente su brutal trayectoria en el conjunto blanco. Ya son 10 años de madridista y por fin va a disputar una final de Champions League.

Xabi Alonso, sin embargo, no podrá disputarla. Su constante concentración, su solidaridad, su admirable concepción grupal le abstrajo del pensamiento de que estaba amonestado y una entrada poco trascendente con 0-3 le aleja definitivamente de Lisboa. El tolosarra es otro jugador cuyos 5 años en el Madrid han sido colosales y uno de los principales responsables de que el equipo haya llegado hasta donde haya llegado. Él también merece el reconocimiento que sólo la Copa de Europa otorga. Su baja es muy importante de cara a la gran final de Lisboa y el Madrid tiene que empezar ya a activar a Asier Illarramendi, algo desapercibido últimamente tras su poco afortunado partido de Dortmund.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

21 comments

No es para tanto… yo le vi, simple y llanamente, la misma carencia que al Barça en su momento: el marcaje a balón parado. En los dos primeros goles hay dos jugadores marcando a Cristiano, y Ramos está solo. Después de encajar el primero, el resto de goles se sucedieron porque el Bayern necesitaba marcar varios, se abrió más, y dejó al Real Madrid con una libertad pasmosa para explotar el contragolpe.
Modric hizo un partidazo dando salida a la bola, Benzema estuvo tácticamente perfecto, Di María trabajó a destajo, Bale cumplió (una asistencia), y Ronaldo metió dos. En defensa, impenetrables.

Totalmente de acuerdo. Antes el Bayern defendia con todos y cuando tenia el balon hacia embestidas salvajes con el. Ahora se adelantan todos y usan el balon solo para pasarselo entre ellos apenas sin incidir, cosa completamente absurda, y demasiado amenudo la defensa esta vendida por el resto y adelantada. En Alemania tienen todo el derecho a estar enfadados con Pep porque no esta siendo flexible adaptando su juego a los jugadores que tiene ni tampoco esta sabiendo hacer funcionar su idea de juego de manera eficaz. En resumen, que Guardiola ha amansado a la inamansable bestia que arrasaba el año pasado.

No recuerdo a Mandzukic (u Olic o Mario Gómez), Robben o Muller defendiendo mucho ni con Heynckes ni con Van Gaal. A Ribery bastantes veces.

Pero vamos, es muy común arrimar la sardina al ascua cuando los resultados dan la razón (que esta la dado, obviamente).

Por ejemplo, Guardiola sí ha cambiado el sistema, incluso el estilo de toque en bastantes partidos. Sí que es cierto que en esta eliminatoria la capacidad de reacción de técnico y jugadores (parece que juegan sólo los entrenadores cuando interesa o poner por las nubes o mandar a la cloaca) han sido nefasta.

En la eliminatoria se puede y se debe destacar a casi todo el equipo, pero lo de Carvajal y Modric ha sido un ESCÁNDALO. El primero seguramente debería ir al mundial. Cualquier otro lo merecerá también, y a Dani le quedarán muchas citas por delante, pero ahora mismo es el jugador español más en forma. No sólo secó a Ribery y subió con peligro su banda (podría haber sido mejor, pero tampoco hay que pasarse), sino que además no se dejó amilanar y para mi ya es mítico su empujón “no me vas a acojonar” a Mandzukic.

Este aspecto se me olvidó ayer cuando hicimos el podcast.

Este Mandzukic no me ha gustado nada,ni Ribery con su bofetada,ni Dante con su entrada fea a Cristiano, ni Müller con sus quejas constantes. Me parecía como la vuelta a los años 80 cuando los alemanes no tenían más recursos que la crueldad. Sin duda, tres de los cuatro nombrados no son alemanes pero igual representan a un equipo alemán. Insoportable ésta actitud.
Si pierden el partido que lo pierdan con honor. Ya sabemos que es todo un negocio, pero ¿queremos aceptar que todo se haga como en el sector banquero? Que rabia me da…

Malos modos los he visto en cualquier nacionalidad, tanto en jugadores como en clubes. Me acuerdo de la vergüenza macarril de la selección olímpica española en Londres, por ejemplo. Tampoco creo que tenga nada que ver “el negocio”, basta con que haya un mínimo de pasión, corazón acelerado y la situación propicia. Dicho esto, no tiene nada que ver lo que hizo Muller, con lo que hicieron Ribery y Mandzukic (a Di María también, que seguramente exageró además, como hace casi siempre). Y la entrada de Dante se ve en muchos partidos (no lo disculo, obviamente).

De hecho me llama la atención que haya tanto análisis del segundo tiempo, cuando la eliminatoria murió completamente con el 0-3. Todo lo que vino después se explica sobre todo por los estados de ánimo más que por otra cosa.

Fue un espectáculo lamentable ver ayer al Bayern. Salió con la intención de dominar el encuentro, y tener el balón hasta conseguir marcar el gol que necesitaban para empatar la eliminatoria… y en el primer o segundo contragolpe del Real Madrid, los blancos consiguen sacar un córner, y Ramos, LIBRE DE MARCA, mete gol: FIN DE LA ELIMINATORIA.

5 minutos después, otro contragolpe cortado con falta, y otro gol de Ramos, de nuevo LIBRE DE MARCA.

El tercer gol, en otro contraataque, y el cuarto en un libre directo.

