El camino de San Thiago

Thiago Alcantara of Bayern Munich celebrates scoring their third goal during the UEFA Champions League match at Allianz Arena, Munich
Picture by Stefano Gnech/Focus Images Ltd +39 333 1641678
16/03/2016

Sólo puedo entender que ayer te marcharas afligido a la cama si eres hincha de la Juve. En ese caso, amigo bianconero, cuenta con mi empatía y mi reconocimiento por la eliminatoria de tu equipo; llora encima de mi hombro. Mas ayer pulsé que un notable puñado de aficionados neutrales al fútbol se fue a dormir con la desazón de quien ha sido vencido. Con sincera molestia, angustiados, quizá no con sufrimiento pero desde luego con cierta rabia. Tras 210 minutos de fuegos artificiales emocionales, de pulcra belleza, de épica epopeya, de volantazos tácticos al límite, de dos admirables expresiones futbolísticas absolutamente contrarias batiéndose entre sí por la gloria, hubo tras el pitido final mucho amante de este deporte que sintió en lo más profundo de su ser que había sido derrotado. Decía Borges que no pasa un sólo día en el que no estemos, al menos por un instante, en el paraíso. Ayer la Champions League nos regaló a todos los locos de este juego uno de esos maravillosos momentos de indiscriminada felicidad. Francamente, como si no estuviéramos rodeados de suficiente mierda en nuestra vida diaria como para encima desaprovecharlos por fobias absurdas que nos imponemos nosotros mismos. Disfrutemos.

FIL BAYERN JUVENTUS 31El Bayern – Juve era el duelo más esperado de estos Octavos de Final. Foto: Focus Images Ltd

Allegri había aprendido de la ida, de la cual salió vivo de milagro. Cederle a este Bayern de Guardiola un bloque bajo y la iniciativa era tener una cita en la que el catalán elegía restaurante: no podía regalarle ese escenario. Su ataque posicional iba a encontrar grietas en el repliegue juventino por férreo que pudiera llegar a ser su diseño. Además, necesitaba marcar, por lo que permanecer tantos minutos lejos de Neuer obligaría a los suyos a realizar auténticas proezas al contraataque si querían llegar con constancia. Es por ello que mandó a sus chicos a incomodar el nacimiento de las jugadas del equipo muniqués. Aprovechándose del perfil agresivo, de despliegue físico y dinámico de su once (quizá con Marchisio y Dybala otro gallo hubiera cantado) fue a encimar al campeón alemán intensamente. Ordenados en un 5-4-1 que aseguraba que la valentía arriba no devengara en situaciones favorables de contraataque para los extremos bávaros, los suyos fueron a friccionar a la primera línea muniquesa con la intención de robar cerca del área alemana. Y no había transcurrido el minuto cinco, antes de que el Bayern pudiera masticar el contexto que le habían preparado y tratar de descifrarlo, cuando Pogba le metió un puñetazo inesperado a la eliminatoria que la dejó tambaleándose. No sabemos si, con el paso del tiempo y sin contratiempos de este tipo, el conjunto muniqués hubiera superado aquel obstáculo y hubiera podido imponer su juego, mas aquel temprano golpe emocional le afectó hasta el punto de hacerle dudar completamente del equipazo que es. Pues, por mucho que nos empeñemos testarudamente en negarlo, el ser humano es un animal emocional que a veces piensa racionalmente y no un animal racional que a veces se emociona. Qué es el fútbol sino un estado de ánimo y Pogba le había gritado en tono humillante y ante los ojos de todo el planeta que estaban desnudos y frágiles, devolviéndole reminiscencias de sus peores pesadillas de las recientes ediciones de Champions League. Y se lo creyeron. Que la mentirijilla que se había inventado Guardiola disfrazando a Kimmich de central no colaba y que no necesitaban más que un pase el espacio de Khedira a Lichtsteiner para levantar el velo y poner de manifiesto su débil estructura. Y se lo creyeron. Los errores en cadena de Alaba y Neuer susurraron al oído al Bayern de Múnich que quizá se le iba a acabar inesperadamente su gran objetivo de la temporada. Y que se le venían dos meses de clima mediático infernal. El amenazante peso de la trascendencia lastró a su colectivo hasta bloquearle.

