Thiago lidera al Bayern ante un Arsenal abatido sin Koscielny

Thiago Alcántara es el líder espiritual de este Bayern. Foto: Focus Images Ltd

El Bayern metió anoche pie y medio en los Cuartos de Final de la UEFA Champions League al golear por 5-1 al Arsenal en el Allianz Arena. El conjunto bávaro, liderado por Xabi Alonso y, sobre todo, por el Thiago Alcântara más mediapunta, sometió a los gunners ante su afición. Lo hizo especialmente en los primeros veinte minutos de la segunda parte, cuando el Arsenal perdió a uno de los dos jugadores que lo definen esta temporada: Laurent Koscielny. El central francés, colaborador necesario en el gol del Arsenal anoche, caía lesionado nada más comenzar el segundo acto. Su salida del partido redujo a sus compañeros a la mínima expresión. El Arsenal fue endeble y el Bayern, desde fuera hacia dentro pero también desde dentro hacia fuera, generó ocasiones y goles hasta el punto de que el 5-1 parecía un resultado corto. Pese a la competitividad en las áreas del Arsenal en el primer tiempo, la imagen de la segunda mitad preocupa a la afición rojiblanca del norte de Londres, que se ve prácticamente eliminada de Octavos por séptima temporada consecutiva.

FC Bayern München 5 (Robben 11′, Lewandowski 53′, Thiago 56′, 63′, Müller 88′)
Arsenal FC 1 (Alexis 30′)

Planteamientos iniciales del FC Bayern München-Arsenal FC. Infografía: Share My Tactics.

Thiago, mediapunta

El Bayern comenzó el partido asumiendo la posesión y autoproclamándose protagonista. Al Arsenal no le molestó esta actitud, pues Wenger lleva desarrollando varias temporadas una versión pragmática de su equipo para las grandes noches europeas. El conjunto londinense, sabedor de qué ha implicado el cambio de Guardiola por Ancelotti en Baviera, empezó apretando donde tenía que apretar: Alex Oxlade-Chamberlain, devuelto a la banda derecha, presionaba a David Alaba en la salida de balón local, mientras que Alex Iwobi encimaba a Philipp Lahm por el otro costado. Los laterales del Bayern son ahora los responsables de la salida de balón en un equipo que, con Ancelotti, prioriza el juego exterior a cualquier elaboración por dentro. No obstante, como Alaba y Lahm estaban tapados, el Bayern tuvo que buscar alternativas en el pasillo central. Xabi Alonso resultaba fácil de encontrar para Lahm gracias a la permisividad de dos futbolistas visitantes: Mesut Özil y Granit Xhaka. La nula intensidad defensiva del mediapunta y del mediocentro del Arsenal, así como su mala ocupación de los espacios cuando defendía su equipo, iban a permitirle al Bayern lucirse ante los suyos en la mejor noche de la era Ancelotti.

Habitualmente, con el italiano en la panchina, los jugadores del pasillo central (Xabi Alonso, Arturo Vidal y Thiago) son meros apoyos de los laterales y de los extremos, que son quienes llevan el balón cuando ataca el Bayern. Ayer no fue así porque el Arsenal no lo dificultó en ningún momento. Alonso recibía de Lahm (quinta cadena de pase más repetida del partido, 19 pases) y el exmadridista distribuía a placer y sin oposición desde dentro. No siempre se encargaba él, pues podía compartir la responsabilidad creativa con Thiago, el mediapunta. El hispanobrasileño, colocado de ’10’, aprovechó la fragilidad de Xhaka y de Francis Coquelin para operar con la pelota y gestionarla a buena altura. Thiago desde arriba y Xabi Alonso desde abajo: los dos hacían fluido al Bayern cediendo el esférico a los volantes y a los laterales (liberados ya de presión gunner al avanzar sin balón hacia campo rival). Los dos centrocampistas españoles probaban con los moradores de un flanco y si estos rechazaban la oferta, probaban con los homólogos del otro flanco. Así Alonso le dio el balón a Lahm en el minuto 10 y comenzó la jugada del 1-0. El gol llegó con la clásica jugada de Arjen Robben, un fuera-dentro en el que el neerlandés conduce hasta que vislumbra el arco y dispara hacia la escuadra rival. Pero que esa jugada atemporal triunfara anoche otra vez más se debió a un despiste defensivo del Arsenal. Oxlade y el sorprententemente titular Kieran Gibbs estaban en inferioridad numérica ante Lahm, el propio Robben y un Douglas Costa que se cruzó el campo con permiso de Xhaka para provocar la superioridad en la derecha. Tres contra dos. Coquelin llegó tarde a la ayuda y la misma jugada de siempre le permitió a Robben volver a marcar en Champions League.

