Una goleada con matices

Thomas Mueller of Bayern Munich celebrates scoring during the UEFA Champions League match at Allianz Arena, Munich
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
19/10/2016
*** UK & IRELAND ONLY ***
EXPA-EIB-161019-0139.jpg

El Bayern fue una apisonadora en el tercer partido de la fase de grupos de la Champions, pero su mejor fase de fútbol no sirvió para rematar a un PSV Eindhoven que no compareció en la media hora inicial del encuentro. El combinado bávaro aplastó a los neerlandeses con un torrente de juego y ritmo como reacción a las críticas recibidas por las últimas malas actuaciones, con un Alaba estelar en el lateral izquierdo aprovechándose de los despistes de Gastón Pereiro, que casi nunca siguió la marca del austríaco. La manifiesta superioridad local se trasladó en el marcador con el 2-0 antes de la media hora, pero el resultado se seguía quedando corto para el campeón teutón. De haberse mostrado más contundente de cara a portería, la goleada al descanso podría haber sido escandalosa. También ayudó a evitarlo Jeroen Zoet, que firmó nueve paradas, la mayoría de ellas de mucho mérito.

Bayern Múnich 4 (Müller 13′, Kimmich 21′, Lewandowski 59′, Robben 84′)

PSV Eindhoven 1 (Narsingh 41′)

PSV vs Bayern - Football tactics and formations

La exhibición de su guardameta permitió sobrevivir a un PSV desorientado, con una defensa desastrosa a nivel colectivo que cumplió con todos los tópicos atribuidos al país oranje. El mejor ejemplo es el 1-0, un córner que el Bayern sirvió a toda prisa y enganchó a la zaga visitante durmiendo. Sin embargo, el PSV poco a poco empezó a creer en sus opciones de desplegarse. Al fin y al cabo Cocu apostó por un esquema más ofensivo que en las dos jornadas europeas anteriores, sacrificando a un central para introducir a Siem de Jong entre líneas. En la mitad de campo rival, el nombre propio fue Gastón Pereiro. Lo que el uruguayo le quitó al PSV con su pasividad defensiva lo compensó con su aportación cada vez que recibía el balón. Le anularon un gol por un fuera de juego más que dudoso y regaló una asistencia preciosa a Narsingh, que resolvió un contragolpe vertiginoso con un misil a la escuadra. Al descanso, el 2-1 permitía soñar al PSV.

El encuentro se rompió en la reanudación, con una sucesión de ocasiones clamorosas para ambas escuadras. Lewandowski perdonó un mano a mano clarísimo, Luuk de Jong cabeceó alto libre de marca y Gastón Pereiro obligó a Neuer a lucirse para evitar el empate. El Bayern perdió el control, algo impensable en su fase de mayor dominio, y empezó a dudar como en los choques recientes frente a Colonia y Eintracht de Frankfurt. Sin embargo, un envío largo de Neuer encontró a Robben en una buena situación y Lewandowski cazó el rechazo para poner un 3-1 que ya dejó demasiado tocado al PSV.

Thomas Müller no falló a su cita con el gol. Foto: Focus Images Ltd.
Thomas Müller no falló a su cita con el gol. Foto: Focus Images Ltd.

La tercera diana del Bayern enfrió el empuje visitante, pues los neerlandeses se quedaron sin réplica, a merced de un Bayern que poco a poco fue recuperando sensaciones. Kimmich se volvió a desplegar para aparecer en zonas de remate, Alaba volvió a crear problemas a Brenet por el perfil izquierdo y Thiago se sintió cómodo para filtrar una asistencia fantástica a Robben, que cerró la goleada con un cabezazo frente a su exequipo. El resultado final refleja la superioridad del Bayern a nivel de plantilla y de juego, pero el transcurso del encuentro permite cuestionar la frialdad del amplio marcador. El Bayern llegó a jugar con fuego, pero no se quemó.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*