El Barcelona choca contra una Juventus imperturbable

The players of Juventus celebrate during the UEFA Champions League match at Camp Nou, Barcelona
Picture by Stefano Gnech/Focus Images Ltd +39 333 1641678
19/04/2017

La Juventus regresa a las semifinales de la Champions League tras resistir estoicamente al empuje del Camp Nou. Los de Allegri aguantaron los envites del conjunto azulgrana como pocos lo han hecho desde que Leo Messi se convirtió en una estrella del fútbol mundial, con una entereza encomiable y una personalidad fabulosa que les permitió no encerrarse únicamente en su área para sobrevivir a los martillazos de uno de los mejores equipos del continente. Ante un Barcelona que saltó al césped de su feudo con el cuchillo entre los dientes, la Juventus salió resuelta a esconderle el balón, a incomodarle en la salida, a convertir lo que el público local esperaba que fuese una segunda noche de júbilo y remontada en la peor de sus pesadillas. A un ejercicio defensivo superlativo se sumó un frente de ataque punzante para frustrar a un Barcelona que se fue desesperando a medida que perdonaba las pocas ocasiones claras que pudo generar. Se acercó mucho, pero la Juventus sufrió poco.

Barcelona 0
Juventus 0

Barcelona vs Juventus - Football tactics and formations

Al Barcelona no le entró la primera ocasión. Ni la segunda. Ni la tercera. Y la confianza de la Juventus fue creciendo según se reforzaba y se legitimaba un plan que resultaba efectivo. Los de Allegri salieron con muchísima personalidad al césped del Camp Nou, con una presión alta que generó dificultades en los primeros pases azulgranas. En ningún momento de los diez minutos iniciales el Barcelona se encontró con facilidades para superar la línea medular, y de hecho el buen trabajo defensivo del conjunto bianconero provocó varios envíos en largo de Ter Stegen, que intentó sorprender a los piamonteses con desplazamientos en busca de Suárez, que pocas veces pudo imponerse a Bonucci y Chiellini. El arranque turinés ya retrasó cualquier posibilidad del Barcelona de crear un clímax que sembrara el pánico en el conjunto italiano, que también se desplegó con peligro en ataque. Cada vez que la Juve recuperaba la pelota encontraba a Dybala, que jugó al escondite con el balón. Su delicada zurda siempre alejaba el cuero de los futbolistas del Barcelona que se abalanzaban a la desesperada en busca del robo, fuese con un regate, una pisada o el pase más dañino posible. El inicio de la Juve denotó serenidad en un escenario en el que muchos equipos “no ven el balón”.

Team line up of Juventus during the UEFA Champions League match at Juventus Stadium, Turin Picture by Stefano Gnech/Focus Images Ltd +39 333 1641678 11/04/2017
La Juventus repitió el mismo once que ganó en la ida. Foto: Focus Images Ltd.

Poco a poco los de Luis Enrique se sacudieron la presión inicial de la Juventus. Tardaron cerca de diez minutos en asentarse en campo rival con cierta asiduidad, y entonces insistieron en atacar siempre por el flanco izquierdo. Neymar buscó encarar a Alves en cada posesión, en busca de una falta, de una amarilla, de un regate que eliminara a un oponente y limpiara el camino hacia la portería. Le facilitó el trabajo la complicidad de Jordi Alba como lateral, que atacó el espacio libre y castigó la espalda de Cuadrado en varias ocasiones. Insistió mucho el Barcelona por esa vía, que a base de repetición la Juventus se acabó aprendiendo de memoria. Alba sorprendió al principio y puso algunos balones buenos en la línea de fondo, pero los esfuerzos de Alves y Allegri para adiestrar a Cuadrado terminaron surtiendo el efecto deseado y poco a poco los turineses minimizaron los daños del lateral izquierdo azulgrana.