La hinchada del Bayern, organizada a las mil maravillas, vestida de gala para una de las citas más estimulantes de la temporada y con la disposición de animar fervorosamente a los suyos, tampoco pudo abstraerse de su condición de ser humano y fue víctima involuntaria de la intensidad de los golpes recibidos, permaneciendo en un silencio obnubilado que vistió aquello de funeral. Como la Juve, cuando había de retroceder, se mostraba absolutamente sólida y compacta impidiendo que las jugadas individuales a las que se agarraba el Bayern como único argumento sirvieran de algo, la impresión es que el juego alemán era una suerte de narcotizado trance improductivo. Pero cada contraataque juventino, con los potentes Khedira, Pogba, Cuadrado o Morata superando con sus conducciones frenéticas piernas bávaras que iban al cruce, sí transmitía una palpable situación de vértigo. El delantero madrileño, que como punta de lanza firmó una actuación completamente prodigiosa, finísimo en todos sus toques, agudo en sus movimientos y firme en sus decisiones, dirigiría una transición de forma imperial hasta encontrar a Cuadrado en el área pequeña delante de Neuer, que definió con talento diferencial. 2-0. Aún quedaban, a priori, 60 minutos de eliminatoria pero la sensación era que el Bayern ya no se levantaba de aquello. Parecía KO.

Paul Pogba of Juventus celebrates scoring their first goal during the UEFA Champions League match at Allianz Arena, Munich Picture by Stefano Gnech/Focus Images Ltd +39 333 1641678 16/03/2016
Pogba adelantó a la Juventus. Foto: Focus Images Ltd.

En medio de un clima de pesimismo y drama que teñía de negro el ambiente del Allianz Arena, emergieron dos figuras en el Bayern. Una Ribéry, quien quizá no dispone ya de la capacidad de cambiar el transcurso de una eliminatoria de Champions League, pero desde luego que dejó imprenta de la grandeza que siempre atesoró. En un equipo plano en el que cada pase era entregar un marrón, el extremo francés se elevó sobre el resto ofreciéndose siempre, buscando conducciones que desbordaran al sólido bloque italiano y mostrando una convicción que no contagió a los suyos, pero que sirvió de resquicio de esperanza para sus hinchas. Nunca dejó de creer. La otra fue quizá el MVP de la noche, don Douglas Costa. El brasileño sí dispone de la capacidad individual de cambiar dinámicas y no dejó de intentar hacerlo. En su primer año en la superélite y en un gigante plagado de genios como es el Bayern de Múnich, asumió el rol de crack resolutivo y llevó al equipo a sus lomos. Tiró del Bayern durante el periodo más tedioso e inclemente del encuentro y, como ese amigo que nos empuja a las primeras copas cuando no queremos salir, lo arrastró hacia la portería de Buffon. La pedía, trataba de generar desequilibrios con sus conducciones y, ante el cerrojo italiano, al menos buscaba disparos desde fuera del área, pues ese sector izquierdo de Alex Sandro, Evra y Pogba estaba defendido con oficio y rigor y no cedía grietas. Pero su eliminatoria hay que apuntarla en letras grandes: el Bayern nos ha descubierto una auténtica estrella.

La Juve seguía intimidando en cada transición. Morata daba la impresión de poder cerrar la eliminatoria en cualquier momento, hasta que Allegri le cortó las alas a su equipo con los cambios. Con la salida de Khedira y del 9 madrileño y la entrada de Sturaro y Mandzukic, el marco discursivo del encuentro varió radicalmente. Los bianconeros pasaban de un escenario en el que coqueteaban con la grandeza en cada jugada, de un encuentro en el que se divertían jugando y dominaban la globalidad de los registros, a un contexto en el que todo lo que podían hacer era no perder. Dejaron de jugar para dedicarse a sólo defender. Con el Bayern volcado en el campo de Buffon, con la amenaza de Coman (que había entrado por Xabi Alonso), Ribéry, Costa, Müller y Lewandowski sobre el campo, la Juventus todo lo que podía hacer era resistir, pues no tenía opción de castigar tamaño arsenal ofensivo. Sin los metros que abarcaba Sami y con Mandzukic como punta de lanza, las posibilidades de transitar de la Juventus se reducían a auténticos milagros. Sólo le quedaba aguantar. Pronto, uno de los múltiples centros de Douglas (ejerció de mediapunta con la entrada de Coman) se encontró con la cabeza de Lewandowski y encendió la mecha. El crack brasileño había conseguido devolver a los suyos al encuentro. El estadio ardía, sus compañeros volvían a creer y… entonces emergió Thomas Müller.

