Bayern de Múnich – Real Madrid: hambre de venganza

Allianz Arena Bayern Munich Focus

Bayern de Múnich y Real Madrid aterrizan a su encuentro en cuartos de final de Champions League con sensaciones sensiblemente dispares. De un lado, el conjunto local atraviesa posiblemente su mejor momento de la temporada, tras arrasar al Borussia Dortmund en casa y dejar constancia frente a quien lo quisiera ver de que tiene al menos dos o tres individualidades en un inspiradísimo estado de forma capaz de decidir cualquier eliminatoria. A un mágico Thiago Alcántara y a un voraz (aunque renqueante) Robert Lewandowski se le ha añadido en el último momento un Arjen Robben que en el Klassiker alemán mostró esa finura y velocidad que le han alzado durante muchas fases del último lustro como el tercer jugador más determinante del mundo. “Que venga el Madrid”, titulaba Bild tras el encuentro del pasado sábado, una frase que recoge con transparencia el momento anímico en el que llega el Bayern de Múnich. Dispuestos a vengar la dolorosísima derrota de 2014.

No se puede decir lo mismo del Real, que pese a acrecentar durante el fin de semana su ventaja liguera tras empatar frente a su vecino, se agarra más a la supervivencia e instinto competitivo que siempre ha garantizado Zizou desde que les dirige que a tangibles más definidos. Pues ni colectivamente está en estado de gracia, ni sus individualidades -especialmente la BBC – intimidan en demasía. La apatía de Bale, que vuelve a enclaustrarse en la banda derecha como en los peores momentos de 2015, resta muchísimo potencial ofensivo a un Real diseñado para que su movilidad y desequilibrio decidan. Las otras dos patas de la BBC hace tiempo que se centran en otros roles y sin la actividad del galés se convierte en una delantera excesivamente rígida, muy dependiente del centro al área para resultar decisiva . Lo cierto es que resulta difícil de comprender que quien se desató como un auténtico ciclón futbolístico en el segundo tramo de la temporada pasada haya vuelto a esa actitud. Pues no parece un tema físico ni de ritmo, es un tema de no ofrecerse, no buscar el balón, no mostrarse. Probablemente, del rendimiento de la delantera blanca en esta eliminatoria dependa que el club continúe apostando por ellos como el esqueleto de su proyecto.

Gareth Bale no pudo ser de la partida en la ida. Foto: Focus Images Ltd
Gareth Bale atraviesa un tibio estado de forma. Foto: Focus Images Ltd
Ocurre que el Real maneja una conjunción de futbolistas que si tienen su noche albergan la capacidad de dejar a cualquier rival en algo muy pequeño. Siempre existe la amenaza de que Kroos, Modric, Benzema y cía se hagan con el balón y marquen el ritmo del juego, pues lo hemos visto en repetidas ocasiones a lo largo de la presente temporada. Las mejores actuaciones blancas de la temporada – Napoli, Sevilla – han partido desde los pies de sus dos centrocampistas rubios y desde una enérgica presión a todo campo que les sitúe cerca del campo rival. Frente a ella, pese a que la posesión del Bayern ha perdido mucha calidad desde que se fue Pep, Carlo ha puesto mucho énfasis para que sea calmada y segura, como se pudo ver, sin ir más lejos, en los momentos de encime más agresivo del Atlético de Madrid en fase de grupos. Aunque la baja de Hummels le hará perder mucha jerarquía visual en ese sentido y le construye un escenario a Benzema en el que tiene potencial de dejar su singular huella. Tanto Boateng como Javi Martínez son el tipo de central que le permiten recibir y a los que sus culebreos por la frontal suelen hacer mucho daño. Pese a todo, ni mucho menos cabe esperar tampoco un Madrid que se exponga en demasía en el Allianz. Si algo ha sido Zidane como entrenador en los partidos de más trascendencia es conservador y probablemente sea este un partido en el que tanto Bale como Cristiano colaboren muy atrás en ese 4 – 5- 1 que acostumbra el Real en fase defensiva en los encuentros de tronío.

Un elemento trascendental que se percibe en el entorno del Bayern es un hambre voraz por el título que a la postre puede ser decisivo. El conjunto bávaro levantó el título no hace tanto, en 2013, pero la dureza con la que ha caído en semifinales desde entonces le ha hecho besar el suelo y ver muy herido su orgullo. Con el campeonato doméstico dominado a su antojo durante el último lustro, la energía interna por recuperar el trono está muy latente en la realidad muniquesa y contrasta con un Real Madrid que tiene totalmente saciado su ego continental. No es casualidad que nadie haya ganado dos Copas de Europa consecutivas. Sea como fuere, el conjunto blanco cuenta con Sergio Ramos, quizá el futbolista con la personalidad más intrépida del continente. Su influencia colectiva en la noche de hoy debe ser mayúscula para que el conjunto blanco logre equilibrar ese fuego interno alemán.

El equipo tiene que acostumbrarse a que también el rival tenga la pelota. Eso lo hemos hecho contra el BVB mejor, por eso tuvimos más espacios para contraatacar. Cuando defensivamente cada uno guarda su posición, cuando recuperemos tenemos la oportunidad de que muchos jugadores estén libres y llegar arriba. Philipp Lahm en Kicker.

