Buyalsky rompe el plan de Lopetegui

Julen_Lopetegui2014 "Julen Lopetegui2014" by Football.ua. Licensed under CC BY-SA 3.0 via Wikimedia Commons. Oporto

La idea pareció clara desde el principio, nada más ver el once. Para abrir la fase de grupos de Champions League, Julen Lopetegui matizó su 4-3-3 de siempre para buscar mayor control de juego y posesión. André André, habituado a jugar en el centro del campo, ocupó el rol de extremo izquierdo pero nunca se fijó a la banda: su labor fue la de bajar a recibir y provocar una superioridad continua en el medio. Además, Rúben Neves se situó muy cerca de Danilo Pereira para asegurar la zona ancha con dos futbolistas de corte más posicional y gracias a ellos el Oporto logró que el partido se jugara casi siempre en campo contrario.

En cambio, en el planteamiento del guipuzcoano se echó en falta velocidad, ruptura y desborde, pues solo Brahimi fue capaz de eliminar rivales en el uno contra uno y al hacerlo desde la derecha transmitió mucho menos peligro de lo habitual. Los laterales, Maxi Pereira y Layún, fueron entonces los encargados de abrir el campo y dar amplitud, pero pese a ser futbolistas sobrios y contrastados, su nivel técnico está lejos del que daban Danilo y Alex Sandro el pasado curso. El Oporto dominó pero no asustó.

porto
Lopetegui reforzó el centro del campo con André André en banda. Grafismo: sharemytactics.com

Por su parte, Serhiy Rebrov optó por una estrategia antagónica, con un Dinamo Kiev replegado y contragolpeador. También en 4-3-3 pero mucho más definido, la principal novedad fue el capitán Gusev, que ingresó en la izquierda por la baja de Yarmolenko. La estrella ucraniana, aquejado de un virus, no pudo ni entrar en la convocatoria. En cada robo, los locales intentaron atacar rápido, buscando al punta brasileño Júnior Moraes, que sobre todo en la primera mitad dio una exhibición moviéndose entre líneas y jugando de espaldas. La velocidad de Derlis por la derecha y, sobre todo, el ímpetu y la zancada de Denis Garmash por dentro fueron las principales armas para llegar arriba. El Dinamo vivió atrás, pero cuando llegó lo hizo con peligro.

Después de que Casillas diera el susto en una acción a balón parado, la primera acción brillante de Garmash -el hombre del partido-, terminó en el 1-0: el 19 desbordó por la derecha y la puso rasa al segundo palo para que Oleg Gusev la enviara a la red. Todo parecía salirle de cara a Rebrov, pero a los tres minutos Vincent Aboubakar se impuso en el área para anotar de cabeza un buen centro de Layún. El camerunés, una bestia físicamente, fue la única amenaza real del Oporto y convirtió en gol los dos únicos remates claros que tuvo.

Tras el descanso, el ritmo bajó y los lusos aumentaron el dominio y buscaron ahí sí la victoria con cambios ofensivos -Tello por Herrera y Corona por Brahimi-. Un error de Rybka en una salida le regaló el 1-2 a Aboubakar y pareció darle la razón al planteamiento de Lopetegui, pero el joven Vitaliy Buyalsky fue el más listo en el área y se adelantó a la defensa y a Casillas para cabecear un balón suelto y empatar sobre la hora.

Oleh Husyev of Dynamo Kyiv (right) celebrates scoring their first goal to make it during the UEFA Europa League match at Goodison Park, Liverpool Picture by Ian Wadkins/Focus Images Ltd +44 7877 568959 12/03/2015
El capitán Gusev suplió a Yarmolenko y marcó el 1-0. Foto: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*