Clasificación y pitada

Galatasaray. Foto de LardoBalsamico, CC BY-SA 3.0.

La noche de Estambul dejó al Galatasaray como tercero del Grupo C. El público ya sabía a lo que iba anoche al Türk Telekom Arena: el encuentro ante el Astana decidía una plaza para la Europa League y el Galatasaray cumplió el objetivo de mantenerse en competición europea. Aun así, los 26.000 aficionados que apenas llenaban medio Ali Sami Yen pitaron y abuchearon al Galatasaray al acabar el partido, que ni siquiera consiguió despedirse de la Champions con una victoria ante un Astana que se había mostrado claramente inferior fuera de casa. No se puede decir que el equipo de Mustafa Denizli no fuese a por el partido, pero el Astana generó un volumen de ocasiones y llegadas peligrosas similar al que suele tener en su campo. En la primera parte, el Galata consiguió encerrar al Astana, que sólo era capaz de desplegarse con balones largos y contragolpes, pero en la segunda el cuadro turco perdió el control del partido y la sensación final para los aficionados fue que el desorden del Galatasaray permitió al Astana tener opciones de darle un disgusto al campeón turco.

ALINEACIONES INICIALES

Onces Galatasaray-Astana

Infografía: Sharemytactics

Si bien es cierto que el Galatasaray tuvo el control del balón durante todo el primer tiempo (tuvo más del 60% de posesión), la primera gran ocasión del encuentro fue para Patrick Twumasi, que mandó al palo un potente disparo con la izquierda desde la frontal del área. A pesar de que el Astana no es un equipo brillante moviendo la pelota en estático, anoche fue capaz de transitar hasta el área contraria por la no presión del Galatasaray. No fue este el único defecto mostrado por el cuadro de Mustafa Denizli, puesto que en ataque no hubo velocidad alguna, nadie se ofrecía a recibir y arriba hubo muchos errores en la definición o el último pase. El Astana advirtió de nuevo en otra acción por la derecha de un destacado Twumasi, que superó con suma facilidad a Olçan Adin y puso un peligroso centro que Kabananga no llegó a embocar a pocos metros de la portería.

La suerte para el Galata fue que empezase a aparecer Yasin Öztekin, que fue de lo más rescatable en el ataque cimbom. Lo cierto es que su primera aparición fue desacertada, porque Yilmaz y él se estorbaron buscando un remate de cabeza en el área pequeña, pero luego estuvo insistente y firmó dos grandes acciones en la recta final del primer tiempo. La primera fue un contragolpe del Galatasaray conducido solo por Yasin: tras un despeje defensivo del Galata, la pelota le llegó en medio campo, salió a la carrera y tras dejar atrás a Anicic con un buen giro, sacó un tirazo dirigido a la escuadra que Eric echó a córner. En la última jugada antes del descanso, Yasin, de espaldas a la portería, recibió un pase de Selçuk Inan desde el círculo central que él, al primer toque, convirtió en una gran asistencia a Burak Yilmaz. El delantero del Galata se coló entre los centrales kazajos y, ante el portero del Astana, disparó a la base del poste.

Un nuevo intento de Wesley Sneijder desde la frontal del área al minuto de empezar del segundo tiempo hizo presagiar que la línea del partido no iba a cambiar. El Astana siguió con los balones largos, las contras y tratando de aprovechar al máximo los errores de un rival, el Galatasaray, que es errático un rato largo. Un buen ejemplo fue cuando Hakan Balta trató de despejar un balón y se metió por medio Olçan Adin (que hizo mucho más mal que bien a su equipo anoche), dejando la pelota muerta cerca del área. Ahí la recogió Maksimovic, que entró en la caja y sacó un tiro que se fue cerca del travesaño.

Nenad Eric tuvo que intervenir ante un muy buen remate de volea de Selçuk Inan y en la jugada siguiente vino el gol del Astana. Shomko puso desde la izquierda un centro medido al segundo palo, donde esperaba totalmente solo Patrick Twumasi, el mejor del Astana con mucha diferencia. ¿Por qué estaba solo? Porque Olçan Adin cometió otro error de bulto, yendo a placar a un Maksimovic sin opción alguna de llegar al balón y olvidándose del delantero ghanés, que abrió la lata con un gran remate de primeras. El Astana se adelantaba y la catástrofe se cernía sobre el Galatasaray.

Pero el golpe motivó al equipo de Mustafa Denizli, que al minuto de anotar Twumasi, encontró el gol que salvó los muebles. Lo hizo Selçuk Inan, que siempre aparece en los momentos importantes. Podolski entró por la parte derecha del área, tiró una pared, Selçuk Inan se la devolvió con un taconazo y ‘Poldi’ la puso para el remate de Burak, que fue despejado por Eric. En el rebote, Inan anotó el 1-1.

Picture by Paul Terry/Focus Images Ltd +44 7545 642257 03/08/2013 Felipe Melo ( R ) of Galatasaray celebrates with team mates after he scores the opening goal from the penalty spot during the The Emirates Cup match at the Emirates Stadium, London.

Selçuk Inan volvió a aparecer en un momento clave. Foto: Focus Images Ltd

De ahí hasta el final, ambos equipos iban a tener buenas opciones. A falta de 20 minutos, el Astana montó una contra rápida y Twumasi (¡siempre Twumasi!) buscó desde la derecha a Foxi Kethévoama, que entraba al segundo palo a rematar y no llegó porque Sabri se tiró a evitar el gol y casi se lo mete en propia puerta. Yasin, algo más discontinuo en el segundo tiempo, dejó otro detalle de calidad con un pase de tacón para la llegada del desafortunado Olçan Adin, que pisó área y tiró a las manos de Eric. Olçan fue reemplazado a los pocos minutos por José Rodríguez, en un cambio que iba orientado a fortalecer el medio campo y, de paso, solucionar el agujero que tenía el Galata en el lateral izquierdo. Hakan Balta se colocó de lateral zurdo (su posición durante muchos años) y Chedjou jugó de central (la que también es su posición habitual).

Pero el cambio no surtió mucho efecto, porque en la práctica no equilibró al equipo y el partido seguía siendo abierto por el ímpetu de ambos buscando el gol de la victoria. En la enésima decisión poco inteligente de un jugador del Galatasaray, Burak Yilmaz paró con una falta al central Anicic, que se fue a la aventura y forzó una falta lateral muy peligrosa a partir de una jugada (ya en el descuento) que no parecía tener demasiado futuro. Shomko colgó al segundo palo, Semih Kaya despejó fatal y dejó el balón dentro del área para un remate excesivamente potente de Twumasi. Los pocos kazajos que había en el Türk Telekom Arena soñaron con una victoria in extremis mientras a los aficionados del Galatasaray se les encogía el corazón.

El Galatasaray confirmó el tercer puesto y jugará la Europa League, pero el Astana fue el equipo que dejó la imagen más honrosa, puesto que sacó sus primeros puntos lejos del Astana Arena. Los kazajos, en su debut en Champions, han puntuado en 4 de los 6 partidos de la fase de grupos. No está nada mal. Al Galatasaray, en cambio, le esperaba una sonora pitada de una afición decepcionada.

Foto de portada: LardoBalsamico

Related posts

Deja un comentario

*