Atlético-Bayer: no habrá paz para los favoritos

Diego Pablo Simeone, coach of Atlético Madrid  during the La Liga match at Vicente Calderón Stadium, Madrid
Picture by Marcos Calvo Mesa/Focus Images Ltd +34 654142934
11/05/2014

El Atlético de Madrid encara la vuelta de su eliminatoria de octavos de final de Champions League desde una posición enormemente favorable. La provechosa ventaja que se trajo el conjunto colchonero de su viaje a Leverkusen la firmaría el 100% de los entrenadores antes de un cruce de este tipo. Sólo la angustiosa incertidumbre que lleva dentro de sí esta competición amenaza con amargar una cita que, a priori, parecería vista para sentencia. A saber: el Atlético del Cholo, quizá el equipo experto por antonomasia en dominar el lenguaje propio de esta competición – aquellos intangibles que vagamente llamaríamos saber competir – afronta un encuentro de vuelta en casa en el que el rival, que acaba de despedir a su entrenador, tiene la imperiosa necesidad de marcar tres goles. Conociendo el tuétano de este equipo, cualquier futbolero medio pondría la mano en el fuego por que no hay lugar para sustos en esta situación.

Pero esta competición los da y no suele avisar antes. El sufrimiento en Copa de Europa no se lo ahorra prácticamente nadie. Llegar tranquilo al minuto 60′ de la vuelta de una eliminatoria de Champions League es un lujo reservado a muy, muy poquitos equipos a lo largo de un torneo. Lo normal es sufrir, también cuando se acaba ganando. Que te pongan al límite, que te exijan hasta el último aliento, que cuando no tienen nada que perder te den golpes agónicos que, si no estás alerta, puedan resultar en un KO inesperado. Las eliminatorias de sus tres compatriotas vivos en la competición, FC Barcelona, Real Madrid y Sevilla, deben servir de aviso al Atlético de Madrid: en el torneo de los mejores, no hay lugar para la relajación. Nunca.

Aquella eliminatoria contra el Atlético de Madrid (Foto: Focus Images Ltd)
Aquella eliminatoria contra el Atlético de Madrid (Foto: Focus Images Ltd)

Porque además, el Bayer Leverkusen de los últimos años es un equipo muy acostumbrado a manejarse en situaciones extremas. Forma parte de su modelo de juego de los pasados tres años. Fruto de la radical idea de fútbol del proyecto del ya ex entrenador Roger Schmidt, el conjunto alemán se siente hasta cómodo en escenarios donde se debe volcar al ataque de forma temeraria, sabe perfectamente lo que es atacar con mucha gente desplegada en campo contrario dejando mucho terreno y pocos hombres por detrás de sí. Se mueve como pez en el agua en ese descontrol que tiende a desorientar a los acostumbrados al orden. Y no será hoy el día en que Korkut, su nuevo técnico, quiera realizar grandes cambios y retirar esos viejos vicios de la escuadra que recogió. Nada alimentaría más su ánimo para lo que resta de temporada que un digno papel en el Vicente Calderón.

Pese a que colectivamente se encuentre en horas bajas, por calidad individual el Bayer Leverkusen es un octavofinalista de Champions League de pleno derecho. Kampl, Bellarabi, Brandt, Chicharito, Volland y cía manejan una capacidad resolutiva como para engordar marcadores rápidamente si el contexto se lo facilita. Su objetivo está claro: dar el primer golpe e intimidar a un Atlético de Madrid que, por bajas, deberá contar con varios futbolistas que no almacenan la habitual experiencia que suele disponer su espina dorsal.

Alineaciones probables: Atlético de Madrid –Bayer Leverkusen, 20:45h en beIN SPORTS ESPAÑA

El empate se paga a 3.90 en bwin
Tottenham vs Leverkusen - Football tactics and formations
Las cuotas mostradas en los enlaces a las apuestas pueden variar en las próximas horas. MarcadorInt recomienda siempre jugar con responsabilidad y advierte que los mensajes publicitarios sobre apuestas van dirigidos sólo a mayores de 18 años.
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*