Examen de septiembre en Dortmund

Zidane coach of Real Madrid during the La Liga match at the Estadio Santiago Bernabeu, Madrid
Picture by Marcos Calvo Mesa/Focus Images Ltd +34 654142934
17/01/2016

Pocos encuentros de la fase de grupos de la Champions League 2016-17 prometen tanto espectáculo -a tenor de los antecedentes- como el que enfrentará al Borussia Dortmund y al Real Madrid. Llega esta vez en una instancia mucho más inicial de la competición que en las dos ocasiones precedentes, y sin duda cargado de un dramatismo menorla remontada de los blancos ante el Sporting evitó que el viaje a Renania del Norte-Westfallia llevara consigo una presión añadida insospechada en estas instancias del torneo-. Pero, aunque parece evidente que ocurra lo que ocurra esta noche en el Signal Iduna Park los equipos de Thomas Tuchel y Zinedine Zidane se van a mantener como claros favoritos para ocupar las dos primeras plazas del grupo, la respuesta del Real Madrid en un escenario en el que sufrió duras derrotas en sus últimas visitas -aunque una le acabara sirviendo para pasar ronda– se va a usar como termómetro para convertir los empates ante el Villarreal y Las Palmas en meros accidentes o en síntomas de las primeras dudas del hasta ahora muy exitoso reinado del técnico francés.

Aunque es cierto que el Madrid estuvo mucho más cerca de ganar que de perder en esos dos compromisos ligueros que se le han atragantado -el 2-2 de Gran Canaria llegó cuando el partido no daba ninguna sensación de poder acabar en tablas-, también coincidieron con dos noches en las que, ante la ausencia de Casemiro, Zidane tuvo muchas dificultades para construir un centro del campo que ofreciera solidez defensiva. Su equipo fue superior a los rivales gracias a la enorme calidad de sus atacantes y a la acumulación de futbolistas ofensivos, pero tanto la pareja Modric-Kroos en la isla como esa extraña disposición en el Bernabéu frente a los de Escribá en la que James a menudo ejercía de segundo medio centro ofrecieron lagunas cada vez que el rival atacó la espalda de los hombres que debían cerrar esa zona del campo tan delicada. Con Casemiro aún lesionado -es, junto a Marcelo, la gran baja del Madrid en este viaje a Dortmund-, a Zidane se le presenta una decisión sensible ante un rival que está destacando en el inicio de temporada por la gran movilidad de sus atacantes y por disponer a varios futbolistas especialmente dañinos en la zona de la media punta. Quizá tenga más importancia ésta –la del tercer centrocampista– que la del portero titular, el gran debate de las últimas horas al estar ya listo para regresar Keylor Navas.

Enlaces recomendados:

Un Dortmund con tantos atacantes que no parece de Tuchel, por Guillermo Valverde.

Guerreiro como interior, la gran sorpresa del Dortmund 2016-17, por Sergio Santomé.

Ousmane Dembelé, el fichaje que más está asombrando, por Guillermo Valverde.

El análisis del Borussia Dortmund, ayer en beIN Sports:

Está por ver si Tuchel matizará su arriesgada apuesta al medirse a un adversario del nivel y la pegada del Real Madrid o si insistirá con ese fútbol osado que está convirtiendo a su equipo en uno de los más goleadores del fútbol europeo. Con Marc Bartra aparentemente recuperado -entraría Ginter si en el último momento no se encuentra al 100%- y con Marco Reus, Erik Durm y Sven Bender como ausencias seguras, la titularidad de André Schürrle en detrimento del joven norteamericano Christian Pulisic parece que será la gran novedad con respecto al once que arrasó en Varsovia ante el Legia. Si es así y Tuchel no refuerza el centro del campo con Rode, el partido supondrá un desafío mayúsculo para uno de los jóvenes centrocampistas más elogiados del panorama europeo: un Julian Weigl que deberá medirse a la temible segunda línea del campeón de Europa.

Borussia Dortmund – Real Madrid (20:45) – Alineaciones probables:

Borussia Dortmund vs Real Madrid - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

En mi opinión el Madrid tienen mucho más que perder que el BVB. Atreverse a atacar y perder contra el campeón no sería una catástrofe, todo lo contrario que para el actual campeón. Perder en Alemania ante un equipo Top Europeo y tras dos empates en Liga, llenaría la prensa de inestabilidad en el vestuario blanco. Me pregunto si ZZ optará por jugar con precauciones y conformarse con no perder (con todo lo que supone no ganar para el Madrid), pensando en los puntos más que en sensaciones, o quitarse la presión y dudas con una victoria que calme a la afición.

La afición madridista ve a su equipo líder en liga y campeón de Europa. Un empate en un campo terrible como Dortmund no le enfadará lo más mínimo.

La prensa va a atacar siempre al equipo, jaleada por el antimadridismo rampante. Pero Zidane y la plantilla de momento parecen saber ignorar el permanente acoso bastante bien, impermeables a las perennes críticas haga X o su contrario.

Deja un comentario

*