Por lo que se extrae de las declaraciones de los futbolistas bávaros, Ancelotti ha preparado a los suyos para un escenario en el que el Real Madrid lleve la iniciativa. No sería nada extraño que hiciera con su Bayern algo parecido a lo que hizo cuando entrenaba al Real en 2014 y optara por un 4-4-2 reactivo que le permita protegerse, desplegarse y dañar en transición. Pues tiene todas las armas para ello. Douglas Costa o Ribery – y Robben por bandas, Xabi Alonso, Vidal y Thiago como lanzadores y Lewandowski como catalizador y finalizador de transiciones es un frente de ataque con capacidad para contragolpear de forma despiada. ¿Será capaz el conjunto que hace menos de un año rozó la cima del juego de posición de asumir un planteamiento mucho más conservador? Carlo lleva todo el año trabajando en ello. Aunque está por ver que Thiago lo permita.

Thiago Alcántara es el líder espiritual de este Bayern. Foto: Focus Images Ltd
Thiago Alcántara es el líder espiritual de este Bayern. Foto: Focus Images Ltd
Pues el mayor de los Alcántara encara esta eliminatoria como el líder espiritual del Bayern. Probablemente, sea la que necesita para consagrarse como uno de los mejores centrocampistas del planeta. Tras una carrera algo irregular, salpicada con lesiones y decepciones, la temporada del 6 bávaro es la viva imagen de la creatividad, la inspiración y la determinación. En un colectivo que le permite tomar muchos más riesgos y le exige menos academismo a la hora de amoldarse al juego de posición, Thiago está desatado: su inabarcable arsenal de gestos técnicos está siendo una máquina de crear ventajas y ocasiones de gol. Con todos los focos delante de él, ¿dejará que sean Modric y Kroos los que corten el bacalao? No es descartable que su punto de partida sea la mediapunta – como ante el Borussia Dortmund – y las más responsables tareas del doble pivote le sean reservadas a Xabi y Vidal. Aunque siempre resulte extraño ver a Müller en el banquillo en un duelo de máxima trascendencia, el bávaro viene de lesión y tampoco se encuentra ante la temporada de su vida.

Si la salud de Robert nos lo permite, será, la del Allianz, la oportunidad de ver uno de los duelos más emocionantes que nos ha regalado la Champions League en el último lustro: ese Lewandowski – Sergio Ramos que se puede decir que se ha saldado con un empate hasta ahora. Si cuando el polaco militaba en el BVB le endosó ese doloroso e inolvidable 4 -1 en el Signal Iduna Park -aunque ese día el de Camas ocupó el lateral derecho -, en el partido de vuelta el futbolista andaluz pudo anular su influencia en lo que supuso una de las mejores actuaciones de su carrera. A buen seguro que tanto uno como otro buscarán castigar el punto débil del rival: el polaco buscará forzar la amarilla que le haga perderse el partido de vuelta al sevillano, mientras que el 4 blanco tratará de lastrar ese hombro izquierdo del que anda renqueante. Si el Bayern va a contraatacar, y a fe que quiere hacerlo, el Madrid deberá contrarrestar esa versión de delantero pivote que ejerce un Lewa ansioso por levantar su primer gran título internacional. La llegada de Ancelotti a los banquillos ha contribuido a que el 9 bávaro sea no sólo un rematador – que también – sino mucho más un generador de fútbol que se mueve por todo el frente de ataque. Esta vez el camero y un Nacho ante la oportunidad de consagrarse ante el mundo como algo más que un buen central contarán con la ayuda de Casemiro para estar pendientes de él.

Alineaciones probables: Bayern de Múnich – Real Madrid, miércoles 12 a las 20:45h en beIN SPORTS ESPAÑA

Bayern Munich vs Real Madridd - Champions League - 12th April 2017 - Football tactics and formations

Las cuotas mostradas en los enlaces a las apuestas pueden variar en las próximas horas. MarcadorInt recomienda siempre jugar con responsabilidad y advierte que los mensajes publicitarios sobre apuestas van dirigidos sólo a mayores de 18 años.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

3 comments

Partido igualado sobre el papel. Es muy interesante la evolucion que han seguido ambos equipos antes de llegar a este duelo. El Madrid fichando del Bayern a Kroos y mejorando su ataque posicional y el Bayern trayendo a Ancelotti del Madrid y reconduciendo y simplificando la obsesion de Guardiola por controlar el balon.

No creo que nadie vaya a ganar por paliza esta vez. Espero dos equipos parejos y diferentes fases con dominio alterno. Decir que decidiran detalles es un topico, pero posiblemente sea asi. Hay muchisima calidad en ambos lados y mucha vieja gloria. Yo confio en que el Madrid en este tipo de partidos saca lo mejor de si y asi se lleve la victoria

Bajas muy importantes Pepe y Varane para defender el juego aereo, Hummels para sacar el balon jugado y Muller para jugar entre lineas.

El Bayern sin Neuer y el Madrid sin Pepe ni Varane, el Bayern deberia buscar que Ramos muerda el anzuelo y se vaya expulsado o que al menos lo amonesten rapido y baje su intensidad.

Muy superior el Madrid en la segunda parte , menuda goleada hubiera habido sino es por Neuer. La gestión de Ancelotti en la segunda parte ha sido nefasta , ha regalado El Centro del campo , sobre todo tras la expulsión , Zidane lo ha barrido

Lo único bueno para el Bayern para la vuelta es que recupere a Lewandoski y que no juega el mega paquete de Javi Martínez . De todas formas parece decidida la eliminatoria .

Y tanto crítico de Guardiola ….le da mil vueltas a Ancelotti.

Deja un comentario

*