FIL BAYERN JUVENTUS 10Buffon sabía la que se le venía encima. Foto: Focus Images Ltd

El gol de Lewa cambió radicalmente la dinámica del encuentro. El Bayern se templó, se reencontró consigo mismo y pudo volver a ser ese equipo infernal que convierte el encuentro en una sucesión indiscriminada de centros, que domina imperialmente la segunda jugada y tiraniza el área pequeña. Y Müller, quien difícilmente pasa por encima de una eliminatoria como esta, compareció. En el 91, otra vez por banda derecha aunque esta vez fue Kingsley Coman el autor del centro, el conjunto bávaro recuperaría la eliminatoria con un testarazo de Thomas para no volver a cederla más. Ya en la prórroga, Guardiola echó de mano de su niño mimado. “Thiago oder nix” es una de las frases que más se recuerda en Alemania de los primeros días del catalán en Baviera, transmitiendo explícitamente que no hay en el mundo otro como él. Sin embargo, durante los 90 minutos nunca gastó esa carta, quizá temiendo que su atrevimiento concediera pérdidas que pudieran ser trágicas. El 6 bávaro perdió dos balones comprometidos en sus primeros contactos con el balón, metiendo el miedo en el cuerpo a una hinchada local que ya veía el discurso del encuentro cuesta abajo. Pero si no hay otro como Thiago es precisamente por lo que ocurrió segundos después: sin dejar ni por asomo que algún lamento se paseara por su cabeza, pese a la segura decepción que había supuesto ver todo lo anterior desde el banquillo, decidió la eliminatoria en el periodo más caliente con una combinación de fútbol sala con Thomas Müller que acabaría remachando al fondo de la red. El hispanobrasileño explotó de alegría, el Bayern enloqueció por el milagro que acababa de conseguir y el mundo entero recordó por qué nos inspira tanto respeto irracional el himno de la Champions, pues sabemos que tiene el poder de convertir un miércoles random de marzo en una fecha inolvidable. Ayer lo fue.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

17 comments

Desde el momento en el que la Juve se relaja en su grupo, y tras ganar los dos duelos directos al City y clasificarse es conformista con no ser cabeza de serie, ellos mismos saben que el rival de su eliminatoria no va a ser un rival cualquiera, si no uno que perfectamente podrian tener en cuartos o semifinales. No hay excusa. Si te relajas y no eres primero de grupo te va a tocar el Madrid, o el Barsa, o el Bayern… Culpa tuya 100%.

Hermoso partido, el repaso táctico de la Juve fue impresionante e impensado para mi y muchos mas en el primer tiempo, el Bayern se mostró muy frágil a nivel defensivo y su mediocampo perdía constantemente el 1 vs 1 contra los italianos.
El segundo tiempo canto otro gallo, aciertos de Pep y errores de Allegri lo terminaron definiendo pero quiero destacar a D.Costa, un animal, un autentico crack, me recuerda a Robben o Ribery en sus mejores años. No olvidar el aporte de Vidal, jugando al limite como siempre, pero gano varios duelos en el mediocampo que le señalaron el camino a sus compañeros.
Es preocupante el nivel de la defensa del Bayern, creo que Pep va a tener mucho trabajo en estas semanas, el nivel de Benatia es desastroso, me arriesgo a decir que Lahm de central lo haría mejor que el hoy en día.
Y para finalizar creo que hoy Morata termino de finiquitar su recompra al Madrid, actuaciones como esta, a ojos de todo el mundo prácticamente obligan a realizar esa operación, que no se malentienda ya que se lo ha ganado en el campo, pero todos sabemos lo que pasa en Madrid y sus canteranos.
Saludos desde Chile !!