Aun así, los mejores minutos de la sociedad Neymar-Alba bastaron para generar un par de ocasiones claras de gol por el sector siniestro, por donde también se asomó Andrés Iniesta para generar superioridades. El Barcelona encontró un par de resquicios, pero no transformó sus oportunidades. Sobre todo una de Messi, que remató libre en el área en el 20′, pero cruzó demasiado su disparo. Poco después, Buffon también le negaría el 1-0 al Barcelona, en una de las pocas paradas del capitán juventino a lo largo del encuentro. El Barça prendió una pequeña chispa, pero no bastó para incendiar a la zaga piamontesa. Ajustó su defensa la Juventus, cerró el corazón del área y la frontal y amenazó con la velocidad de Cuadrado, cuyas piernas torturaron a la defensa local.

El 0-0 se mantuvo al descanso ante un Barcelona sin soluciones para agredir a la Juventus más allá del regate de Neymar, las incorporaciones de Alba por la izquierda y las genialidades que pudiese inventar Messi. A efectos prácticos la banda derecha quedó ciega en ataque, donde Alex Sandro y Manduzkic se limitaron a guardar la posición. Al mismo tiempo, el muro juventino frustró a Suárez, muy impreciso en los controles y los pases, y fue alejando a Messi del área, pues el argentino cada vez retrocedía más para buscar el balón e intentar generar la ocasión de gol.

Jordi Alba of FC Barcelona and De Vries of Celtic during the UEFA Champions League match at Camp Nou, Barcelona Picture by Luis Tato/Focus Images Ltd (+34) 661 459 33 13/09/2016
Jordi Alba fue uno de los focos de peligro del primer tiempo. Foto: Focus Images Ltd.

El Barcelona fue incapaz de alterar el guion del encuentro en la segunda mitad, en la que la velocidad de Cuadrado para estirar a la Juventus al contragolpe brilló incluso con más fuerza. Decayó la participación de Dybala, prácticamente desconectado del juego, pero creció la influencia del colombiano, que siempre dio aire a la Juventus para avanzar unos metros y obligar al Barcelona a reiniciar el ataque desde su propio campo. Bastó Cuadrado para interrumpir el juego azulgrana, provocar faltas y hacer correr el reloj. Y el Barcelona, que alguna tuvo, volvió a perdonar. Messi disparó fuera desde la frontal en el 56′ y tampoco pudo aprovechar una mala salida de Buffon en el 67′ para abrir la lata de una Juventus cada vez más segura en su área. Imperturbable en todo momento, Bonucci se hartó de despejar balones y Chiellini le acompañó a la hora de ganar los duelos individuales a Suárez. El ’19’ bianconero firmó una actuación sublime, pues atrajo todos los balones del Barcelona dirigidos al área de Buffon para despejarlos de inmediato. La Juventus cerró los pasillos interiores (fantástico trabajo de Pjanic y Khedira) y desvió el juego del Barcelona a los flancos, donde no le quedaba más remedio que terminar bombardeando el área a base de centros laterales. En este contexto, Bonucci y Chiellini dominaron el tráfico aéreo como gigantes y no concedieron ninguna opción al cuadro catalán. Ni cuando atacó mediante el plan de juego ni cuando lo intentó mediante el corazón el Barcelona fue capaz de derribar el muro juventino.

Sin revulsivos en el banquillo local que pudieran volver a acelerar el ritmo del encuentro, el partido fue languideciendo ante una Juventus que se blindó incluso más con la incorporación de Barzagli y que celebra su regreso a las semifinales de la máxima competición europea. A pesar de haber perdido a cinco de sus mejores futbolistas en el último año y medio, los de Allegri se siguen reinventando y siguen compitiendo entre la aristocracia continental. En clave italiana, la única nota negativa del cruce -en el que dejó al Barcelona sin anotar tras 180 minutos por primera vez desde la semifinal de la Champions de 2013- fue la amarilla de Khedira, que se perderá la ida de las semifinales. Tras encajar solo dos dianas en los diez partidos de la actual edición de la Champions, la Vecchia Signora está preparada para el penúltimo reto. El viernes conocerá qué obstáculo separa la Juventus de Cardiff.

Foto: Focus Images Ltd.
La Juventus volverá a jugar las semifinales de la Champions. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Me fascinó la seguridad defensiva de la Juventus de Turín en un escenario como el Camp Nou y con la MSN enfrente. En ningún momento dio la impresión de que la remontada fuera posible. Mostraron un orden táctico impecable, y mucho talento defensivo.

Deja un comentario

*