Bayer Leverkusen: nacidos para correr

Lars bender

Está tercero en la liga alemana que todo el mundo coincide en elogiar, a un solo punto de los admirados Bayern y Borussia de Dortmund y acaba de firmar el mejor comienzo de toda su historia. Después de clasificarse con brillantez para Champions en el año pasado, y en el segundo año con Sami Hyppia al mando, el Bayer Leverkusen busca ser el tercer equipo alemán que se asiente entre la élite europea. Para ello, y tras haber perdido el teórico partido más difícil del grupo en Old Trafford, tiene que ganar hoy a la Real en el BayArena.

Lars bender
Foto: Tankonggg9

Contexto

De aquel equipo que llegó a la final de Glasgow en 2002 no queda prácticamente nada. Ballack y Zé Roberto, como tantos otros que triunfan en equipos de segundo nivel en Alemania, se fueron al Bayern y el club reinvirtió ese dinero en jugadores extranjeros muy caros que acabaron fracasando. Acabó saliendo Rainer Calmund, el director deportivo de aquella época y entró Wolfgang Holzhäuser, que hasta hace pocos días seguía el mando. El club pasó unos años a la deriva, tratando de encontrarse a sí mismo, y finalmente decidió apostar por el modelo que actualmente impera y que tuvo en 2009 con Heynckes al mando su primer punto álgido (¡qué año hizo Toni Kroos!), con un cuarto puesto que en ese entonces no significaba clasificación directa para Champions y 24 partidos seguidos imbatido en Bundesliga. La política del club que entonces se consolidó fue la de fichar jugadores jóvenes, preferiblemente alemanes o con experiencia en Bundesliga, que hubieran destacado en categorías inferiores. A saber: Toni Kroos, Andre Schürrle, Patrick Helmes, Augusto, Sidney Sam, Bernd Leno, Bellarabi, Toprak, Lars Bender, Emre Can, Carvajal, Öztunali, Donati, Son o Robbie Kruse son solo algunos ejemplos. Tras la marcha de Heynckes al Bayern, toma el poder Robin Dutt, que fracasa y queda retratado con una definitoria derrota en el último partido que ha disputado el Bayer Leverkusen en Champions hasta esta temporada: el 1-7 del Barça de Messi, que supone la mayor goleada en Europa de toda su historia.  Dutt no acaba la temporada y Hyppiä, un todavía jugador del club, considerado por todo la gente de fútbol un deportista ejemplar y alguien que vive por y para el fútbol, se hace cargo del equipo (en tándem con Lewandowski, al no tener licencia) en la jornada 28 y mantiene al equipo invicto durante esa temporada. En la temporada siguiente, lo clasifica brillantemente para la Champions.

¿Cómo puede un equipo de una ciudad como Leverkusen, de tan solo 160.000 habitantes y con equipos importantes colindantes como el Colonia, el Gladbach o el Fortuna Düsseldorf,  ser una potencia en Alemania?  La respuesta, aparte de una buena gestión, es el apoyo económico que le da la empresa propietaria del club, la farmacéutica Bayer. Es, junto al Wolfsburgo, la excepción de la regla 50+1, que obliga a los clubes a que sus socios tengan al menos el 51% de las accioness para evitar dueños que utilicen el fútbol con fines bastardos. La Bundesliga considera que tanto Bayer como Volkswagen son empresas que han probado, durante dos décadas, su apoyo al club de una forma seria y comprometida, por esa razón les permite poseer el 100% de sus acciones.

Posible 11 del Bayer Leverkusen

Un equipo diseñado para poder correr, con la defensa como su principal punto débil

Entrando en el terreno futbolístico, el Bayer Leverkusen de Sami Hyppiä juega con un innegociable 4-3-3. Su escenario ideal es ante un equipo que se exponga y les conceda espacios tras robar el balón, donde puedan aprovechar la velocidad de sus puntas, generalmente Sam por la derecha y Son por la izquierda, dos auténticas balas que son prácticamente infalibles al contraataque y que tienen  una grandísima capacidad goleadora. Ambos juegan a banda cambiada y se compenetran muy bien con Kiessling, un delantero de apariencia pesada y lenta, pero que se mueve de fábula y combina muy bien con los extremos. El Bayer es, como decimos, un club que basa mucho su juego en sus dos extremos y en el aprovechamiento que hacen tanto los laterales como los interiores (generalmente Castro y Bender, hoy seguramente Rolfes y Bender) de los espacios que estos dejan. Es un equipo que no se expone demasiado, no deja a sus centrales demasiado solos en prácticamente ningún momento del partido (Tanto Reinartz, mediocentro, como Rolfes, interior, son jugadores muy posicionales) pero al que si se le puede achacar algo es su falta de creatividad en el centro del campo cuando tiene que llevar la manija. Tanto Castro como Bender son interiores muy dinámicos, de mucho vuelo, pero que sin espacios quizá no se encuentran demasiado cómodos. Ambos serán duda hasta el final y sus sustitutos naturales serían el veterano Rolfes y Emre Can, el fichaje estrella de este verano que no se está imponiendo en el equipo, aunque la tendencia natural es que acabe siendo el interior izquierdo titular. Si el ataque de los de Hyppiä tiene jugadores que están, por qué no decirlo, entre la élite europea, lo cierto es que es en la defensa donde se encuentra su principal hándicap. Tanto Spahic como Toprak, este último algo menos, son lentos y poco ágiles, algo que su entrenador sabe y compensa exponiéndoles muy poco a lo largo del partido. Sus laterales, Boenisch y Hilbert (Donati), son ambos centrales reconvertidos,  un hecho que se nota a lo largo del partido. Bernd Leno, este sí, es un portero de absolutas garantías, internacional sub21 con Alemania y de unos reflejos notables.