Yo tengo serias dudas de que Morata quiera irse al Madrid. Los rumores de fichajes apuntan a Lewandowski y/o Aubameyang, e independientemente de que siga o no Benzema, no veo a Morata volviendo para desperdiciar el crédito ganado (por mucha fe que tenga en sí mismo). Por otro lado, tampoco veo a Florentino invirtiendo en alguien que no le va a obligar (aunque creo que serán cerca de 35-40 millones, que no es poca cosa) a restregarle la cartera en la cara a todo el fútbol europeo, porque ya sabemos que lo que le gusta es presumir de tenerla grande para apagar pitos con portadas de Marca que hablen de sus desembolsos estratosféricos.

Lo que sí es cierto es que la gran, o una de ellas, “revelaciones” del año es la de Douglas Costa.

Qué partidazo… aunque sólo vi completa la última media hora y la prórroga. Qué fallo de Allegri al quitar a Morata, porque el planteamiento había sido espectacular desde el principio. Le comió la tostada a Guardiola y sus experimentos de la forma más práctica… para luego tener un ataque de entrenador algo incomprensible. Sólo se me ocurre que viera el partido casi ganado y sólo quisiera aguantar y que pasara el tiempo, porque otra cosa no se me ocurre.

Y, pocas veces, una crónica te hace revivir la gran maraña de emociones y sentimientos vividas el día anterior. Magnífico, Guillermo. Gracias 🙂

Totalmente merecida la victoria del Bayern. Aunque la Juve en la primera parte causo estragos a la contra. Falto mucha contundencia en la defensa. Y la Juve duro lo que duro Morata. Para mi un error gravisimo por parte de Allegri cambiarle. Morata dio una asistencia tras irse de tres, recibia bien de espaldas, lanzaba contraataques, corria con el balon en los pies para desesperacion de los defensas del Bayern, peleaba todos los balones a muerte.. Este chico no es un goleador, esta clarisimo. Pero tiene algo que le hace especial. Ribery tras la lesion le he visto muy bien. Por cierto sabeis si Robben estaba lesionado? Porque Ribery y Robben estan bien el Bayern es otra cosa… Sobre el papel de Guardiola, muy bien en sacar el balon jugado y en la presion, pero sigo echando en falta un poco mas de transiciones rapidas, y en eso Gotze seria muy util.

Yo creo que estos dos van sí o sí, de hecho, en el último año y pico, salvo por lesiones, han ido. Aprovecho para decir que otro que debería ir fijo es Nacho Monreal, para mi en el último año el mejor lateral izquierdo y por encima de Jordi Alba, Gayá o Bernat. Bellerín por ejemplo, es muy joven, y los que han ido en su lugar han rendido bastante bien. Hubo un tiempo (por resumir, hasta la ConfeCup) en el que Del Bosque siempre fue coherente. Que gustasen o no sus decisiones y elecciones, se equivocase o no, ya es otra cosa, pero coherente fue, pero creo que debió irse tras el mundial de Brasil para que la transición fuese más fluida por un lado y por otro (aunque pueda parecer paradójico) más decidida y tajante.

Muy buen artículo.

Impresionate eliminatoria, digna de rondas mas avanzadas.

A ver si el Bayern recupera centrales, es clave.

Por cierto veo tres perdedores en el Bayern: Benatia (un desastre, condenado a no volver a jugar en los partidos importantes), Xabi Alonso (ayer parecía un ex-jugador, y este año se le ve muy flojo, la edad no perdona), y Alaba (el peor partido que le he visto, pero es joven y bueno y se recuperará)

Creo que sobrevalorais a Douglas Costa. Es bueno pero tampoco es tan especial.. Ribery y Robben estando 100% son muchisimo mejores.
Sobre Vidal un grandisimo especialista como medio defensivo.
Sobre Pogba, sigo pensando que esta sobrevaloradisimo. Sus capacidad de ataque y dr asociarse es limitadita. Sin embargo tengo que decir que en el plano defensivo es un autentico monstruo. Si asumiera un rol defensivo y rindiera a buen nivel con regularidad podria ser el proximo Makelele/Vieira. Y ya si ademas de vez en cuanto llega desde atras y marca…
Neuer la podra cagar alguna vez, como ayer. Pero da gusto verle jugar.. Que elegancia y eficacia para sacar el balon. Ayuda muchisimo al equipo.
Y por ultimo mencion especial para Ribery y Morata. Para mi los dos mejores del partido. Uno por ser todo corazon, ofrecerse, desbordar, tirar del carro y demostrar que si se podia, y el segundo por su magnifico partido, increible la jugada del gol de cuadrado.