Arjen Robben Thiago Alcântara Javi Martínez Bayern Munich Focus
Robben celebra su segundo gol en esta Champions League. Foto: Focus Images Ltd.

El Arsenal no peleó el centro del campo. Pero sí peleó en las áreas; aun con el temprano gol de Robben. El Arsenal tuvo en la primera mitad a una defensa adelantada que protegía a David Ospina desde fuera del área. Se asumían riesgos para dejar en fuera de juego a Robert Lewandowski, a Douglas Costa y a Robben. El liderazgo de Koscielny en la zaga hizo desaparecer al delantero polaco, al que el ‘6’ gunner le robó un balón en un uno contra uno épico a los 14 minutos. El Bayern no generó muchas ocasiones en la primera parte pese a alcanzar un volumen de posesión cercano al 75%. Y, en cambio, sí sufrió llegadas del Arsenal. Fueron pocas y tardaron veinticinco minutos en llegar, pero fueron peligrosas y le dieron un gol de visitante a los de Wenger.

La primera surgió de un balón largo de Shkodran Mustafi a Alexis Sánchez. Mats Hummels cometió una falta sobre el falso ‘9’ chileno que derivó en un disparo de Mesut Özil al arco; la única aportación en ataque del mediapunta de Gelsenkirchen en el partido. Un minuto después, en otra transición, Alexis provocó un córner del que surgió un penalti a favor del Arsenal. El colegiado apreció que Lewandowski le daba una patada a Koscielny cuando se podía interpretar juego peligroso previo del francés. Pero, oficialmente, Kos le ganó otra vez al ariete rival y volvió a sumar en ataque para el Arsenal. Alexis disparó y Neuer paró el lanzamiento desde los once metros, aunque concediendo rechazo. Alexis lo cazó, pero Alonso reaccionó rápido para estorbar al chileno y que golpease mal a la pelota. El esférico quedó muerto y Alexis, a la tercera, introdujo el balón en la portería bávara, pues Alaba no estuvo tan rápido de reflejos como el mediocentro tolosarra. Así es como el Bayern, superior en el partido, llegó con 1-1 al descanso.

Un Arsenal abatido sin Koscielny

El Arsenal cayó en picado en el encuentro en el minuto 47. Javi Martínez buscó el juego directo a Lewandowski y, por enésima vez en el choque, Koscielny salió a por el polaco. Evitó el peligro para su equipo, pero lo pagó con una lesión muscular que le hizo ser sustituido por Gabriel Paulista. Esta temporada, Koscielny está resultando igual de trascendente para el Arsenal que su estrella más rutilante: Alexis Sánchez. El liderazgo y la contundencia del ayer capitán gunner en la parcela defensiva mejora a Mustafi y sostiene al Arsenal sin balón. Su marcha anticipada del Allianz Arena hizo que el Arsenal se cayese cual torre del jenga.

“Estaba siendo un partido bastante equilibrado, creo que tuvimos buenas ocasiones antes del descanso, pero en la segunda mitad perdimos a Koscielny. (…) Nos hizo mucho daño, [desde entonces] fuimos un equipo un poco a la deriva. El tercer gol nos mató. Después, pienso que nos rompimos moralmente. (…) Pienso también que hemos jugado contra un buen equipo, pero creo que había posibilidades de salir con un buen resultado esta noche. Gestionamos mal los momentos claves del partido y, después… pienso que en los últimos veinte minutos bajamos los brazos

