Barcelona-PSG: tres semanas de matices

Barcelona manager Luis Enrique during a press conference at Ciutat Esportiva Joan Gamper, Sant Joan Despí
Picture by Luis Tato/Focus Images Ltd (+34) 661 459 33
04/04/2016

Tres semanas después, el FC Barcelona poco se parece al equipo que fue arrollado en París en una noche brillante de los pupilos de Unai Emery. Luis Enrique ha modificado notablemente su esquema para dotar a los culés de un mejor reparto de los espacios que favorezca una óptima circulación del esférico y el club catalán ya sabe que el técnico asturiano no seguirá en la entidad la próxima temporada. En un entorno en el que se pasa del negro al blanco y del blanco al negro en milésimas de segundo y en un momento en el que las lecturas cambian según si la pelota cruza o no la línea de gol tras rebotar en la cara interior del poste, lo cierto es que los últimos matices han insuflado un moderado optimismo en el entorno azulgrana. En muy poco tiempo el Barcelona ha conquistado provisionalmente el liderato liguero -con un partido más que el Real Madrid- y ha pasado de ver imposible la remontada europea a creer en la posibilidad de desafiar lo improbable. En mejorar su imagen y competir. Es un primer paso, pero la perspectiva aporta más lecturas.

El PSG solo dispondrá de la muestra que suponen los partidos ante Atlético de Madrid, Sporting de Gijón y Celta de Vigo para analizar la nueva apuesta táctica de Luis Enrique, que viene jugando con tres centrales, dos futbolistas muy abiertos en banda, tres centrocampistas y Messi por detrás de Luis Suárez. Con este nuevo modelo, que a priori debería repetirse este miércoles en el Camp Nou, el Barça ha desahogado la salida del esférico y parece más capacitado para superar la presión del rival, un aspecto que se le venía atragantando recientemente y que quedó reforzado frente al Celta, uno de los rivales que más problemas ha generado a los catalanes. Con Piqué y Jordi Alba escoltando a Umtiti el Barcelona suma una nueva figura para combinar en la base de la jugada y puebla aún más el carril central. Busquets se encuentra más arropado, mejor acompañado, por Rakitic (donde se espera a Iniesta) y Sergi Roberto, y se ahorra bajar a recibir entre los centrales, por lo que gana en influencia en el juego. Sobre todo, en zonas en las que es más influyente. Rafinha y Neymar vienen dotando al equipo de amplitud en los flancos. En la izquierda, el ’11’ está rindiendo a un nivel extraordinario, orientado para salir escopetado hacia el carril central para ir eliminando adversarios mediante su regate y potenciar su sociedad con Messi. Por la derecha, su compatriota estira al Barcelona, que ya no depende de las carreras del lateral para dotar de profundidad al carril diestro. Con Rafinha en ese flanco, además, los culés ya no exigen un desmedido esfuerzo defensivo de su interior derecho, a menudo enfocado a cerrar la banda para compensar la tendencia interior de Leo Messi con la contrapartida de desproteger un poco más el carril central. El Barça venía defendiendo en 4-4-2 en los últimos tiempos, con Messi junto a Suárez y Rakitic/Gomes cerrando en la banda derecha, y mantiene el mismo dibujo en fase defensiva, pero con la diferencia de que la pieza que protege esa zona no pierde la posición cuando ataca.

Barcelona - Football tactics and formations
Disposición del Barcelona cuando tiene el balón (ejemplo contra el Celta).

El Barcelona pasa la mayor parte de los partidos con el balón en los pies, por lo que ha mejorado sensiblemente su disposición con el esférico y se ha preparado mejor para la pérdida. El juego está interconectado: el Barcelona se instala con más facilidad en campo rival, el tridente está mejor asistido (así las opciones culés se multiplican) y las pérdidas se producen mucho más cerca del área contraria, en zonas diseñadas para la posterior presión. Así pues, el Barça es más sólido en la transición defensiva, pero el PSG pondrá a prueba cómo funciona el equipo en fases más largas en las que pierda el esférico o en las que no asiente la posesión donde le interesa. Ya lo comprobó el Atlético de Madrid en el primer ensayo del nuevo esquema, pues Sergi Roberto sigue siendo una pieza enormemente exigida. El de Reus acompaña a Busquets en el centro del campo cuando el Barça se instala en campo rival, pero tan pronto como los azulgrana pierden la pelota retrocede a la posición de lateral derecho para formar una línea de cuatro atrás. Cuando el Barça recupera de nuevo el cuero y pasa al ataque, Sergi Roberto vuelve a dar dos pasos al frente. El equipo parisino supondrá un reto de máxima dificultad para los de Luis Enrique, que deberán conjuntar la necesidad de ir al ataque con la concentración que exige enfrentarse a un rival peligrosísimo al contragolpe con futbolistas como Draxler, Di María, Cavani o Lucas Moura.