Permíteme discrepar, pero la temporada de D. Costa es tremenda. Su arrancada en carrera es sensacional. Aunque coincido contigo en que Robben es más resolutivo y decisivo.

Incomprensible el cambio de Morata. Hoy leí que Allegri quería ‘frescura en el ataque’. Creo que la Juve pierde allí la eliminatoria.

Y yo que dí por muerto al Bayern… Espectacular Morata y Cuadrado por la Juventus, se habla poco de que a Cuadrado también lo cambiaron cuando probablemente estaba siendo el mejor de la Juve después de Morata. Por parte del Bayern, me gustó Ribery, el más combativo en la primera parte y uno de los pocos que no le perdió la cara al encuentro en ningún momento, y por supuesto Douglas Costa, si no es ya una estrella mundial, pronto lo será, un rayo de esperanza para Brasil.

Y por último, añadir que THOMAS MÜLLER ES UNO DE LOS JUGADORES MÁS INFRAVALORADOS DEL MUNDO, tiene un don para aparecer siempre en los momentos vitales y siempre aporta al juego, quizás no es tan fino tecnicamente como otros pero es un jugador que me gustaría tener en cualquier equipo.

Gran artículo como todos los que has hecho del Bayern ¿Qué crees que le pasó al Bayern en los primeros 60 minutos?¿Crees que fue mas un tema táctico o emocional? Gracias

No hay mejor resumen del partido para quien no lo viera y para los que lo vieran también.

Nos quedará para siempre la duda de si hubiera sacado más jugadores estilo Morata como Zaza en lugar de Mandzukic entre algodones que hubiera sido del partido, pero aún así esta Vecchia Signora ha dignificado la Champions bastante más que alguno de los equipos clasificados para Cuartos

El filósofo estuvo a punto de quedar eliminado por su testarudez, y lo salvaron los jugadores, los múltiples crack que tiene el Bayern, y que lo hacen mejor equipo en el global sobre la JuBe. Qué pasaría con este personaje si no tuviera los crack que siempre ha tenido a disposición? Pronostico que en el City le costará bastante. Incluyo en este aparatado, así como escribió alguien arriba, hacer jugar a Xabi y Benatia sabiendo que no rinden, uno por su físico y el otro simplemente pq no da la talla. Lo de Alaba pasa pq cualquiera puede tener una mala noche.
Lo único que rescato, es que no sacó a Vidal, a pesar de estar haciendo un partido regular en una posición demasiado retrasada, cuando el partido lo requirió, salió a morder adelantándose, sobre las escasas oportunidades al contragolpe para terminar de ahogar a la JuBe y de paso iniciar las mejores jugadas de los bávaros, incluyendo el 2-2.

En segundo lugar coincido con que en el segundo tiempo, algo de culpa tuvo Allegri con los cambios. Se regaló a la ofensiva rival, confiando demasiado en su defensa, echando por la borda todo lo que realizó en el primer tiempo y que tan buenos resultados le había dado.

Müller y Lewa son cracks, que hay que esperarlos hasta el último minuto. Ribery demostró jerarquía y experiencia. Costa fue incisivo, el mejor de los suyos. Coman fue el revulsivo, excelente. Vidal, aportó garra y entusiasmo, recuerdo claramente una jugada suya en la que quitó y sacó gritos de la hinchada, y a la cual luego él arengo a alentar más fuerte al equipo.

En la JuBe bien Pogba, Khedira hasta que el físico le pudo. Bien Cuadrado igual, muy incisivo. Y el mejor fue Morata, delantero de Champions, excelente en cada jugada.

Deja un comentario

*