Arsène Wenger en la flash interview de beIN France

El primer compañero abatido sin Koscielny fue Iwobi, quien dejó de presionar a Lahm de forma muy visible. Incluso centró su posición. Que el nigeriano liberase al lateral alemán iba a ser el principio del fin del Arsenal anoche. El Bayern empezó a encontrar vía libre por la derecha para practicar su juego exterior habitual. Lahm y Robben empezaron a asociarse y a superar a Gibbs, segundo capitán anoche en Baviera. Los dos contra uno fueron constantes y, en uno de ellos, Lahm sirvió una asistencia de gol a Lewandowski para celebrar que empataba con Oliver Kahn como jugador del Bayern con más apariciones en Champions (103).

Philipp Lahm Mesut Özil Bayern Munich Arsenal Focus
Lahm dio el pase del 2-1 pero vio una amarilla que le impedirá jugar en Londres. Foto: Focus Images Ltd.

El cabezazo de Lewandowski fue contundente tras saltar ante Mustafi, quien perdió con claridad el duelo individual que tanto pugnaba Koscielny. Con 2-1, el Arsenal reculó, perdió metros y desató al fluido y cómodo Bayern. El 2-1 fue el comienzo de un cuarto de hora de fútbol alocado y acertado en el que los bávaros encarrilaron la eliminatoria. Lewandowski, no contento con haberle ganado por alto a Mustafi, salió del área 3 minutos después de su gol para dar un taconazo ante Gabriel que le valiera de asistencia a Thiago para su primer tanto de la noche, el del 3-1. Esa jugada la inició una vez más Xabi Alonso, legitimado por Xhaka. El internacional suizo, que habitualmente cambia la pasividad defensiva por la agresividad, estuvo a punto de dejar a su equipo con diez a la hora de juego, cuando arrolló al mediocentro español. Solo se cargó con una tarjeta amarilla que lo desdibujó aún más en el encuentro.

Tres minutos después de esa amonestación llegó el 4-1, generado en un córner del Bayern. El Arsenal rechazó la pelota pero Thiago la recogió en el balcón del área y la mandó con intención al arco de Ospina; por debajo de las piernas de Xhaka. El internacional suizo cambió la trayectoria de un balón que Ospina se esperaba en el perfil contrario. Con el tanteador de 4-1, al Bayern le salió de forma natural el no hacer más leña del árbol caído. Tras el segundo gol de Thiago, la estadística de posesión del Arsenal creció, pues el Bayern probó a darle el balón a los de Wenger para darse un respiro en campo propio. Pero el Arsenal no lo aprovechó. Ni Coquelin ni Xhaka interactuaron con el esférico: juntos sumaron 33 pases acertados en todo el partido, incluidos los que se dieron entre sí; 67 menos de los que dio con éxito Xabi Alonso él solo. El Arsenal solo hizo ademán de dañar al Bayern con un par de acercamientos por la derecha, con la conexión gunner más repetida en el encuentro: Bellerín para Oxlade, solo 8 pases.

Ante esa “bajada de brazos”, en palabras de Wenger, el Bayern gastó sus cambios y aprovechó para engordar más la cuenta con el 5-1 final. Oxlade-Chamberlain, uno de los futbolistas más comprometidos con el Arsenal en el mal segundo tiempo, se ofreció para sacar el balón ante la pasividad de Xhaka y de Özil. Pero, pese a sus buenas intenciones, la perdió ante los recién ingresados Joshua Kimmich y Thomas Müller. La pelota le cayó a Thiago y este asistió con un pase horizontal a Müller, quien dejó en evidencia a Oxlade con un regate poco condescendiente.

Arsène Wenger Arsenal Focus
Arsène Wenger no lleva al Arsenal a Cuartos de la Champions desde 2010. Foto: Focus Images Ltd.

