Basilea saca pecho

Chelsea v FC BaselUEFA Champions League

El pecho es un recurso infravalorado. En el fútbol, claro. En los videojuegos, el control con el pecho no aparece entre las habilidades de los jugadores. Ahí debería estar, entre el control de balón y el remate de cabeza. Pero ni rastro. El pecho acompleja, e impone.

Si el control de pecho saliera en los juegos de fútbol, Breel Embolo tendría más de 90 puntosCon un simple movimiento del torso, el delantero camerunés se deshizo de Terziev, y marcó el primero gol de su equipo. Embolo (nacido en 1997, cuando Pirlo y Totti ya eran titulares en la Serie A) se aprovechó de un grandísimo pase de Fabian Frei. El suizo superó a todo el centro del campo rival con un balón aéreo a la espalda y dejó a su compañero solo con su pecho. Así se rompió la monotonía de un partido que había sido plano, y cuyo único momento destacable fue la lesión del mítico Cosmin Moți en el minuto 17.

Real Madrid v FC BaselUEFA Champions League

El Basel fue muy superior al Ludogorets. Foto: Focus Images, Ltd.

Frei dirige

El capitán del Basel ha sido el mejor jugador del partido. A su gran despliegue físico, ha sumado inteligencia para medir los tiempos del encuentro. Si su equipo necesitaba calma, ralentizaba el juego. Si pedía vértigo, lanzaba pases verticales a la espalda del rival. Así llegó el segundo de los suizos, con una gran asistencia desde el medio del campo que dejó a Derlis González solo ante el portero. Terziev, una vez más, falló al hacer la línea del fuera de juego, y el delantero paraguayo no se equivocó. 2-0 en el minuto 40.

El partido pudo cambiar justo antes del descanso, cuando Mihail Aleksandrov falló un mano a mano claro contra Vaclik. Donde Derlis había triunfado, los búlgaros chocaron, y allí, se esfumó su juego.

Paulo Sousa: “Hemos tenido velocidad en el juego, hemos encontrado espacio entre líneas y ejecutado bien las contras. Estoy muy contento con el rendimiento del equipo.”

En la segunda parte, salieron los suizos con la confianza por las nubes, y aumentaron poco a poco su dominio del balón y del espacio. Así llegó el tercer gol, en una gran combinación de pases de los azulgranas, que por un momento recordaron al Barcelona, o al Bayern, o incluso a la primera vuelta del Levante de Bernd Schuster. Embolo recibió el balón pegado a la derecha del área y con un centro raso asistió a Gashi. 3-0.

Pocos minutos después llegó el que último gol del partido. Fue Marek Suchý, en un córner, después de un control con el muslo (tampoco salen en los videojuegos) y dejó fulminados a los búlgaros.

Ahora toca pensar en el Real Madrid y el Liverpool. Volver a los octavos de Champions cada vez está más cerca.

Foto de Portada: Focus Images, Ltd.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*