Ancelotti: tantas Ligas como Champions

Real Madrid Ancelotti - Focus

Si algo llama poderosamente la atención en la carrera de Carlo Ancelotti como entrenador es lo que le ha costado ganar Ligas en comparación con sus éxitos en la Champions League. Si asumimos que es más difícil ser campeón de Europa que de Liga (sólo uno levanta el máximo trofeo continental cada año, y en cambio cada país corona a su vencedor), sorprende que el actual entrenador del Real Madrid haya ganado tantas Ligas como Champions (tres en ambos casos). La estadística incluso podría ser más impactante si tenemos en cuenta que uno de los títulos de Liga lo logró con el PSG en un contexto en el que su club poseía una abrumadora superioridad económica con respecto al resto de competidores. Además, con el Milan se quedó varias veces muy cerca de lograr más Champions League, evitándolo sólo remontadas milagrosas (la del Liverpool en la final de Estambul en 2005 o la del Deportivo de la Coruña en la vuelta de cuartos de final de 2004 tras haber vencido por 4-1 en la ida y quedándose fuera en una edición en la que llegaron a semifinales el Mónaco, el Oporto, el propio club gallego y un Chelsea que no era lo que es hoy).

El caso más paradigmático es el que vivió con la entidad rossonera. Se puede decir sin lugar a dudas que su Milan fue el equipo dominador del fútbol europeo entre 2003 y 2007 (dos títulos de Champions, la final perdida en Estambul, la mencionada debacle en Coruña y una semifinal ante el Barcelona de Rijkaard). Sin embargo, en ese periodo de cinco temporadas en las que llegó a tres finales de Copa de Europa, sólo pudo ganar una liga italiana: precisamente, la de 2003-2004, el curso del desastre en Riazor, el único en el que no alcanzó las semifinales. Existía la sensación en San Siro de que aquel equipo plagado de estrellas sólo daba lo mejor de sí en las grandes ocasiones, y que en cierto modo se dosificaba para los partidos gordos europeos. Incluso Clarence Seedorf lo llegó a confesar en alguna ocasión.

Chelsea v Portsmouth - FA Cup FinalEl técnico italiano consiguió un histórico doblete Premier League-FA Cup en su primera temporada con el Chelsea, pero en Londres la Champions League se le resistió (Focus Images Ltd).

Ancelotti logró ganar las ligas de Inglaterra y Francia con el Chelsea y el PSG, pero el particular tanteo de títulos volvió a quedar empatado tras conseguir la Champions League con el Real Madrid la temporada pasada. Si bien es cierto que levantar tres veces el máximo trofeo continental lo ha convertido en uno de los técnicos más laureados de la historia (sólo Bob Paisley con el Liverpool de finales de los setenta e inicios de los ochenta logró el mismo registro), el balance en torneos de la regularidad es bastante más pobre. En dieciséis temporadas dirigiendo a clubes del nivel de la Juventus, el Milan, el Chelsea, el PSG y el Real Madrid, sólo ha podido ganar tres Ligas.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

4 comments

Las pocas rotaciones, cambios tardíos y/o escasos, mala dosificación de minutos… son una muestra más de su deficiente planificación deportiva en torneos a largo plazo, confirmado por su Palmarés. Es difícil probar que las lesiones de los jugadores más importantes son consecuencia directa de ello (algunos fueron golpes o jugando con sus selecciones) pero es evidente que los jugadores correctamente dosificados estarían en mejor estado de forma y tendrán una menor tendencia a las lesiones.

Creo que la planificación deportiva no es culpa, en el caso del Real, del técnico, pues salvo el señor luso de hace un par de años, rara vez el presidente no interviene en la misma con algún fichaje que reanime a una afición que se ha ganado un aura derrotista en la última década. Ancelotti ha ganado al peso de la Historia de este deporte con una contribución en forma de Árbol de Navidad, algo que pocos pueden decir, pero lo cierto es que en casi veinte temporadas de carrera en la banca, son pocos los títulos, sobre todo con los colosos que ha dirigido. ¿A qué se debe este año? El Real cuenta con catorce, tal vez quince magníficos jugadores, algunos irremplazables como el timón croata o como Ronaldo, y ha caído preso de su fragilidad ante las inoportunas lesiones. Es necesaria una purga que se lleva postergando muchos años: Casillas, Arbeloa, Coentrao, Khedira, Illarra, cesión de Lucas Silva, ¿Ronaldo?… Parece un proyecto caduco ansioso de un nuevo rey, belga para más señas: Eden Hazard. De la pericia en los negocios del tirano al mando, con legislatura perpetua, depende su llegada. El dinero no será un problema…

Bueno, es que ayer en rueda de prensa dijo que él prefiere al Champions a la Liga, lo cual en mi opinión, está a la altura de cuando Schuster dijo que era imposible ganar al Barça (y fue despedido de manera fulminante).

Deja un comentario

*