Misión cumplida

Rakitic Barcelona - Focus

El viaje del Barça a Borisov era más importante de lo que muchos pensaban. Con la posibilidad de que el Leverkusen y la Roma se quitasen puntos, ganar al rival más débil del grupo era aún más obligatorio. La victoria de anoche dejó varias noticias realmente buenas para el equipo de Luis Enrique: el Barça reafirmó el liderato de su grupo, se dejó la portería a cero tras 8 partidos consecutivos recibiendo goles, Busquets jugó un partido sensacional como interior y Neymar volvió a demostrar que puede tirar del equipo mientras Messi no esté. Lo único malo de la noche fue la lesión de Sergi Roberto, que se marchó a los 18 minutos por molestias en el pubis.

Borisov Arena Toni PadillaBorisov Arena, escenario del partido. Foto: MarcadorInt

La victoria del Barça se fraguó desde el primer instante del partido. El equipo azulgrana, sabedor de la relevancia del partido, salió a por todas ante un BATE que nada tuvo que ver con el equipo ofensivo que sorprendió a la Roma en la anterior jornada. El conjunto de Alyaksandr Yermakovich tenía un plan claro: meterse atrás para coger algún contragolpe, enviar balones largos a Signevich y poner todas las atenciones sobre Suárez y Neymar.

Ya desde el principio, el Barça demostró que era capaz de mover el balón con velocidad cerca del área bielorrusa y acechó la portería de Chernik en varias ocasiones durante el primer tiempo. El Barça jugó con Mascherano y Busquets juntos en el centro del campo, pero a diferencia de la mayoría de partidos en los que han compartido medio campo, el equipo funcionó fluidamente. Eso sí, ayudó a ello que el BATE no plantease batalla en la mitad de la cancha.

BATE-FCBOnces iniciales. Infografía: Sharemytactics

Dos córners botados por Neymar pusieron al Barça muy cerca del gol poco después del minuto 10: en el primero, Suárez cabeceó de forma potente en el punto de penalti y Chernik despejó. En el segundo, Neymar la puso al primer palo y Munir estuvo a punto de hacer el 0-1. Esta fue una de tantas acciones en las que el BATE recibió una ocasión de gol por olvidarse de aquellos jugadores que no se llaman ni Neymar ni Luis Suárez.

Tal y como se estaba dando el partido, era un encuentro ideal para que los interiores azulgranas hiciesen daño llegando desde atrás. Sergio Busquets, tras un pase de Neymar desde la izquierda, fue el que primero probó el disparo desde la frontal. Posteriormente, Rakitic tuvo una gran oportunidad de anotar el primer gol de la noche: Alves, que jugó anoche su mejor partido de lo que llevamos de curso, puso un balón a la cabeza del croata que este remató por encima de los tres palos. Rakitic entró solo al remate por la ya mencionada falta de atención del BATE y un grandísimo movimiento de arrastre de Suárez, que dejó el camino libre de defensores bielorrusos al exsevillista.

Neymar se encontró ante un BATE que, aunque ponía todo el foco sobre él, no fue duro en los marcajes. El campeón bielorruso, además, se quedaba bastante expuesto cuando perdía el balón en medio campo porque el equipo se partía mucho (defendían los 4 de atrás y atacaban los otros 6), así que el de Mogi das Cruzes tuvo muchas oportunidades de dirigir contragolpes con carreras desde la banda en las que tenía muchos metros por delante. Así vino el 0-1, ya en la segunda parte: Neymar condujo durante 30 metros por la izquierda, se vino hacia dentro con muchos jugadores del BATE alrededor y entregó para Rakitic, que clavó en el ángulo un derechazo imposible para Chernik. Los principales defectos del BATE anoche se reprodujeron a la vez en el primer gol: exposición excesiva tras pérdida, ninguna contundencia en la vigilancia (masiva) sobre Neymar y remate cómodo de un llegador del que nadie se preocupó. Con sus dos goles de anoche, Rakitic se estrenó como goleador en este curso.

Neymar Barcelona - FocusNeymar volvió a tirar del carro. Foto: Focus Images Ltd

El 0-2 tuvo muchas cosas en común con el 0-1. De nuevo, el Barça generó el gol en una acción de contraataque, aunque en esta ocasión la acción vino por una recuperación de Munir cerca del área propia, no en medio campo. Otra vez el BATE quedó muy expuesto por la brecha entre los 4 defensas y el resto, así que la faena fue fácil para el Barça. Suárez dirigió la contra por el medio, abrió hacia Neymar y el brasileño, una vez llegó a la frontal, vio cómo Rakitic (nuevamente desatendido por el BATE) se desmarcaba para picar suavemente el balón y marcar el 0-2.

El partido parecía muerto tras el 0-1 y el 0-2 le dio la puntilla. Los puntos ya eran para el Barça, pero el BATE pudo darse algunas alegrías ofensivas, en parte, por la marcha de Busquets (entró Gumbau, que debutó en Champions). Luis Enrique quitó al jugador que abarcó más terreno y que asegura el equilibrio de este bloque partido tras partido. El asturiano también metió a Sandro por Munir, que aunque estuvo bien en la toma de decisiones, le siguió faltando precisión en los disparos a puerta y el último pase. Dicho esto, al partido del Barça en Borisov se le pueden encontrar pocos peros, puesto que el dominio fue abrumador y el BATE sólo exigió una intervención a ter Stegen.

Ahora vienen dos semanas con nuevas misiones que el Barça está obligado a cumplir por la entidad de sus rivales: juega en casa ante el Eibar y el propio BATE y viaja a Villanueva de la Serena y Getafe. Por suerte, el retorno de Iniesta está cerca, la baja de Sergi Roberto será corta y cada día que pasa es uno menos para que vuelva Messi, así que el Barça espera encadenar varias buenas noticias en poco tiempo. De momento, anoche dio un paso importante en la fase de grupos de la Champions.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*