Volvió a ser ahora

Antoine Griezmann of Atletico Madrid celebrates scoring their first goal during the UEFA Champions League match at Allianz Arena, Munich
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
03/05/2016
***UK & IRELAND ONLY***
EXPA-FEI-160503-5029.jpg

El Atlético de Madrid se marchó de Alemania con cuatro goles en el bolsillo, un resultado muy favorable y, lo que es casi tan importante, recuperando la sensación de que la Copa de Europa no le es nada intimidante ni majestuoso, sino un escenario donde se siguen moviendo como pez en el agua. En una extraña temporada en la que no se sabe bien qué esperar del conjunto del Cholo, el aficionado colchonero pudo sentarse delante de su televisor y rememorar impresiones añejas: ver a los suyos arrasar en los choques, dominar el juego aéreo o crear pavor saliendo al contraataque. El hincha rojiblanco reconoció a su equipo y el resto de aficiones lo volvió a temer. Su esqueleto táctico, su inmortal carácter y sus decisivas individualidades le sirvieron para vencer al Bayer Leverkusen con mucha contundencia y, por el camino, para recuperar una comodidad competitiva en los encuentros de más trascendencia que parecía extraviada.

Bayer Leverkusen 2 (Bellarabi 48′, Savic p.p. 67′)
Atlético de Madrid 4 (Saúl 17′, Griezmann 25′, Gameiro 59′, Torres 86)

Tottenham vs Leverkusen - Football tactics and formations

Pues el Cholo no precisó de grandes movimientos de pizarra para mostrarse muy superior al pobre conjunto local. Fue algo muy parecido al Atleti de siempre. Lo más reseñable fueron dos detalles: el primero, lo arriba que defendieron los dos laterales, tratando de anticipar e impedir que tanto Bellarabi como Brandt (que sorpresivamente jugaron al revés de como suelen jugar) puedan girarse. De esta forma, el Atlético de Madrid pudo forzar robos cuando el Leverkusen se encontraba desplegándose, castigando así una transición defensiva que ya de por sí está lejos de ser impecable. Por otro lado, sorprendió la distancia a la que jugaron Griezmann y Gameiro del resto del bloque atlético en fase defensiva. Así obligaban a la zaga teutona a estar pendientes de ellos y hacer más largo a su equipo, generando un terreno de espacios que cuando el Atleti recuperaba la pelota recorría gustosamente a velocidades extremas. El tándem francés hizo auténticos estragos corriendo juntos, mostrando una compenetración con un potencial para decidir cualquier tipo de encuentro. Ojito.

Roger Schmidt, por su parte, alineó a Kampl – Aranguiz de pareja de mediocentros, su centro del campo de menos contención. Los dos son más interiores de recorrido que pivotes posicionales y eso contribuyó a que el Bayer Leverkusen volviera a dar la impresión de estar lejos de ser un equipo fiable competitivamente. Si ya de por sí es un conjunto que de serie despliega a todas sus piezas muy arriba, el hecho de que no hubiera ningún ancla para tratar de frenar las acometidas atléticas acabó de romper definitivamente a su bloque. Antes de que Saúl marcara el gol que provocará que los aficionados alemanes que sólo ven la Champions piensen que en el Atleti juega una especie de Messi español, el Atlético de Madrid ya había dado varios avisos contundentes, aprovechando su velocidad en las bandas a la hora de contraatacar. Lo cierto es que el interior alicantino volvió a parecer uno de los mejores centrocampistas del mundo en la noche de ayer, versión que teníamos algo olvidada. Además de sus singulares conducciones hacia gol, Saúl fue un muro en el juego aéreo y fue una pieza clave para que el Atlético de Madrid pareciera tan sólido defensivamente.

Al descanso, el Bayer Leverkusen debió dar gracias de seguir vivo en una eliminatoria que pudo estar fácilmente liquidada en los primeros 45′ minutos. Su impetuosa y casi suicida reacción generó minutos de agobio al Atlético de Madrid, recordándole que en esta competición nadie está exento de sufrimiento, y la entrada de Thomas por Gameiro restó al conjunto colchonero capacidad de salida, por lo que el Leverkusen pudo acercarse en el marcador antes de que la puntualidad de Fernando Torres con las citas grandes volviera a marcar distancias.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Tan bien que si Filipe Luis no llega a salvar una bajo palos hubiesen ido 3-3 para el dominio de la 2 parte. Me sorprendio un monton la fragilidad defensiva del atletico de madrid, los goles que les marcaron y las ocasiones que tuvieron incluso ganado la mayoria de los duelos y siendo agresivos y duros como suelen ser. La idea de tener a los 2 delanteros arriba fue muy buena mientras el fisico aguantó, en la 2 parte los 2 delanteros presionaban pero una vez pasada esa linea de presión no continuaban y fue cuando el Bayer les empezo a comer la tostada. En ataque muy bien, buscaron espacios, abrían campo, rápidamente hacia porteria, laterales subían, el unico tal vez Carrasco. También cabe decir, que tuvieron suerte en el tema arbitral, siempre necesaria por otra parte.

Deja un comentario

*