Y Oblak guardó el cerrojo

Atletico Calderon - MarcadorInt

El Atlético de Madrid ya está en ese punto como entidad. Llámalo jerarquía, llámalo autoridad, llámalo X. El caso es que ya es de esos clubs a los que el propio impulso del escudo les lleva a pasar eliminatorias sin necesidad de grandes gestas. Como si la propia inercia del transcurrir de los minutos naturalmente conspirara para que los encuentros se resuelvan a su favor. Una mezcla de experiencia, carácter, calidad y memoria colectiva les dibuja el camino de forma casi automática. La Champions League es enormemente compleja y llegar a situarse entre los ocho mejores entraña casi siempre titánicas hazañas (que se lo digan a Leicester, Barça o Borussia), mas el Atlético lo ha logrado, por cuarta vez consecutiva, casi por defecto, sin hacer mucho ruido durante su ruta hacia ello. Sin heridas, sin épica, sin momentos memorables. A nadie le extrañará verle el viernes en el bombo. Porque saben que, como Juve, Bayern, Madrid o Barça, prácticamente pertenece ahí.

Atlético de Madrid 0
Bayer Leverkusen 0

Tottenham vs Leverkusen - Football tactics and formations

Ayer en el Calderón no estaba Filipe, ni tampoco Gabi, Gameiro, Juanfran o Tiago. En frente, un equipo sin nada que perder y un puñado de futbolistas por los que perder la cabeza. En particular, un Kevin Kampl que siempre está a la altura de los partidos más grandes, aunque su equipo no le acompañe. Mas el Atlético de Madrid consiguió de forma impecable el objetivo con el que el Cholo había encarado la cita desde un principio: que el Bayer Leverkusen no entrara ni por un sólo instante en la eliminatoria. No ceder ni una migaja de la valiosa ventaja que se trajo el conjunto rojiblanco de Alemania. 

No fue un encuentro en el que los menos habituales derribaran la puerta. Thomas Partey, en el mediocentro, estuvo bastante intermitente (aunque, como siempre, dejó prestancia de sus exuberantes condiciones) y Correa perdonó una serie de ocasiones que impidió que la eliminatoria se liquidara pronto y que permitió que Jan Oblak se erigiera como el absoluto protagonista del encuentro. La actitud del conjunto de Korkut, más equilibrada y prudente que la que nos acostumbró Schmidt, había originado un ritmo lento en el que el Atleti se encontraba gustosamente cómodo, pero alrededor del minuto 60 ese ímpetu final de un Bayer Leverkusen que no tenía que perder encontró una pequeña rendija por la que colarse en la eliminatoria. Fue una triple ocasión clarísima originada por un grosero error de Giménez sacando el balón. Brandt primero y Volland por dos veces se encontraron con ese muro impenetrable que es el ex del Olimpija, que como los grandes guardametas estuvo ahí para sustentar a su equipo en los momentos en los que amenaza con tambalearse. Sacó la primera aguantando hasta el final, se rehizo para ir a su izquierda y se volvió a rehacer para ir a la derecha, negándole cualquier opción del Bayer Leverkusen y gritándole a Europa que para echar a este Atlético de esta competición hay que hacer cosas extraordinarias, que a ellos la magnitud de la competición no les intimida lo más mínimo y no permiten que esta introduzca sus propias reglas.

Foto de portada: MarcadorInt.

Related posts

2 comments

Deja un comentario

*