Buen articulo, pero discrepo totalmente en un punto clave: ” Iker Casillas que no ha tenido prácticamente incidencia en toda la eliminatoria (salvo aquel tiro de Mario Götze)”. Si Casillas no para esta (y quien sabe si D. Lopez la hubiera sacado), el Bayern se va 1-1 a Munich, y el partido de ayer hubiera sido otro.
Por otro lado, esto no significa que Ancelotti le haya comido la pizarra a Guardiola completamente. Mal planteamiento inicial queriendo dominar al Madrid a toda costa, sabiendo que con 1 gol estaban en la prorroga. Mal en no quitar a Ribery a pesar de que estaba visiblemente mal. Mal en no mover a Schweinsteiger, que estuvo perdido todo el partido. Y mal en no poner a Martinez de inicio para cuidar mas precisamente esa facilidad con la que Modric y Alonso estaban superando la primera linea de presion del Bayern.

Estoy de acuerdo con todo salvo la temporada de Ramos. Hasta la final de copa, la temporada de Ramos es más que mediocre. Desconcentrado, le cogían siempre las espaldas (que si no es por la mejoría de Pepe en este último tramo de temporada, madre mía lo que nos esperaba…) y perdiendo el sitio muchas veces, sobre todo, cuando subía al ataque como un loco.

Lo que Modric hizo ayer con los 29 balones que tuvo en el partido (Kroos, por ejemplo, tocó 132), y muchos de ellos en situación de presión, queda para las escuelas de mediocampismo.

Me acuerdo del tuit de Barton: “What a footballer Luka Modric is, hats off. Best in the league by a mile”.

Y a ver cómo resuelve Ancelotti la baja de Alonso. Contratiempo importantísimo.

Leo el análisis con mucho gusto, Guillermo.

Describes muy bien, porque la expectativa de muchos aficionados bávaros ha sido equivocada. Este equipo no solo vertiginoso sino sabe defender también sin perder la paciencia.
Me di cuenta por primera vez cuando jugaban contra el Schalke. No el hecho de meter 6 goles sino la manera impecable de defender me llamó la atención.

Mi equipo ha hecho un partido de escandalo. La unica pega que Xabi de perdera la final. Asique habra que intentar que Illarra sea capaz de suplirle como es debido. Ramos y Pepe inexpugnables, Coentrao para mi mucho mejor que Marcelo, espectacular, Carvajal aveces la caga pero ayer estuvo de cine. Modric y Xabi quiza el mejor mediocampo del mundo, Casillas apenas ni tuvo trabajo y lo que tuvo lo resolvio bien, y Di Maria y la BBC geniales, como de costumbre. Aunque el Bayern no haya competido como el año pasado el Real Madridha jugado increible. Totalmente merecida la final por fin para esta grandisima generacion.

Un apéndice a lo último que apunta Guillermo. Contra Chelsea o Atlético, no usaría a Illarramendi nunca. No está preparado ni por físico ni por experiencia para este partido. Creo que Casemiro, incluso aunque sea más joven, tiene más que aportar en todo sentido. Ya estará Modric para llevar la manija y hace falta un buen balance defensivo

Y aqui os dejo una reflexion. La gente decia que el futuro del futbol era jugar contra el Barsa y que el futbol era de los centrocampistas, cuantos mas mejor. Ayer yo vi a dos centrocampistas espectaculares surtindo a 4 jugadores de una velocidad y pegada brutal (Di Maria, Benzema, CR, Bale) en ataque y sabiendo defender muy bien sacrificandose dos de los 4 velocistas. Para mi, no hay “una formaideal de jugar” y creo que tener jugadores con velocidad y pegada es un activo demasiado bueno como para renunciar a el

Lo dije en su día, Guardiola es el mejor entrenador solo y únicamente en el Barça, al igual que Messi es el mejor jugador sólo y únicamente en el Barça, en otros equipos no pueden serlo. También dije que el Madrid necesitaba laterales y no a Arbeloa, y los tremendos huecos de Marcelo. Y por último también dije que Modric, robaba más balones y en definitiva aportaba muchas más cosas al Real Madrid que "Sin cintura" Khedira.

Se han tenido que lesionar Khedira y Arbeloa para que Modric y Carvajal tuvieran su oportunidad, no me parece un acierto de Carlo, creo que ahí la suerte le ha dado un empujón.

A todo esto, nadie dice que el Madrid no juega con "9" real, llamadlo falso "9" o como queráis pero Benzema no es un "9", es un gran jugador, pero no es un "9".

Uno de los comentarios más acertados que he leído. Coincido en todo. Me hubiera gustado ver si Carlo sentaba a Khedira y Arbeloa llegados a este punto de competición. Aún así no le quita mérito en lo táctico.

Y lo de Benzema es cada vez más claro y notorio, que es un segundo punta espectacular. Y creo que él lo está asumiendo y está intentando hacerse fuerte en ese rol. Y lo está haciendo de cine. Qué rematen Cristiano o Bale, Karim que se ponga a hacer juego.

Es lamentable que un jugador se pierda la final de la Champions por acumulación de tarjetas. Es el partido más importante del año a nivel de clubes y por respeto al aficionado deberían de estar los mejores. Si por ejemplo hoy pasa el Atlético pero pierde a Koke para la final por amarillas, ¿podrían llegar a un acuerdo extra legem Real Madrid y Atlético para que jugasen tanto Alonso como Koke en la final?

Deja un comentario

*