La última jornada decidirá

FC Porto manager Nuno Espirito Santo (centre) during the UEFA Champions League match at the King Power Stadium, Leicester
Picture by Andy Kearns/Focus Images Ltd 0781 864 4264
27/09/2016

Empate a cero en el Parken Stadion de Copenhague que sirve de muy poco a ambos equipos. La victoria del Leicester obliga al Kobenhavn a ganar en Bélgica frente al Club Brugge a la espera del resultado del Porto, que recibe al conjunto inglés en el estadio do Dragão. Solbakken presentó en el once algunos cambios debido a las bajas de Federico Santander y Cornelius. Fiel a jugar con dos puntas arriba, el técnico noruego utilizó a Verbic como enlace del joven delantero serbio, Andrija Pavlovic. Por otro lado, Nuno pudo contar con su alineación de gala.

Kobenhavn 0
Porto 0

Porto vs Kobenhavn - Football tactics and formations

El primer cuarto de hora de partido, el Kobenhavn se vio sorprendido por la puesta en escena del conjunto portugués: el Porto consiguió quitarle la pelota y avanzaba a través de posesiones más reposadas con Óliver Torres llevando la batuta y siendo el socio de todos sus compañeros. El conjunto de Solbakken no estaba cómodo sin el balón. Cuando un equipo tiene un dominio absoluto en su liga y prácticamente el mayor parte del tiempo juega instaurado en campo rival y con la pelota, suele sufrir sin ella. El elenco danés hacía el esfuerzo de salir por las bandas con balones largos a Verbic o Pavlovic que caían a los costados pero tanto Marcano como Felipe anticiparon rápido esos envíos. A partir de la media hora de partido, el Kobenhavn lograba asentarse en el partido y sus posesiones eran más largas. Conseguía profundidad por el lado izquierdo, a través de Augustinsson, que empezó a proyectarse al ataque, a asociarse con Delaney o Toutouh y a colgar balones, pero en esta ocasión la calidad en el remate de los delanteros fue floja.

En la segunda parte el Porto inclinó el campo todo el segundo tiempo, por momentos fue un acoso a la portería de Olsen, pero el guardameta danés resolvió con nota todas las acciones de peligro que se le presentaron. La más clara, en el minuto 53, una doble parada a bocajarro a André Silva, primero con la mano, después con la pierna derecha. Una actuación que disipa las dudas que había dejado durante toda la fase de grupos. El escenario para el Kobehavn era totalmente desconocido, en un contexto donde le exigía saber contraatacar no supo responder. La última media hora de partido se convirtió en un intercambio de golpes en el que al Porto le faltó contundencia en el área para garantizarse un puesto en octavos.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*