Apareció el ángel

Angel Di Maria of Paris Saint-Germain (right) looks to find a way past Cesar Azpilicueta of Chelsea during the UEFA Champions League match at Parc des Princes, Paris
Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420
16/02/2016

Lo bueno no fue la asistencia de Di María en el gol de la victoria de Cavani. Lo bueno, y sobre todo el motivo por el que el París Saint-Germain llegará a Londres con ventaja en la eliminatoria (2-1), fue que durante media hora no paró de dar pases de gol. Di María encadenó unos minutos de gloria en los que todo balón que tocaba, toda jugada que salía de su pierna izquierda, terminaba en ocasión de peligro. Con la ayuda de Maxwell subiendo la banda, de los apoyos de Ibrahimovic o Lucas Moura, el argentino desniveló un enfrentamiento con una pelota picada por encima de la defensa del Chelsea. El conjunto parisino es un mejor equipo y tiene mejores jugadores que hace un año, cuando eliminaron a los blues, y todavía mucho mejor que hace dos, cuando cayeron en Stamford Bridge casi en el descuento. El reto que se les había presentado en esta temporada era demostrar que, además de haber progresado, también se han colocado por delante de un rival directo, pues rivales encuentran pocos en la Ligue 1, por lo que han de buscarlos en Europa. Y así apareció Ángel Di María.

No fue una revelación repentina, llegada de la nada o de forma inesperada, porque en el primer tiempo ya había dejado a Lucas delante del portero con un pase en profundidad desde el centro del campo, pero sí fue en ese punto del choque, justo después del descanso, cuando Di María se hizo cargo por completo de la eliminatoria: fue una media hora en la que el PSG puso en evidencia todas sus virtudes.

Ángel Di María (Foto: Focus Images Ltd)
Ángel Di María (Foto: Focus Images Ltd)

El duelo en el Parque de los Príncipes apuntó alto desde el inicio: por un PSG que quiso machacar pronto y por un Chelsea que reaccionó como un rival de primer nivel. La respuesta de los londinenses tras unos minutos de sometimiento fue liderada por Cesc Fàbregas, que asumió la responsabilidad de pedir el balón y dirigirlo hacia el campo contrario. A Cesc los pases le nacen fácil, algo natural, sólo tiene que encontrar el lugar desde el que pensarlos. Acompañado de Mikel -Matic se perdió la ida por sanción-, el centrocampista español retrocedió tanto cuanto pudo para poder levantar la cabeza y ver a Willian en el horizonte, su aliado, mientras Diego Costa tiraba sus desmarques entre David Luiz y Thiago Silva, una vez más pletórico, como lo estuvo Trapp en una parada soberbia ante un cabezazo del delantero blueMikel solicitó sus minutos de protagonismo y la Champions League, generosa, se los regaló: primero, con una falta en la frontal que supuso el gol de Ibrahimovic (el propio Mikel desvía la trayectoria del balón); y poco después, con el gol del empate tras un remate de córner. El saque de esquina fue provocado por Cesc, que aunque montaba los ataques desde su territorio, llegaba al otro lado de la batalla como buen capitán de un ejército que tuvo que defenderse con una línea de cuatro muy novedosa: Azpilicueta, Ivanovic, Cahill y Baba, debido a las ausencias por lesión de Terry y de Zouma. Es más, el banquillo del equipo de Hiddink -primera derrota del técnico holandés desde que sustituyó a Mourinho- sólo tenía un defensa: el estadounidense y recién llegado Matt Miazga.

Willian, Motta, Lucas Moura, Trapp y hasta Courtois, a pesar de que en el gol de Cavani es batido por el palo corto, también dejaron el listón muy alto. La ventaja del PSG para viajar a Inglaterra es corta, mínima, sobre todo si tenemos en cuenta que tanto en 2014 como en 2015 el duelo entre parisinos y londinenses se decidió por el valor doble de los goles a domicilio. Y el Chelsea ya ha marcado el suyo.

Los jugadores del Chelsea, tras recibir un gol (Foto: Focus Images Ltd)
Los jugadores del Chelsea, tras recibir un gol (Foto: Focus Images Ltd)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

4 comments

En Manchester se quieren matar, como van a dejar ir a Angelito? como van a bancar que el entrenador lo ponga casi de lateral como si fuese una medianía como Ashley Young? Un horro lo de Van Gaal en este tema

Me pareció estúpido por parte del PSG no probar en el 1vs1 a Baba, Marquinhos (si, central reconvertido a extremo derecho casi) le gano la partida varias veces, si hubieran sido Di Maria o Moura, que hizo un partido con ganas pero poco acierto.

Excelente artículo. Sólo discrepo en un apunte: no creo que Courtois tenga responsabilidad en el segundo gol del PSG. Debió salir a toda prisa para achicar a un delantero que dispuso de mucho ángulo de tiro.

Deja un comentario

*