Cuatro nombres destacan sobre el resto

Una vez expuesta de forma general la idiosincrasia del equipo alemán, hay que detenerse en los nombres propios, todos ellos en las posiciones de ataque. Estos son los nombres en los que hay que fijarse.

Sidney Sam: Es un extremo zurdo que juega por la derecha y que ya se ha colado en alguna lista de Joachim Löw. Lleva prometiendo mucho varios años, pero esta parece ser la temporada de su consagración: lleva 5 goles y 4 asistencias. Es, literalmente una bala, tiene muchísima potencia y con espacios es prácticamente imparable.

Heung Min Son: Llegado este verano procedente del Hamburgo, es el fichaje más caro de la historia del club. Al contrario que en el club hanseático, juega en banda izquierda y es un jugador superresolutivo: tiene buen regate en corto, va bien al espacio y sobre todo le pega de fábula con las dos piernas.

Lars Bender: En mi opinión, es el bueno de los Bender y sin lugar a dudas uno de los mejores centrocampistas de Alemania. Quizá algo infravalorado por la opinión pública, es un interior diestro completísimo, un box tu box de muchísimo recorrido que es notable en ambas áreas. El Bayern lo quiso antes de fichar a Javi Martínez.

Steffan Kiessling: Lleva 116 goles en Bundesliga y la temporada pasada marcó la friolera de 27. Löw lo ningunea, ni una sola llamada en 3 años al frente de la selección alemana, pero en Alemania pocos dudan de que es uno de los mejores delanteros del país. Un rematador completísimo e infalible, pero que además sabe moverse, tirar desmarques, apoyos…

CONSULTA EL RESTO DE TEXTOS SOBRE LA JORNADA DE CHAMPIONS LEAGUE.

Related posts

3 comments

Buen artículo, aunque con algunos pequeños errores:

1) Roberto Hilbert no es un central reconvertido, sino un volante derecho reconvertido.

2) Jogi Löw no es el entrenador de la selección alemana desde hace solo tres años, sino desde 2006. De hecho, convocó a Kießling para el Mundial 2010 (y algunos amistosos antes en los cuales el de Leverkusen no acabó de convencer) pero no ha contado con el desde entonces.

3) Decir que Lars Bender es el bueno de los bBnders suena un poco comi si Sven de Dortmund estuviera mucho peor. Lars tiene más llegada, mientras que Sven tiende a centrarse en sus tareas defensivas, eso sí, pero ambos tienen un nivel muy alto.

Buenas Helge,
1) Es cierto que Hilbert también ha sido volante, pero ha jugado muchos partidos como central.

2) No es mi intención decir que Löw lleva 3 años siendo seleccionador, aunque ahora que lo releo sí es cierto que queda un poco confuso. Gracias por el apunte.

3) Yo simplemente estoy dando mi opinión y a mí Lars me parece bastante mejor que Sven. Que a ti no te parezca así me parece perfecto.

Hola Guillermo,

2) Tienes razón. Releyéndolo, tengo que conceder que no se tiene que entender el párrafo como lo entendí yo.

3) A cada uno su opinión, claro! 🙂

Creo que también aquí en Alemnia el "standing" de Lars es más alto

del de su gemelo.

…pero

1) No, Hilbert nunco en toda su carrera jugó como central, por lo menos no en Alemania. Le sigo desde sus comienzos en Fürth (soy alemán) y siempre jugó como volante tanto en Fürth como en Stuttgart y solo retrasó su posición en el Besiktas de Estambul donde se convirtió en lateral derecho.

Pero que no tomes mis apuntes como crítica. Soy un gran hincha de este blog, uno de los mejores blogs futbolísticos en toda la red. Enhorabuena por tanta colección de autores fantásticos!

Deja un comentario

*