“No le voy a dar la mínima pista al rival. Podemos jugar infinidad de sistemas y ese es el mensaje a enviar a nuestro rival. (…) Me importa un rábano pasar a la historia, me importa pasar la eliminatoria. Mi convencimiento des de hace dos semanas es que en algún momento estaremos cerca y, cuando estás cerca, la moral puede crecer y la del rival decrecer”. Luis Enrique Martínez.

Barcelona - Football tactics and formations
Disposición del Barcelona cuando no tiene el balón (ejemplo contra el Celta).

Con el nuevo esquema el Barcelona ha propiciado escenarios de mayor control, lo que le acercará a mantener el cero en el arco de Ter Stegen, pero asimismo no debe olvidarse de que necesita anotar -al menos- en cuatro ocasiones. Así pues, el PSG parte con una ventaja significativa que le dota de suficiente margen como para plantear un partido relativamente abierto. No un intercambio de golpes a tumba abierta, porque si se expone en exceso puede salir mal parado si la MSN está fina de cara a portería, pero quizás sí un escenario en el que la prioridad sea ensuciar los primeros pases locales dejando tocar a los centrales para priorizar el bloqueo de las recepciones de centrocampistas y futbolistas externos y luego lanzar a Draxler, Lucas Moura o Di María al contragolpe. Además de la mencionada labor de Sergi Roberto a la hora de recular tras la pérdida, la zona intermedia entre Neymar, Iniesta y Jordi Alba es una parcela a explotar por el extremo argentino si repite en el once titular. Con un único gol al PSG le debería bastar para derrumbar cualquier aspiración azulgrana y las bandas parecen las zonas más fértiles para conrear jugadas de peligro.

Foer Manchester United palyer Angel Di Maria of Paris Saint-Germain warms up before the UEFA Champions League match at Parc des Princes, Paris Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420 16/02/2016
Ángel Di María fue uno de los protagonistas del partido de ida. Foto: Focus Images Ltd.

Precisamente en las bandas Unai Emery se encuentra con uno de los grandes interrogantes de cara a la confección de la alineación parisina. Lucas Moura puede ser un jugador particularmente útil para matar la eliminatoria al contragolpe, pero el fantástico rendimiento de Di María o Draxler en el precedente disputado en la capital gala desaconseja su suplencia. Sin embargo, el argentino llega justo físicamente y será duda hasta última hora. En los dos últimos compromisos ligueros Pastore ha sido de la partida, pero no parece una opción para la visita al Camp Nou. Aun así, el ex del Palermo puede aportar aire a las posesiones del PSG saliendo desde el banquillo, pues al Barcelona siempre le han hecho particular daño esos jugadores capaces de retener el esférico ante la primera presión tras pérdida, esos jugadores que atraen a varios rivales para luego superarlos con un pase en el momento oportuno. Pastore responde a ese perfil -y ya lo ha demostrado alguna que otra vez ante el Barcelona-, del mismo modo que también Marco Verratti cumple con los atributos necesarios para minar la moral azulgrana en una noche de máxima exigencia. Si el italiano se junta con Rabiot y los futbolistas de banda, el PSG amasará el esférico en fases relativamente largas que enfriarán el encuentro y obligarán al Barça a replegarse.

Marco Verratti of Paris Saint-Germain during the UEFA Champions League match at Parc des Princes, Paris Picture by Paul Terry/Focus Images Ltd +44 7545 642257 17/02/2015
Marco Verratti es uno de los jugadores más dañinos para el Barcelona. Foto: Focus Images Ltd.

Toda la plantilla gala ha viajado a Barcelona, en una expedición que incluye a Guedes (no inscrito) y al lesionado Thiago Motta. Quien sí apunta al once titular es Marquinhos, que descansó en el último encuentro contra el Nancy. Con la pareja de centrales brasileña de vuelta, el PSG cuenta con todo su arsenal defensivo para contener el ataque del FC Barcelona en un nuevo choque de máxima exigencia para ponderar las virtudes de Adrien Rabiot como mediocentro. El canterano del PSG rindió a un gran nivel en el encuentro de ida y ha firmado notables actuaciones en varias de las grandes noches en las que ha participado. Así lo desea el conjunto parisino, que encadena 14 victorias y 2 empates en sus últimos 16 partidos y que tiene al alcance de la mano uno de los momentos más anhelados desde que Nasser Al-Khelaïfi atterizara en la capital gala.

Alineaciones probables: Barcelona-PSG, 20:45h en beIN SPORTS ESPAÑA

La victoria del Barcelona y que ambos marcan se paga a 2.40 en bwin

Barcelona vs Paris Saint-Germain - Football tactics and formations

Las cuotas mostradas en los enlaces a las apuestas pueden variar en las próximas horas. MarcadorInt recomienda siempre jugar con responsabilidad y advierte que los mensajes publicitarios sobre apuestas van dirigidos sólo a mayores de 18 años.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Yo no veo nada probable que haya remontada. Principalmente porque veo al PSG marcando gol. Sería bastante decepcionante para los parisinos que se les fuera la eliminatoria.

Respecto al nuevo esquema del Barça quiero verlo ante un rival de entidad, pues ante el Atlético de Madrid no funcionó tan bien como ante Sporting y Celta.

Deja un comentario

*