Carácter competitivo

Schweinsteiger Manchester United - Focus

El PSV Eindhoven regresó a la Champions de la mejor forma posible tras casi seis años de ausencia al derrotar de forma completamente merecida al Manchester United. No solo derrotó al conjunto inglés, sino que se levantó después de empezar encajando un gol y minimizó como muchos difícilmente hubiésemos imaginado el potencial ofensivo de su adversario. El Manchester United alineó un once con muchos hombres desequilibrantes, con Ander un peldaño por detrás de lo habitual, junto a Schweinsteiger, para ceder la mediapunta a Mata. Young partió desde el lado derecho, Memphis desde el izquierdo y esta vez fue Anthony Martial -y no Fellaini- quien arrancó como delantero ante la ausencia del capitán Rooney, en la primera titularidad del joven atacante galo.

La primera mitad estuvo condicionada por las vigilancias de ambos equipos en el centro del campo. Se formaron tres parejas de baile claramente identificables que ambos elencos respetaron tanto en ataque como con defensa: Hendrix y Mata no se despegaban, del mismo modo que Guardado perseguía a Ander Herrera hasta donde hiciese falta y Pröpper se pegaba a Schweinsteiger. Así el PSV dificultaba la salida de balón de un Manchester United espeso pero con la alternativa de Blind (o los laterales) para progresar hacia el campo rival. Más difícil le resultaba al combinado neerlandés, que con sus tres centrocampistas presionados y con Martial evitando el pase de seguridad sobre Héctor Moreno dependía de lo que decidiera Bruma, que normalmente era rifar la pelota (o retrasarla para que Zoet pateara) y evitarse mayores problemas.

Manchester United vs PSV - Football tactics and formations
Planteamientos iniciales.

En esta situación, únicamente las conducciones y los regates eran vías posibles para eliminar adversarios y obligar a dividir la atención de los marcajes. Así Luke Shaw se abrió paso hacia el área del PSV en una acción fatídica para el lateral zurdo, pues el choque con Héctor Moreno, expeditivo en el cruce, lo terminó lesionando de gravedad. Tanto es así que los servicios médicos tardaron unos 8 minutos en retirar al lateral inglés del césped en un parón que dejó noqueado al Manchester United. Luke Shaw será operado tan pronto como regrese a Manchester, pues sufre una doble rotura en una pierna. Rojo reemplazó a Shaw, movimiento que desplazó a Blind al lateral izquierdo.

Medics attend to injured Luke Shaw of Manchester United during the UEFA Champions League match against PSV Eindhoven at Philips Stadion, Eindhoven Picture by Andrew Timms/Focus Images Ltd +44 7917 236526 15/09/2015
Luke Shaw se retira en camilla después de su lesión. Foto: Focus Images Ltd.

Fue Memphis Depay quien rompió el desequilibrió al borde del descanso. Dentro de la espesura en la que se había sumido el choque, el (a partir de esta noche) extremo visitante iluminó el partido con una genialidad propia de alguien de su clase. A Memphis le gusta tanto la Champions que se ha guardado todos los goles para las noches de martes y miércoles. Así, en un abrir y cerrar de ojos, Depay dejó atrás a Bruma y Arias con un regate estelar que le permitió quedarse solo ante Zoet y abrir la lata. Lo que significaba abrir al PSV, obligarle a exponerse y a ceder espacios a su espalda para castigarle al contragolpe con Young, Depay y Martial. Esto parecían indicar los minutos inmediatamente posteriores al 0-1, cuando el PSV entró en pánico, Guardado y Lestienne perdieron balones en zonas de gran compromiso que terminaron en ocasiones muy claras para el United. Sin embargo, la reacción llegó a balón parado, en la primera oportunidad clara del PSV: Héctor Moreno empató antes del descanso en un córner que remató el mexicano pero que desvió de forma decisiva Daley Blind para evitar que nadie pudiese detenerlo sobre la línea. Tocaba empezar de nuevo.

El gol de Héctor Moreno reforzó anímicamente a un PSV que se creyó invencible en la segunda mitad. Continuó el sistema de marcas, con la única diferencia que Memphis vivió casi toda la segunda parte en la banda derecha, donde Brenet completó de forma inesperada el mejor partido de su vida, por intensidad, concentración y acierto. El equipo arropó al improvisado lateral zurdo del PSV y este lo agradeció. La vigilancia de los centrocampistas ofuscó a Ander Herrera y Mata, con muy poco tiempo para pensar y ejecutar. Los dos españoles se mostraron bastante erráticos con el balón, a diferencia de lo que suele ser habitual. Además, a Hendrix hasta le dio tiempo de repartir paquetes de ayuda humanitaria a los centrales y a los laterales, con constantes apariciones siempre que alguien amenazaba con desequilibrar en el uno contra uno. A pesar de no ser fijo en los onces de Cocu y pese a sus escasos 20 años, Hendrix goza de una lectura defensiva formidable y saca el balón jugado de maravilla. Así, junto a la solidaridad de Luciano Narsingh y Maxime Lestienne para ayudar a sus laterales en todo momento, el PSV completó una actuación defensiva excepcional que estuvo acompañada por el acierto de sus dos centrales. En especial por el kaiser Héctor Moreno.

Foto: Focus Images Ltd.
El trabajo defensivo del PSV cortocircuitó al Manchester United. Foto: Focus Images Ltd.

Al PSV únicamente le faltaba una vía que le permitiese salir de su propio campo. Luuk de Jong es potente en el juego aéreo, pero no se impuso a Smalling en esta faceta del juego y al fin y al cabo es un ariete lento mientras Narsingh y Lestienne partían desde muy atrás cuando recuperaban la pelota. Sin embargo, un despeje que Darmian fue incapaz de domesticar terminó en un control largo que cayó a los pies de Guardado. Así, en apenas tres o cuatro toques, el mexicano abrió la pelota la banda izquierda para Lestienne centrara y Narsingh rematara completamente solo en el segundo palo. La segunda clara del PSV, el segundo gol. Máxima efectividad.

A partir de ese momento, el Manchester United se convirtió en un embudo. Martial dejó varios toques notables de espaldas a portería e intentó buscarle las cosquillas a Brenet, pero a diferencia del partido del sábado ante el Liverpool no gozó de espacios a explotar. Entró Fellaini para sumar una referencia que intimidara en el área, pero el United no lo buscó demasiado y se obsesionó en surtir a Memphis Depay de balones cerca del área para que se la jugara. Y esta vez ya no fue capaz de inventarse un segundo gol de la nada. Una imagen de la frustración del Manchester United en la segunda mitad, periodo en el que fue incapaz de poner a prueba a Zoet, o ni siquiera poner de manifiesto sus recurrentes limitaciones en el juego aéreo. Las ocasiones más claras fueron uys y casis en los que alguien parecía estar a punto de rematar pero nunca terminaba de impactar con la pelota, como una acción en la que Mata chutó el aire y no el balón después de que Schweinsteiger lo dejara solo en el área. Rondó y rondó el área, pero jamás intimidó a un PSV Eindhoven que defendió mucho mejor de lo que hasta ahora habían parecido capaces. Incluso Luuk de Jong desperdició una chance de oro para sentenciar. En casa son fuertes y están más que preparados para competir. Phillip Cocu conoce a la perfección el aroma de la Copa de Europa.

Memphis Depay of Manchester United during the UEFA Champions League match against PSV Eindhoven at Philips Stadion, Eindhoven Picture by Andrew Timms/Focus Images Ltd +44 7917 236526 15/09/2015
Memphis Depay, después del partido. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*