Septemberfest

Allianz Arena Bayern Munich Focus

En plena época de Oktoberfest, fecha en la que Múnich se llena de turistas deseosos de contemplar las atracciones que les ofrece Baviera, el Bayern quiso cumplir con su cuota de identidad exhibiendo una tradición ya clásica en la región en el último lustro: la goleada feroz en el Allianz Arena. Observar al conjunto muniqués explotar sin piedad su despampanante arsenal ofensivo se ha convertido ya en un símbolo tan típico de la ciudad como la cerveza, los bretzels, el Leberkäse o el codillo. Sucede a menudo y es todo un espectáculo.

Bayern Munich v Manchester CityUEFA Champions LeagueBoateng adquirió mucho protagonismo por la suplencia de Xabi Alonso. Foto: Focus Images Ltd.

Debe comentarse que el Dinamo de Zagreb se prestó a la escena, ofreciéndole a la escuadra muniquesa un contexto de ensueño para que pueda desarrollar el fútbol que más disfruta Pep Guardiola: situó un bloque muy bajo y poco agresivo en la presión, posibilitando que el Bayern se establezca sin obstáculos en el campo contrario y pueda desarrollar su juego de posición de forma académica. Dicho esto, hay que resaltar que los alemanes lo hicieron de fábula. Fue verdaderamente visual cómo movían el balón de un lado a otro, cómo iban creando ventajas mediante posesiones ágiles, lúcidas y dinámicas hasta encontrar a sus atacantes en situaciones favorables, que las aprovechaban con olfato de depredador. Hoy sin Xabi, fue Joshua Kimmich el que desmpeñó la posición de mediocentro, y Jerome Boateng aprovechó sus galones para ganar muchísimo protagonismo en la gestión de las jugadas. Con Alaba como central y su dinamismo en el pase, Kimmich y el propio Jerome en la base de la jugada, el Bayern no necesitaba cadenas demasiado largas para tener superioridad numérica en la salida de pelota, y esto lo interpretó el central alemán de fábula para avanzar libre y dañar con sus pases verticales o en largo. La estructura croata nunca dio sensación de fortaleza: una vez el Bayern creaba esa primera ventaja, su bloque siempre parecía desequilibrado y asimétrico, dejando espacios libres que la sensibilidad asociativa de Götze, Thiago y Kimmich y los audaces movimientos de acordeón de sus atacantes explotaban con facilidad. Además, cometieron varios errores individuales de bulto que desencadenaron situaciones de contraataque que los delanteros bávaros aprovecharon con crueldad.

Bayern Munich v ArsenalUEFA Champions LeagueThiago firmó una buena actuación. Foto: Focus Images Ltd

Sobresalió un siempre determinante Douglas Costa, que entre el contexto que le ofrecía su equipo y las ricas permutas de Juan Bernat encontró el escenario ideal para explotar su desequilibrio individual. También lo hizo Kingsley Coman desde el sector diestro, aprovechando con hambre cada minuto que su entrenador le deja para mostrar cosas interesantes. Thiago, por su parte, dejó varias acciones de calidad que fueron determinantes en las jugadas de los goles y Lewandowski contribuyó con su inspiración goleadora en el remate, pero esto últimamente ha dejado de ser noticia. Hoy sólo fueron tres.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*