Con el 5-1 acabó un partido que hace que hoy en Europa se pregunten lo que ya muchas voces cuestionaban en Islington: si estas últimas campañas de Wenger en el Arsenal no son como esas temporadas finales de las series de éxito, que solo sirven para estirar el chicle con el pretexto de la fidelidad de la audiencia. Esta serie ha perdido la frescura de la pasada década y su final parece estar cerca desde hace años. El capítulo de ayer era repetido o, cuanto menos, inspirado en otros (pobres) de otras temporadas. Martin Keown, protagonista de algunos de los mejores episodios, despedía anoche a la audiencia de BT Sport alertando de que este es el momento más bajo de Wenger desde que llegó a Londres. Sea o no así, lo que está claro es que eso no le importa mucho a Thiago, artista invitado de ayer en la serie gunner. Brilló con un cameo basado en un doblete y una asistencia. Pero Thiago y Ancelotti protagonizan este año una serie nueva y distinta, producida por otra casa: la prestigiosa factoría Bayern. Los alemanes sí que parecen nominados una vez más para otra Champions League.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

11 comments

Me gustó mucho el Bayern ayer. Yo me esperaba una eliminatoria igualada en la que los bávaros fueran favoritos pero ni por asomo me imaginaba que podía quedar todo resuelto en Alemania.

Muy decepcionante el Arsenal. Solo Koscielny y Alexis dieron la talla. El resto muy muy flojitos. Mención especial para los tres centrocampistas centrales, y en Champions como no domines el centro del campo, te quedas fuera, si no que se lo pregunten al Barça.

Me sorprende lo de Granit Xhaka. Me parece un mediocentro con unas condiciones enormes, pero entre su falta de inteligencia y que el jugar acompañado por otro pivote no le ayuda, no está dando el rendimiento que esperaba. Tenía muchas esperanzas en el suizo…

Ayer sí jugó muy bien el Batern, Thiago está que se salé, y Lahm, por favor que no se retire. El único punto flojo, Douglas Costa, que lleva un año malisimo, Muller (a pesar de su mal año), Ribery y Coman son mejores opciones.

Respecto al Arsenal, muy blandos, y como mla mayoria de equipos ingleses, sus expectativas son mucho mayores a su nivel, veremos si en cuartos hay algún equipo inglés…

Es que la relación entre dinero invertido con juego desplegado y con resultados resulta insultante para el fútbol sinceramente. Que manera de dilapidar el talento y los recursos a su disposición, de verdad, indigno lo de esa liga.

Tosa la razón, parece que lo úncio importante es gastar por gastar, pero el nível de fútbol bajo mínimos para tanto dinero que tienen

Buen día! Wenger se volvió a equivocar con el 11 titular. Confió en jugadores como Iwobi y, sobretodo, Ozil y Coquelin, y volvieron a fallar, y fallar ante el Bayern implica esto: una goleada escandalosa. Coquelin completó sólo 7, SIETE, pases en 77 minutos; y además de esto, por si fuera poco, perdió por completo la que era su mayor cualidad: el buen posicionamento defensivo y su calidad para recuperar el balón. Aunque igual hubiéramos perdido, estoy completamente seguro que Elneny, al menos, hubiera dado más de 7 pases exitosos en el partido. Wenger sigue sin colocar la que, en mi opinión es la mejor dupla en ausencia de Cazorla: Xhaka-Elneny.

El partido se comió a Iwobi. Wenger debió haber jugado con un 4-3-3: con un trivote Xhaka-Elneny-Ox y adelante Ozil-Alexis-Welbeck. Welbeck tiene mayor experiencia, mayor carácter ante partidos como éstos. Iwobi es un muy buen jugador, una perla, pero se quedó corto en un partido de este calibre, además de que defender nunca ha sido una de sus virtudes, cosa que sí hace mucho mejor Welbeck.

Y luego viene, Ozil. Durante los últimos 2 años hemos estado limitados en cuanto a estructura táctica para que él juegue donde más le gusta. Wenger ha construído la plantilla alrededor de él, y ha evitado en lo posible colocarlo en la banda, donde no se siente cómodo. Pero para actuaciones como la de ayer, mejor quedarnos con el 4-3-3, y que él se quede en la banda. Cierto que él, más que nadie, extraña mucho a Cazorla. Pero su calidad debe notarse en juegos así, como la del resto de jugadores. Ayer se demostró que, sin Koscielny y sin Alexis, somos un equipo cualquiera de media tabla.

