Caricatura del Arsenal

FIL ARSENAL ANDERLECHT 43

Mitrovic entró al campo excitado, con una marcha extra, como si le hubiesen puesto dinamita en la espalda y corriese para quitársela de encima. En la primera carrera de presión, dejó los tacos mientras Mertesacker despejaba. El alemán se lo recriminó, se encararon y el árbitro tuvo que ir a poner paz. Quedaba media hora de partido y el Anderlecht acababa de meter, en fuera de juego, el 3-1. La entrada de Mitrovic cambió al equipo, no sólo moralmente sino de forma táctica, ya que los belgas se fueron a por el empate. “Anderlecht is completely bossing the game“, dijo el narrador poco después sobre un equipo que de las once veces anteriores que había visitado Inglaterra, nunca antes había sacado un triunfo. El técnico Hasi arriesgó, adelantó a Acheampong hasta el extremo, dejó solo en el centro del campo a Tielemans, puso a Klejstan de central y confió sus remates a Mitrovic, el serbio, que sabía que tenía la chispa para hacer estallar el partido. El Arsenal estaba en disposición de hacer un Arsenal y se veía a la legua, pero nada pudo evitarlo. Salían a la carrera cuando lograban un robo imprevisto, pero la intensidad de los belgas en los últimos minutos apretó más el choque. Primero, Mitrovic provocó un penalti por falta de Monreal y Vanden Borre lo mandó dentro, que ya había metido el primero. Después, ya sobre la bocina, Najar subió la banda, puso un centro perfecto y, nuevamente, el joven delantero de 20 años estaba allí: se adelantó a Mertesacker, giró el cuello y mandó la pelota a la red. Era el 3-3 que caricaturizaba al Arsenal.

Captura de pantalla (561)La media hora entre el 3-0 y el 3-3 (Foto: sharemytactics)

Wenger: “No sé si alguna vez habéis jugado al fútbol, pero cuando vas 3-0 en el minuto 60, inconscientemente piensas que ya has ganado”.

El Arsenal lo tenía ganado. El 3-0 en el marcador dejaba a los ingleses clasificados para los octavos de final, calmados y con el único objetivo de pelear con el Borussia Dortmund la primera plaza del grupo, para luego no tener disgustos en el sorteo de octavos de final. Alexis volvía a jugar bien, como acostumbra en la Premier League, Arteta marcaba su primer gol en la Champions League al transformar un penalti y Oxlade, el mejor de los locales, sentenciaba con el tercero de la noche en el comienzo de la segunda mitad. Todo estaba listo para que Walcott tuviese más minutos y siguiese su proceso de recuperación de su larga lesión, pero no. En el momento en que Acheampong se puso a subir la banda izquierda ya no hubo respiro para los gunners: de sus botas salió una magnífica jugada que terminó con la asistencia a Vanden Borre en el primero, y posteriormente dos o tres ocasiones más de peligro desde el costado izquierdo. El Anderlecht terminó con un frente de ataque muy joven: Mitrovic (20 años), Acheampong (21), Kawaya (18), Praet (20), Najar (21) y Tielemans (17). Ellos fueron los que dominaron el partido (“bossing the game“) en la última media hora.

Wenger: “En líneas generales estuvimos mal defensivamente desde el primer minuto hasta el último”.

Todo terminó en una sensación de justicia, pues hace dos semanas el Anderlecht perdió contra el Arsenal sin merecerlo en los últimos minutos. Iban ganando 1-0 y del 85′ al 90′ el panorama cambió al 1-2. Los belgas, sin saber cómo, se quedaron sin puntos y ahora, en su visita a Londres, le han hecho sentir al Arsenal la misma incredulidad. Es cierto que los ingleses tienen margen para seguir confiando en la clasificación, y más cierto aún es que las suposiciones no sirven de nada, pero si el partido de la ida no lo llegase a remontar en esos cinco minutos de esplendor, ahora mismo iba a sufrir por pasar la fase de grupos. El Anderlecht ha sacado 1 punto de 6 posibles ante los de Wenger, bastantes menos de los que por méritos propios deberían haber sumado.

FIL ARSENAL ANDERLECHT 49El Anderlecht le devolvió la jugada de la ida al Arsenal (Foto: Focus Images Ltd)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

3 comments

Pasó lo que uno se esperaba que fuera a pasar cuando en verano no llegan los suficientes refuerzos defensivos. Sí, llegaron un lateral derecho y un central joven y excelente, pero ya el año pasado el problema se encontraba y no se ha hecho mucho por resolver.

Flamini debe estar para emergencias, se necesita a un mediocentro fuerte y dominante. Y digo Flamini como digo Arteta, brilla en algún partido pero haciendo balance uno se da cuenta que el vasco debería ser una opción B. Y tampoco sirve poner a Wilshere-Ramsey ahí, porque los dos tienden a irse para arriba demasiado, como contención, mejor buscar otro. Se habló de Khedira, pero no creo que sea lo que más convenga. Qué bien les hubiera venido Matic a los gunners.

La posición de lateral derecho tiene su guasa además. El año pasado estaba Sagna contra las cuerdas, si se lesionaba, ojo. Bien, se va Sagna y traes a otro, pero sólo a uno, se lesiona Debuchy, y tienes que poner a Chambers, que aunque está haciendo un trabajo excelente en gran parte y más teniendo en cuenta que no es su posición, funcionaría mejor de central o incluso para ser el mediocentro del que he hablado antes.

Luego está Monreal, que no me gusta nada nada nada. Un lateral al que ganan en carrera (y no hablo de Navas o cualquier velocista precisamente), y como central poco contundente y desconcentrado. Si se lesiona Gibbs, cualquiera va a intentar atacarte por ahí. ¿Por qué no haber sacado ayer a Bellerín de lateral y a Chambers de central?

Es decir, el Arsenal está falto de un lateral derecho, otro central (que podía haber sido Manolas antes de haberse ido a la Roma) un mediocentro (u otro central y así poner a Chambers aquí) y quizá un lateral izquierdo que garantice más que el español. La Premier es exigente, participas además en dos copas y en Champions. Hay que reforzar la plantilla, porque si hay lesiones, habrá problemas, y ya se puede ver.

Deja un comentario

*