Basilea resiste ante la erosión

Liverpool Basilea Focus

El Porto llegó a Basilea sin complejos, con la intención de dominar el partido a través de la posesión de balón y encerrar al rival en su campo. Los diez primeros minutos fueron una clara declaración de los hombres de Lopetegui. Pese a que los helvéticos presionaban correctamente y no cedían más de lo necesario, la idea era progresar con la pelota hasta campo rival, que Óliver recibiera a partir de la línea del centro del campo, Brahimi inquietara por dentro y Tello desequilibrara por fuera para poner centros a Jackson. Sin embargo, los esquemas del técnico español se rompieron cuando el Basilea recuperó el esférico y Fabian Frei se inventó un magnífico pase hacia un desmarque tan bueno o incluso mejor de Derlis González. El atacante paraguayo bajó la pelota con clase y superó a Fabiano. Entonces, González se topó con el guardameta brasileño y el choque, duro, lo dejó aturdido y lo terminó apartando del encuentro. No obstante, el gol, en la primera aproximación local, determinó el rumbo del partido.

Fabian Frei Basilea - Focus

Fabian Frei asistió en el 1-0. Foto: Focus Images Ltd.

El tanto de Derlis González acentuó las tendencias que se intuyeron en los primeros compases, pero también reforzó la confianza de un Basilea errático con el balón en los pies en los primeros minutos, sobre todo en el caso del veterano Walter Samuel. El Porto dominaba la pelota, pero ya no mandaba con la misma autoridad. Cada vez le costaba más salir de su campo ante una presión ordenada, con Zuffi cerca de Casemiro, Fabian Frei pendiente de Héctor Herrera y El-Neny vigilando a Óliver Torres. Los centrocampistas del Porto se movían e intentaban agitar a los suizos, pero los marcajes eran pegajosos. Así pues, la alternativa era que Brahimi centrara su posición para generar superioridad en esa zona, pero ni eso sirvió para ganar la pugna por el carril central, pues Taulant Xhaka perseguía al internacional argelino para que no se girara y recibiera con comodidad mientras Derlis primero y Callà después realizaban la cobertura correspondiente en banda derecha. Así, Alex Sandro no les sorprendió a su espalda. Si era Jackson quien intentaba recibir entre líneas, saltaba detrás del delantero cafetero uno de los centrales helvéticos (notable Suchy).

Porto vs Basel - Football tactics and formations

Situación de ataque del Porto en la primera mitad.

Los problemas, no obstante, llegaron con el paso de los minutos. La primera mitad se le hizo muy larga al Basilea, pues le costó mantener la misma intensidad defensiva hasta el descanso. Fueron especialmente representativos los últimos 10 minutos del primer tiempo, cuando Fabian Frei perdió varios balones peligrosos en campo propio y el carril central se volvió permeable. El Porto insistía a través del balón y poco a poco empujaba a los locales, que apenas salían en largo buscando a Streller (bien controlado por Marcano y Maicon) o en acciones individuales de Xhaka, Callà o Gashi, menos frecuentes a medida que avanzaba el reloj. Se trataba de un partido de desgaste, de un trabajo paciente, de ir moviendo el balón y cansando el rival hasta que el Basilea cediera más metros de la cuenta, se abriese una grieta en su muro o alguien cometiera un error fatal.

Otra amenaza eran las acciones a balón parado. Si bien Vaclik se mostró muy seguro bajo palos, al Basilea le costó repeler varios córners visitantes ante el poderío aéreo de los dragones. El Porto avisó al inicio del segundo tiempo cuando el árbitro anuló -con retraso, pero bien- un tanto de Casemiro, que llegó justo a balón parado y habría inclinado el campo hacia la portería del guardameta checo. Pero, en cualquier caso, el rumbo del choque era claro: el Porto cada vez dominaba más, llegaba con mayor facilidad al campo rival ante el desgaste suizo y Vaclik empezó a emplearse a fondo para evitar el empate. Óliver recibía más cómodo y con más metros para pensar y filtrar un pase definitivo. Ante este panorama, Lopetegui optó por introducir a Quaresma por Brahimi y pegar al extremo portugués a la banda derecha mientras Tello, en la izquierda, buscaba superar a un pletórico Taulant Xhaka. De este modo, el Basilea debía defender más metros sobre el eje horizontal.

Quaresma - Oporto - Focus

Quaresma entró en la segunda mitad. Foto: Focus Images Ltd.

Ante la insistencia visitante, el Basilea no encontró ninguna réplica. Entró Embolo, pero el joven ariete pasó la última media hora demasiado aislado del juego de su equipo, sin posibilidad alguna de recibir el balón en ventaja o lanzar un contragolpe. El principal problema del conjunto de Paulo Sousa fue la nula capacidad para salir de su campo. No amenazaba. Simplemente, recuperaba el balón y era cuestión de tiempo que lo perdiera antes de superar la línea divisoria. El Porto apenas corría hacia atrás, por expuesto que pudiese llegar a estar, también por el trabajo de los centrales y Casemiro. Pero el extraordinario esfuerzo defensivo suizo capó su potencial ofensivo, pues los atacantes no estaban frescos cuando el Porto perdía la pelota y quedaban demasiados metros por recorrer hasta el área de Fabiano. Por eso, el Basilea sólo disparó una vez durante 90 minutos. El gol.

El empate, cómo no, terminó llegando. Danilo sorprendió por la banda derecha, centró y Samuel tocó el balón con la mano en una acción que recordó mucho a un penalty que cometió Piqué en su último partido contra el Real Madrid. Se tiró el central argentino para interceptar el envío y lo desvió con la mano. El propio Danilo transformó el lanzamiento desde los once metros y a falta de 10 minutos el encuentro se calmó. El Basilea, sin capacidad para amenazar, esperó que corriera el reloj y aguantó la pelota en posesiones más largas mientras el Porto dudó entre conformarse con el empate a uno fuera de casa y buscar el segundo tanto de la noche. Siguió acercándose, pero los de Lopetegui fueron prudentes. El Basilea sufrió, pero resistió. La eliminatoria llega muy viva a Do Dragao.

Foto: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*