Por último Wenger. Él es el mayor responsable de esta debacle. El equipo ha involucionado. Habíamos aprendido a sufrir pero a sacar algo de partidos complicados, a evitar goleadas, a defender mejor en las contras. Pero este año, con una plantilla teóricamente superior a la del año pasado, el juego ha sido mucho peor. Un equipo se sostiene por 2 cosas, en mi opinión: el trabajo colectivo y la calidad individual. Cuando uno falla, lo otro debe resaltar. Y este equipo, cuando ha ganado o cuando ha tenido resultados aceptables, ha sido por la calidad individual (Alexis y Koscielny principalmente). Sin ellos, es cuando se evidencia el trabajo colectivo y eso depende mucho del trabajo de Wenger, del día a día en los entrenamientos, de las herramientas que él le da a los jugadores para que las apliquen en los partidos. Si una lesión te derrumba tanto en lo deportivo y psicológico, si un equipo no sabe que Robben va a hacer siempre la misma jugada, si el equipo está tan mal posicionado, es que el DT no está haciendo su trabajo. Wenger tiene que irse, por el bien de su legado. Si él se queda, ¿de verdad, con la mano en el corazón, pensamos que los próximos 2 años van a ser diferentes? Desde 2006 hasta 2013 es admirable lo que hizo Wenger con lo poco que tenía, tuvo que vender a sus mejores jugadores, pagar un estadio sin ayuda de jeques petroleros o rusos y aún así siempre quedó en el TOP 4. Pero desde 2013, no hay excusas. Desde 2013 se nos dijo que lo del estadio, valdría la pena, que el Arsenal competiría con los grandes. Pero, hoy podemos decir sin dudas que el Arsenal no ha podido competir con los grandes ni está a su mismo nivel

Hola Gerson!

¿No te parece que un equipo con Gibbs, Oxlade, Coquelin e Iwobi tiene poco gen competitivo para partidos de este nivel? En esa lista hasta se podría incluir a Ozil por que cuando el equipo rival quiere desconectarlo, el alemán no hace nada por revertir esa situación.

Respecto a lo que comentas de Wenger, estoy de acuerdo. Me da pena decirlo porque es leyenda gunner, pero su ciclo está acabado. Otro año más fuera de Champions a las primeras de cambio. Este año al igual que el pasado el emparejamiento ha sido duro, pero es que ni han estado cerca de tener opciones de clasificación. Y hace dos cayeron si no recuerdo mal frente a un rival ganable como el Monaco…

Muy de acuerdo con el comentario. Para agregar nada mas que la política de fichajes de Wegner confunde la sensatez con la terquedad. ¿Acaso el Dortmund no ficha estupendo sin dilapidar una fortuna?

Yo espero que suponga el fin de la etapa Wenger.

El Arsenal es un equipo con afición, dinero e historia y creo que apostar siempre por formar jugadores es un error. Habían reconducido la situación con Özil, Alexis, Giroud o Mustafi, pero necesitan de un entrenador que este con la idea de encajar piezas. Con iwobis, oxlades, gibbs o coquelins no se ganan títulos.

Ozil no merece la renovación. Luego le marcará un golazo al Ludogorets y pedirá un sueldazo. Está bajando su rendimiento de manera alarmante, no se parece nada al que deslumbro en el Madrid. Además tener a Alexis al lado le deja en evidencia con la actitud de uno y otro.

Exacto, vez a un Alexis que podra no tener un buen partido pero vez su intensidad, la forma en que presiona, que nunca da un balon por perdido, su entrega total y vez a un Ozil que le da flojera hasta trotar, sin sacrificio defensivo, sin presion a los rivales, su pasividad en el campo, y es que Ozil tiene un talento como pocos o como ninguno al momento de ver espacios y poner joyas de pases de gol pero fuera de eso deja mucho que desear(no corre, sin juego defensivo, no preciona, le quitan la pelota con una facilidad terrible, en duelos por fisico siempre sale perdiendo), demasiados defectos para solo una virtud, decepcionante este Ozil, lo mejor para el equipo es que se valla

Deja un comentario

*