Autodestrucción

Roma afición - Focus

Una Roma impulsiva y descontrolada acabó por dispararse a su propio pie en una noche con desenlace distinto al previsto por los giallorrosi. Las expulsiones de Daniele De Rossi (39′) y Emerson Palmieri (50′), ambas justificadas atendiendo a la agresividad y violencia de las dos infracciones cometidas, descompusieron a un equipo que ya se había visto obligado a disputar más de 45′ con un hombre menos en el Estadio do Dragão, en la ida de la eliminatoria. “Hemos sido muy ingenuos”, reflexionó Luciano Spalletti en sala de prensa. “Desde que cogí al equipo la temporada pasada nunca habíamos acabado un partido en inferioridad numérica, y por alguna razón nos ha sucedido en dos ocasiones consecutivas. Me cuesta explicarlo. Tendríamos que haber gestionado las situaciones con más calma”.

El técnico romanista alineó a De Rossi como central, al costado de Manolas, y ubicó a Paredes como mediocentro, unos metros por detrás de Strootman y Nainggolan, todo ello con la intención de mejorar la circulación de la pelota y obtener una salida de balón más limpia desde la retaguardia. Sin embargo, la Roma palideció con el 0-1 anotado por Felipe en el 8′ y no volvió a recobrar el color. Quizá por inesperado, el tanto desarmó a los locales, incapaces de mantener cierto orden con el esférico. Pese a ello, Casillas se vio obligado a intervenir en tres ocasiones y esta vez no mostró síntomas de debilidad. Cumplió.

Nuno Espírito Santo, entrenador del Porto: “Los jugadores son quienes hacen el partido más fácil o difícil. Muchas veces necesitamos estar juntos y saber defender, lo que es muy importante, y saber salir a jugar con criterio. Creo que los primeros 20 minutos eso ha ocurrido de una forma muy positiva. Valoro mucho nuestra entrada en el campo. Hemos sabido sacarle los puntos débiles a un gran equipo, un gran club como es la Roma. Se nos han quitado los complejos. Hemos hecho un fútbol muy positivo y en ningún momento hemos permitido ocasiones claras de gol”.

Diego Costa of Chelsea has his shot saved by goalkeeper Iker Casillas of FC Porto during the UEFA Champions League match at Stamford Bridge, London Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117 09/12/2015
Iker Casillas, en una imagen de archivo.
Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd.

El Porto formó con un 1-4-3-3 más coherente que el 1-4-4-2 de la ida. Héctor Herrera aumentó su nivel en una posición más interior, lógica atendiendo a sus condiciones, y ‘Tecatito’ Corona, suplente en Portugal, llevó peligro desde el extremo derecho. Aunque la principal mejoría del equipo pasó por su solvencia defensiva. Y en ello tuvo mucho que ver la actuación de Felipe, un auténtico baluarte desde el 0-1. Solvente al corte e impecable en cuanto a colocación, el ex de Corinthians fue el ejemplo perfecto de la solidez que este equipo necesita para competir en Europa. Además, para delicia del conjunto luso, tan solo la perseverancia de Nainggolan causó problemas en las inmediaciones de la meta defendida por Casillas. El pundonor del centrocampista belga no se puede cuestionar e incluso en situaciones claramente adversas su capacidad de llegada desde segunda línea supone un argumento de peso al que agarrarse para tratar de cambiar el transcurso de una eliminatoria. A la postre su notable actuación en el Olímpico, una más, no resultó suficiente y el Porto amplió la renta en el marcador con dos tantos (Layún en el 73′ y Corona en el 75′) para delicia de los hinchas portistas que recorrieron los 2.350 kilómetros que separan ambas ciudades.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*