Mbappé decide en Dortmund con el poso de un veterano

Kylian Mbappe of AS Monaco FC celebrates scoring his second goal against Borussia Dortmund during the UEFA Champions League quarter final match at Signal Iduna Park, Dortmund
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
12/04/2017
*** UK & IRELAND ONLY ***

EXPA-EIB-170412-0063.jpg

22 horas después de padecer en sus carnes un atentado terrorista que acabó con uno de sus futbolistas, Marc Bartra, pasando por el quirófano, el Borussia Dortmund se vio abocado a saltar al césped del Westfalenstadion para disputar la ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones. El contexto no servirá ni de bálsamo ni de disculpa para los hombres dirigidos por Thomas Tuchel, pero resulta imposible enjuiciar lo ocurrido en Dortmund sin ponderar lo experimentado por la plantilla en las últimas horas.

Sin tiempo a digerir lo vivido, el representante alemán sufrió de lo lindo: careció de brújula durante toda la primera mitad e irremediablemente acabó por ceder terreno ante un Mónaco lastrado por la incomparecencia de varios pesos pesados (Bakayoko, Mendy o Sidibé) pero con la vitamina de los Mbappé, Bernardo Silva o Lemar. El choque estimulaba hasta al aficionado más aplacado porque enfrentaba a dos proyectos atrevidos con individualidades de relumbrón en el tercio superior del campo, y a la postre el guión resultó el esperado: los ataques se impusieron con claridad a las defensas, de principio a fin. La concatenación de errores en la zaga del Dortmund, el infortunio arbitral en el primer tanto visitante y la temible pegada monegasca decantaron la balanza a favor de los de Jardim, espoleados por el don de la oportunidad de Mbappé, un futbolista sobre el cual conviene actualizar mensualmente los análisis porque lo escrito tiende a quedarse obsoleto.

Borussia Dortmund 2 (Dembélé 57′, Kagawa 84′)
Monaco 3 (Mbappé 19′, 79′, Bender (pp) 35′)

Disposiciones iniciales:

BVB vs Monaco - Football tactics and formations

Al Dortmund le costó carburar. Weigl quiso poner orden en la medular pero a menudo se encontró perdido entre dos aguas, un caramelo para este Mónaco liderado por dos velocistas con la pelota en los pies, Bernardo Silva y Thomas Lemar, tan incontenibles a campo abierto como difíciles de descifrar cuando bailan sobre sí mismos en una baldosa. Los del Principado cimientan sus victorias en las botas de sus dos talentosos mediapuntas, pues si uno mira hacia la retaguardia presentada en Dortmund ni mucho menos encuentra futbolistas rutilantes acostumbrados a salir victoriosos en los escenarios europeos más exigentes. Cuando el luso o el galo agarran la pelota, Mbappé y Falcao abren autopistas entre los centrales rivales, todo fluye, las ocasiones caen por su propio peso y la ecuación se reduce a despejar la incógnita de la puntería. Con una sencillez que intimida a cualquiera, el Monaco generó un ramillete de oportunidades claras para batir a Bürki antes del descanso, dos de las cuales no desaprovechó. Primero Fabinho mandaría desviado un lanzamiento desde el punto de penalti cometido sobre Mbappé, luego el joven francés se encargaría de abrir el tanteador rematando en fuera de juego un envió de Lemar tras un vertiginoso contragolpe orquestado por Bernardo Silva, y finalmente sería Bender quien introduciría en su propia portería un centro lateral de Raggi.

El BVB cambia de plan tras el descanso:

BVB vs Monaco - Football tactics and formations

El paso por los vestuarios sirvió para que Tuchel diese con el clic que el equipo pedía a gritos. El técnico alemán reforzó la medular con Sahin en paralelo a Weigl y dio entrada a Pulisic en el costado derecho, buscando el desequilibrio en la parcela más vulnerable del Monaco. De repente todo recobró el orden anhelado. El norteamericano tan solo necesitó un par de minutos para incordiar a un Raggi demasiado expuesto en el uno para uno y de su efervescencia surgieron los primeros chispazos alemanes en las inmediaciones de la portería defendida por Subasic. Dembélé amenazó con recortar distancias y a la segunda no perdonó, haciendo buenos el escorzo fantástico de Aubameyang en el área y el posterior pase de la muerte de Kagawa. El viento comenzaba a soplar a favor de un Dortmund revitalizado, pero Mbappé rompió la tendencia con un gol propio de un veterano curtido en mil batallas –todo lo que no es por ahora–: sacó petróleo de un fallo de Piszczek en la entrega, se adelantó a Sokratis, puso la directa hacia la portería de Bürki y batió al guardameta de Münsingen con una frialdad extrema, como quien está cansado de mandar al fondo de la red balones que en perspectiva pueden suponer el pase a unas semifinales de la Liga de Campeones. Es evidente y no debe asustar decirlo: su primer impacto en la élite está siendo mayúsculo, fuera de lo normal, e invita a soñar en grande.

Kawaga recortaría distancias en el minuto 85, añadiéndole más picante a un partido de vuelta que se presenta apasionante. La eliminatoria todavía está en el aire.

Kylian Mbappe of AS Monaco FC celebrates scoring their first goal against Borussia Dortmund with Bernardo Silva during the UEFA Champions League quarter final match at Signal Iduna Park, Dortmund Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 12/04/2017 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-170412-0048.jpg
Kylian Mbappé celebra su primer gol de la noche.
Foto: EXPA Pictures/Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

El partido tuvo muchos matices tácticos que lo hicieron muy interesante

En primer lugar, Tuchel se equivoca con la disposición inicial y le penaliza en materia defensiva al dejar bastante libres la bandas. De hecho los dos primeros goles vienen porque no cierran bien el sector derecho. En el primer gol entra solo Lemar y en el segundo Raggi sube por la banda y tiene tiempo de pensar y poner un centro sin que nadie le encime, ojo hablamos de Raggi. Ya en el descanso cuando Tuchel pasa al 4-2-3-1 consigue cerrar las dos autopistas.

Por parte de Jardim, muy inteligente su planteamiento en la primera parte pues aunque repliega, sabe donde presionar al Borussia para anularlo. En primer lugar, los dos primeros puntas con Weigl para que éste no tenga tiempo de organizar el juego. Y en segundo lugar con Bernardo Silva pegado a Guerreiro, anulando la segunda salida de balón local.

Centrándonos en nombres, destacaron Pulisic, Mbappé, Bernardo o Lemar, pero a mi me encantó Raphäel Guerreiro. ¡Que jugador más completo! En la primera mitad estuvo bien encimado por Silva pero aún así logró ser el jugador que unía la transición defensa-ataque. En la segunda jugando de lateral, aporto profundidad y ayudó a asentarse a su equipo en campo rival.

Deja un comentario

*