Bayern y Atlético compiten por recuperar la autoestima

Ancelotti Madrid Focus

La última vez que el Atlético jugó en Múnich ante el Bayern, el equipo de Simeone consiguió clasificarse para su segunda final de la Champions League en tres años. Fue un episodio más de la colección de noches épicas que ha firmado el conjunto madrileño desde que el técnico argentino se sienta en su banquillo y consagró al guardameta esloveno Jan Oblak como uno de los mejores porteros de Europa. Ahora, y pese a que los colchoneros en caso de ganar ingresarían en un club muy exclusivo de participantes que lograron el pleno en la fase de grupos (sólo seis lo hicieron antes en la historia de la competición con este formato), el aire que desprende el partido es muy diferente. Ya no por su indiscutible intrascendencia clasificatoria. Sino sobre todo porque ambos contendientes se enfrentan a la amenaza de la decadencia y a las críticas exteriores que auguran que los éxitos más recientes no se van a poder reproducir. Para el Bayern y para el Atlético, el choque de hoy es una oportunidad para reivindicar su proyecto actual ante un gigante europeo, aunque probablemente se le restará valor a la hazaña -sea cual sea- argumentando que, al fin y al cabo, nadie se jugaba nada tangible ni inmediato -dinero a un lado-.

El Atlético eliminó al Bayern en la pasada edición de la Champions. Foto: Focus Images Ltd.
El Atlético eliminó al Bayern en la pasada edición de la Champions. Foto: Focus Images Ltd.

Pero cuando no tienes mucho que ganar, lo más razonable es intentar evitar los efectos que tendría un resultado negativo. Tampoco una derrota sería trascendente para nadie, es cierto, pero a las pequeñas crisis se las alimenta fácilmente. Si el Atlético llega al Allianz decepcionado porque no consiguió recortar la diferencia de nueve puntos con el Real Madrid en La Liga ni acercarse a un Barcelona que cuenta con tres unidades más pese a que ambos se neutralizaron en el Camp Nou, el Bayern al menos no tiene que lamentar otro resultado negativo en la Bundesliga. Su victoria en Mainz del viernes (1-3) no vino acompañada de una mejoría en el juego que se le reclama a Ancelotti. El italiano probó un sistema nuevo (4-2-3-1) y por primera vez situó a Philip Lahm en el doble pivote y a Joshua Kimmich en el lateral derecho en una maniobra que recordó a las de Pep Guardiola. El juego fue más bien plano, pero la calidad de Robben y Lewandowski se encargó de voltear un marcador que en los primeros minutos reflejaba un peligroso 1-0. Entre los nueve puntos que se ha dejado en el torneo doméstico (una derrota en Dortmund y tres empates, dos de ellos en casa frente al Colonia y al Hoffenheim y uno en Frankfurt) y los dos reveses sufridos en la Champions (1-0 en el Calderón y 3-2 en Rostov), los primeros meses del ex preparador del Real Madrid en Alemania no están siendo nada plácidos. Por mucho que tenga la segunda plaza del grupo garantizada, pasar ronda sólo con nueve puntos plantearía más dudas aún en el siempre caliente entorno de la potencia bávara.

El planteamiento de Tuchel sorprendió a Ancelotti. Foto: Focus Images Ltd.
Los primeros meses de Ancelotti en Alemania no han sido nada plácidos. Foto: Focus Images Ltd.

Ancelotti parece que alineará a todos los centrocampistas a los que dejó fuera del once inicial en Mainz (Xabi Alonso, Arturo Vidal y Renato Sanches) y que seguirá dando minutos a gente como Badstuber, Rafinha o Bernat, titulares en la para muchos humillante derrota en Rostov del Don. Lahm, apercibido de suspensión al haber visto ya dos cartulinas amarillas, probablemente se quedará sin jugar para no arriesgar su presencia en la ida de los octavos de final. A Simeone, en cambio, se le espera un once con menos variaciones, quizá consciente de que ahora mismo lo más importante para él es recuperar la autoestima del grupo. Y la autoestima se recupera ganando en lugares como Múnich.

Alineaciones probables: Bayern–Atlético de Madrid, 20:45 CEST en beIN SPORTS ESPAÑA

La victoria del Atlético se paga a 5.75 euros en bwin

Bayern vs Atletico de Madrid - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Prueba de fuego para Lucas Hernández cuando tenga delante a uno de los mejores regateadores de la última década: Arjen Robben.

Deja un comentario

*