Aubameyang acerca la primavera a Dortmund

Pierre-Emerick Aubameyang of Borussia Dortmund celebrates scoring the 1-1 equaliser during the UEFA Champions League match at Signal Iduna Park, Dortmund
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
27/09/2016
*** UK & IRELAND ONLY ***

EXPA-EIB-160927-0062.jpg

Opacado por el histórico triunfo del Barcelona ante el París Saint-Germain, la goleada (4-0) del Borussia Dortmund al Benfica en el Signal Iduna Park supone un soplo de aire fresco para toda una forma de entender el juego, la liderada por el analítico Thomas Tuchel. Su trabajo como faro de un grupo de jugadores jóvenes y talentosos hasta la saciedad no será ponderado en su justa medida por la crítica más resultadista si los triunfos de cierto renombre no llegan cuanto antes, porque la irregular temporada de sus jugadores en la Bundesliga no admite discusión. Como la paciencia no abunda en casas tan grandes, un traspiés ante un oponente sin grandes títulos nobiliarios en las Ligas de Campeones recientes sembraría de nuevas dudas el proyecto. Incertidumbre en la que se resiste a caer Tuchel, siempre fiel a su propuesta tan ofensiva como estimulante para el aficionado. Es de agradecer que estudiosos de su calibre traten de brindarle al público un espectáculo repleto de emociones manteniendo como premisa fundamental marcar un gol más que los anotados por el rival. La idea es única: atacar, atacar y atacar.

Lejos de medir los tiempos tras el inesperado resbalón de la ida en la Península, los germanos saltaron al césped ansiosos por demostrar su predisposición a convertir una noche cualquiera de miércoles en una fiesta con fuegos artificiales en la programación. La fórmula no sorprendió: sin Guerreiro ni Reus, lesionados, Tuchel optó por alinear a dos carrileros largos capaces de proporcionar amplitud a lo ancho; Weigl partió como eje escudado por Castro; Pulisic actó como enganche; y la grada vibró con el desparpajo de Dembélé y Aubameyang, dos delanteros muy móviles con libertad para ofrecerse por todo el frente de ataque. Con el balón como premisa para dominar, el BVB aculó desde el primer minuto a los de Rui Vitória, agazapados en un 4-1-4-1 con Cervi y Pizzi por delante de Samaris. Mitroglou tuvo que apañárselas sin un socio a su espalda porque así lo decidió esta vez su entrenador. El pragmatismo del míster luso, otrora efectivo, quedó reducido a la más absoluta nada en tierras teutonas en el instante en que el ataque local carburó.

Borussia Dortmund 4 (Aubameyang 4′, 61′, 85′, Pulisic 59′)
Benfica 0

Benfica vs B. Dortmund - Champions League - Football tactics and formations

El Dortmund a punto estuvo de patinar preso de su propia excitación. Tras abrir la cuenta con un gol canónico de Aubameyang, aprovechando un servicio desde la esquina peinado con acierto en el primer palo, los de Tuchel se adentraron en una espiral de precipitación y poco les faltó para pagarlo caro: un remate manso de Cervi desde la frontal y una acción aislada de Luisão generaron tensión en las inmediaciones de la meta defendida por Bürki, sin trabajo durante prácticamente todo el choque. Sin embargo las primeras olas del Benfica acabaron tornándose en contra de los visitantes y formando un temporal imposible de contener por los encarnados. Cuando el BVB corre mastica espacios a una velocidad inusitada. Superado ese pequeño bajón, Pulisic sacó del letargo a sus compañeros y su activación provocó la catarsis: un remate picado del norteamericano a los pies de Ederson subió el 2-0 al marcador 120 segundos antes de que Aubameyang firmase el tercero –el segundo en su cuenta particular– y dejase prácticamente sentenciada la eliminatoria a falta de media hora para bajar el telón.

Jonas, Zivkovic y Raúl Jiménez salieron desde el banquillo para tratar de alterar el cauce natural de la eliminatoria en un intento a la desesperada del actual líder de la Liga NOS por pegar un giro de timón al partido. Pero acumular más hombres en ataque no solo no mejoró al Benfica sino que potenció las transiciones rápidas del Dortmund, uno de los equipos más poderosos de Europa a la hora de completar con acierto este tipo de acciones del juego. Pocos o ningún colectivo de cuantos logren acceder a la ronda de cuartos de final de la máxima competición continental se encontrarán tan cómodos teniendo metros por delante para devorarlos como los hombres de Tuchel, incapaces de echar la vista a un lado y resistirse a un contragolpe de los de toda la vida. Inmersos en este toma y daca, los latigazos alemanes acabaron con premio para Aubameyang, quien completaría su triplete en el 85′ ante las miradas de impotencia de la defensa portuguesa. El delantero gabonés se desquitó así de su paupérrimo partido en la capital de Portugal, donde marró un penalti y se mostró del todo impreciso.

Inyección de confianza para Tuchel y su método. Y para su referencia.

Thomas Tuchel. Foto: Focus Images Ltd.
Thomas Tuchel. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Me pareció un planteamiento muy, muy pobre de Rui Vitória. El cambio de sistema perjudicó principalmente a Samaris, que no destaca por su colocación y le dejó cubriendo mucho espacio. Mandó a los interiores a presionar junto a Mitroglou, pero el Dortmund tenía superioridad y salía siempre de la presión. Además, mandó a los extremos unirse al repliegue bajo limitando mucho las jugadas ofensivas. No fue necesaria una muy buena versión del Dortmund

Deja un comentario

*