El Leicester se escabulle con vida del Calderón

Antoine Griezmann of Atletico Madrid celebrates after scoring his team's 1st goal to make it 1-0 during the UEFA Champions League match at Vicente Calderon Stadium, Madrid
Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420
12/04/2017

El Atlético firmó un partido redondo ante el Leicester, pero insuficiente para viajar a Inglaterra con un colchón cómodo. Los de Simeone ganaron y no encajaron ningún gol, y tampoco permitieron que su adversario les generara ninguna ocasión clara más allá de un saque de banda que se envenenó más de la cuenta. Sin embargo, el regusto de la formación colchonera es amargo. El Atlético se topó con la versión más resiliente del Leicester, la de ese equipo que saca a relucir su capacidad para adaptarse a las circunstancias para sobrevivir cuando nadie lo cree posible, la de ese equipo que se crece cuando defiende metido en su área, pues siempre aparecen media docena de piernas para rechazar cada disparo. En el Vicente Calderón, el Atlético le acribilló a base de buen fútbol, acumulando a muchísimos hombres por el carril interior y generando constantes superioridades en la frontal del área. Creó ocasiones y sacudió a su oponente. Pero no pudo con él. El Atlético estranguló al Leicester, pero no lo ahogó.

Atlético de Madrid 1 (Griezmann 28′)
Leicester 0

Atletico de Madrid vs Leicester City - Football tactics and formations

El Atlético encontró un latifundio a la espalda de Ndidi, que perdía la posición y abría una puerta entre líneas por donde cruzó Griezmann cuando quiso y como quiso. Entre Ndidi y los centrales de los Foxes el Atlético edificó todo su juego ofensivo. Griezmann se juntó con Koke y Carrasco, aglutinando a varios efectivos cerca del perfil derecho, y los tres combinaron a placer. El conjunto madrileño se plantó con facilidad en el área contraria y tampoco concedió al Leicester ningún contragolpe: siempre recuperaba el esférico muy arriba, cerca del área de Schmeichel, o finalizaba las jugadas. El elenco inglés no ofrecía ninguna respuesta, impotente ante la superioridad colchonera, y solo insinuó una vía para desplegarse al contragolpe: balonazo a Vardy y que el delantero cazara alguna en la carrera con Savic y Godín, que contuvieron con acierto y concentración a la gran amenaza de los de Shakespeare. Sin la posibilidad de que el internacional inglés ganase metros y estirase al equipo (0 de 2 en pases), Oblak se convirtió en un espectador más.

Koke disparó al poste a los cinco minutos y Griezmann filtró varios pases decisivos cerca de la frontal del área, pero los centrales del Leicester o Ndidi siempre aparecieron para despejar en el último suspiro. El nigeriano no es un futbolista ordenado a la hora de posicionarse sobre el césped, siempre inquieto, atraído por el magnetismo del balón, pero luego es rápido para corregir las situaciones desfavorables, estirar sus largas piernas e interceptar pases. Así, entre Ndidi y Benalouane el Leicester salvó varias oportunidades claras. Sorprendió el rendimiento del central tunecino, que venía de firmar un encuentro pésimo ante el Everton el pasado fin de semana y que no había disputado ningún partido de fútbol profesional entre enero de 2016 y febrero de 2017. Sin embargo, en su primer partido de Champions, Benalouane lideró a la línea defensiva y apareció para rechazar todos los balones interiores colchoneros. Contundente y seguro, fue una de las claves del Leicester.

Fernando Torres of Atletico Madrid (left) is tackled by Yohan Benalouane of Leicester City during the UEFA Champions League match at Vicente Calderon Stadium, Madrid Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420 12/04/2017
Yohan Benalouane firmó un gran partido. Foto: Focus Images Ltd.
El Leicester sobrvivió durante el primer cuarto de hora, de acoso intenso, y luego se fue desplegando paulatinamente. Poco a poco los Foxes encadenaron varias posesiones relativamente largas y ganaron metros, aunque siempre los que le permitió el Atlético. Atacaron con pocos efectivos y se limitaron a bombardear el área madrileña con centros laterales que Savic y Godín repelieron con cierta facilidad. No obstante, paradójicamente, en su peor momento el Atlético encontró el gol de la victoria. Paradójicamente, el Atlético pudo sorprender al Leicester al contragolpe, con 0-0 en el partido de ida, y convirtió un córner en contra en un contragolpe que terminó con Albrighton derribando a Griezmann sobre la línea del área. El colegiado indicó penalti y el francés transformó la única diana de la noche.

Con el marcador a favor el Atlético jugó con el ritmo del juego, los tiempos y la necesidad del Leicester, que al descanso reforzó aún más la medular con King, que sustituyó a Okazaki. Con el paso al 4-5-1 Shakespeare intentó frenar la sangría del juego entre líneas de los colchoneros, que alternaron fases de acoso con otras en las que intentaron que su contrincante se desplegara en ataque para golpear con más espacios para correr. Los Foxes asumieron algunos tramos de posesión en los que despertó Mahrez, pero la aportación del extremo argelino fue irregular a lo largo del choque, que con el paso de los minutos se fue espesando. Se interrumpió en varias ocasiones y ni Atlético ni Leicester lograron que sucediera nada. Hasta que Simeone reactivó de nuevo el encuentro desde el banquillo dando paso a Ángel Correa. El atacante argentino agitó al Atlético, primero percutiendo desde la banda derecha para aparecer por el carril central y luego escoltando a Griezmann, con Thomas recostado en el perfil diestro.

El Atlético recuperó su buen juego de la primera mitad y achuchó de nuevo al Leicester, que reculó hasta el punto de defender con nueve o diez efectivos la frontal del área pequeña para hacer frente al bombardeo colchonero. Los de Simeone lo intentaron con ahínco, pero les faltó poner a prueba a Schmeichel, que a pesar de ver cómo el esférico volaba siempre cerca de su posición apenas tuvo que intervenir. El equipo español disparó 15 veces, pero solo cuatro a portería. Y a pesar de saturar constantemente al Leicester por el carril central, juntando a Thomas, Koke, Correa y Griezmann, con Juanfran y Filipe Luis aportando amplitud por los costados, no llegó el segundo gol. El 1-0 permite soñar al Leicester, que afrontará la vuelta ante su afición cargado de fe, que al fin y al cabo es el motor que ha impulsado la mayor parte de sus hazañas recientes. El Atlético hizo todo lo posible para doblegarles y solo logró marcar desde el punto de penalti.

Leicester City manager Craig Shakespeare before the UEFA Champions League match at Vicente Calderon Stadium, Madrid Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420 12/04/2017
El Leicester City cree en repetir el guion de la eliminatoria anterior. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Deja un comentario

*