La venganza de Talisca

Talisca Benfica Foto:Nelson Oliveira

Era uno de los principales focos de atención de la visita del Besiktas a Lisboa y no decepcionó. Anderson Talisca, cedido por el Benfica al vigente campeón turco, copó los titulares de la prensa portuguesa antes del encuentro y los inundó incluso con un protagonismo superior después. Le bastaron 45 minutos para dejar su sello en el estreno, pues no solo la afición encarnada lo abucheó cada vez que tocaba el balón, sino que el mediapunta brasileño rindió a buen nivel y fue decisivo. Entró tras el descanso, mejoró las prestaciones del Besiktas en la segunda mitad y se le vio particularmente enchufado en el partido. Cayó a bandas, pidió el balón y apareció por sorpresa en el área en varias ocasiones para intentar rematar todos los centros servidos desde el perfil izquierdo. Pero su momento llegó en el tiempo de descuento. Una falta en la frontal del área en el minuto 93 silenció el Estádio Da Luz. Talisca levantó la pelota por encima de la barrera con un golpeo delicioso con la zurda y empató el partido. Entonces solo se escuchó el grito del ’94’ blanquinegro. El brasileño tenía cuentas pendientes con el Benfica: después de ser una pieza clave en su primera temporada con el equipo lisboeta, en su segundo curso en el fútbol luso dejó de contar para Rui Vitória.

“El Benfica tuvo una gran falta de respeto conmigo. Cuando mi hija tenía 6 días, el club pagó el sueldo de todos los jugadores salvo el mío. No fue una venganza. Fue un sentimiento de orgullo propio. Varias personas del club del que salí me criticaron, dijeron que salí por culpa del dinero y todo era mentira. Antes de las vacaciones ya se sabía que saldría. ¿Por qué? Me gustaría saberlo. (…) Estoy muy tranquilo y feliz. Me haría muy feliz que el Benfica fuese campeón”.

Anderson Talisca, a Sport TV después de anotar el gol del empate.

Benfica vs Away team - Football tactics and formations
Alineaciones iniciales.

Sorprendió Senol Günes con su alineación al prescindir de Tosun, el hombre más efectivo de cara a portería en el arranque de curso, y un propio Talisca ávido de venganza, pero la apuesta tampoco le salió mal al técnico otomano. El Besiktas arrancó mejor que un Benfica que apostó por el mediapunta Cervi como acompañante de Guedes en ataque. Los turcos llevaron la iniciativa con un centro del campo más sólido, pero pronto un error de blocaje de Zengin le costó un gol. André Horta encontró a Salvio con un fantástico pase en largo, el argentino disparó a romper y el balón quedó suelto en el área pequeña para que Cervi lo empujara al fondo de la red en su debut en la Champions.

Benfica 1 (Cervi ’12)
Besiktas 1 (Talisca ’93)

El gol calmó a un Benfica hasta entonces inquieto, pero los encarnados nunca supieron generar ocasiones de peligro con regularidad. Acostumbrados a jugar con dos delanteros centros con mucha presencia en el área rival y olfato de cara a portería (dos entre Jonas, Mitroglou y Raúl Jiménez), las ausencias en esa parcela se notaron. En los minutos de dominio portugués, el teórico punta, Gonçalo Guedes, solo intervenía cuando abandonaba el área y aparecía por sorpresa en la banda derecha, pero sus movimientos nunca vinieron complementados por un compañero que se colocara en zona de remate. Esta limitación, junto al monumental partido de Tosic en el eje de la zaga, permitió al Besiktas vivir un partido bastante plácido en defensa.

Salvio participó en la jugada del gol del Benfica. Foto: Focus Images Ltd.
Salvio participó en la jugada del gol del Benfica. Foto: Focus Images Ltd.

La entrada de Tosun y Talisca reanimó al Besiktas en la segunda mitad, que empujó y terminó bombardeando el área de Ederson a base de centros. Por pura insistencia y empuje llegaron varias ocasiones en un duelo que se rompió en la recta final. Guedes lo pudo sentenciar en el 85′, cuando robó una pelota en la media luna del área otomana mientras Quaresma intentaba salir de su campo regateando a varios rivales, pero se topó con un redimido Zengin. Cuando parecía que el Benfica sumaría los tres puntos, el colegiado pitó una falta en la frontal. Talisca agarró el balón y se hizo el silencio.

Foto de portada: Nelson Oliveira.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*