Desconcertante preludio de Berlín

Real Madrid v JuventusUEFA Champions LeagueSemi-Final 2nd leg

El Real Madrid de esta temporada es (fue), desde el momento de su gestación, un proyecto ilógico y quizá aquello es lo que a la postre le ha hecho enloquecer. Su arquitectura es poco convencional. Su estructura es líquida y en los momentos donde la trascendencia te susurra al oído no aporta cimientos visibles a los que agarrarse. Partió de la idea de que la casi inédita conjunción de talento que atesora es capaz de someter de tal forma que, bien ordenada, podían desafiar a los convencionalismos existentes en el fútbol. Porteros que no paran, mediapuntas que ejercen de mediocentros, laterales que pasan más tiempo en el área rival que en el campo propio, delanteros que viven del pase o alineaciones sin jugadores que individualmente tengan capacidad de recuperar el balón. Aquel disparate, sin embargo, terminó funcionando tan armónicamente, se mostró como una idea tan eficaz, vistosa y plausible, que aupó a los privilegiados que fueron capaces de imaginarla. Sin embargo, su base es eso: una idea. No es algo palpable como ver a Messi regateando rivales u once hombres sufriendo conjuntamente como el Atlético de Madrid, sino que precisa de que la representación mental de sus miembros sea convencida para mostrarse de forma tangible. Con la inmortalidad a un paso, una segunda Champions consecutiva en la final de todos los tiempos, la mente de sus protagonistas no pudo mantener la cabalidad y acabó por articular de forma muy difusa el plan que les había llevado hasta ahí. Sólo así se puede explicar la reacción de un Real Madrid que cedió una plaza en Berlín ante una digna Juventus, pero que perdió sobre todo ante sí mismo, como un ajedrecista neurótico que acaba delirando y culpando a su propio cerebro de su derrota.

Real Madrid v Juventus UEFA Champions League Semi-Final 2nd leg

El Real Madrid quedó eliminado en semifinales. Foto: Focus Images Ltd

Compareció el Real a su cita con la historia con un inicio digno del juego que le había llevado hasta aquí. Sus primeros minutos fueron de cierto tronío. Articuló su ataque posicional, consiguió hacer ancho el campo mediante circulaciones pausadas y Kroos, Isco (vértice importantísimo de la posesión blanca en la derecha) y James comenzaron a llevar el balón a las bandas en ventaja, especialmente a la izquierda, donde Marcelo, epicentro del juego merengue, esperaba para asociarse en corto, cambiar de sector o acelerar él mismo las jugadas. En la derecha, con el rival basculado hacia la izquierda, esperaba Isco para sangrar con pases, Carvajal para doblar y Bale para amenazar. Aquello puso pronto de manifiesto que la estructura de su rival no era ni mucho menos impenetrable. La vuelta de Benzema, que está tan loco que la competición de la angustia le serena, dotó al equipo de un barniz de armonía ofensiva que echaba en falta. Acudía inspiridamente a apoyar a los tres carriles para crear ventajas asociativas donde hacía falta y hacía agonizar a los centrales italianos con su pausa de psychokiller para encontrar claridad dentro del área. No había duda: aquello era el Madrid de toda la temporada. Los hinchas reconocían a su equipo. No tardó mucho el equipo merengue en sumergirse en el ambiente que le proponía el Bernabéu y volcar el campo hacia la meta de Buffon. La Juve, que sabía que jugar a no encajar era una utopía, empezó descolgándose más de lo previsto y en sus ataques amenazaba con disparos de larga distancia y con Tévez recibiendo a la espalda de Kroos. El camino hacia Casillas, fruto de cierto desorden defensivo local, estaba más libre que de costumbre y los italianos provocaban cierta intimidación cuando merodeaban la frontal blanca, pero desde luego que no les compensaba. El Real se plantaba en el área de Buffon con suma facilidad y estaba casi siempre a un gesto inspirado de distancia (de Karim Benzema, Cristiano Ronaldo, Gareth Bale, Isco Alarcón, Marcelo Silva o James Rodríguez) del gol. No parecía muy competitivo aquello. Desde luego que no era la imagen de un finalista de Champions.

Real Madrid v Juventus UEFA Champions League Semi-Final 2nd leg

Benzema fue indetectable para los de Allegri. Foto: Focus Images Ltd

Chiellini y Bonucci achicaban heroicamente lo que pasaba por el área pequeña, pero la Juventus estaba absolutamente desbordada. Marcelo (con un Kroos menos protagonista que otras veces, él cogió el mando del juego, rollo base de equipo NBA) embotelló a los italianos contra su área -no fue deliberado, cuando podían se abrían- y una asociación interior entre James y Cristiano acabó por abrir el tarro merecidamente. El Madrid ya tenía lo que quería y por lo visto hasta ese momento era razonable anticipar una goleada. La Juventus simplemente no conseguía ejercer resistencia.

No se puede mantener la inspiración y la intensidad emocional eternamente y el Madrid se narcotizó ligeramente tras el gol, permitiéndole a su rival más protagonismo con el balón. Tampoco es que diera la sensación de que el Real tuviera aquello 100% controlado, pero el riesgo que generaba al salir a la contra con Karim Benzema como lanzador hace prever que aceptaban el trato. Si el Real no sentenció la eliminatoria a transiciones antes del descanso fue porque en quién pone el peso de la determinación – Cristiano Ronaldo – estuvo bastante precipitando decidiendo. Pero el billete blanco a Berlín parecía muy cerca en ese momento.

tristiano

Cristiano Ronaldo tuvo varias oportunidades para sentenciar el partido. Foto: Focus Images Ltd

Entrada la segunda parte, se observó un lógico y meridiano cambio de actitud en la Juventus. Empezaron a presionar más arriba y, en vez de defender en un bloque pasivo, buscaron meter el pie y morder. El Madrid defensivamente mostraba cierta fragilidad a la hora de taponar las recepciones en transición de Tévez y Morata y los bianconeros metieron pronto algún susto a Iker Casillas. Pero entre que los italianos ya descolgaban varios hombres a la hora de defender, que lo hacían frenética y enervadamente y que de por sí nunca parecieron un colectivo sólido, en cuanto el Real conseguía juntar un par de pases, daba la sensación de que aparecían grietas y espacios por todos lados. Entrados en ese clásico periodo en la gran mayoría de las eliminatorias de Champions League en las que no participa Leo Messi en el que el encuentro se templa y la incertidumbre aparece, Morata volvió a hacer acto de presencia en un momento cumbre -impactante su incidencia en su primera Champions League como primer espada- y metió hacia dentro la primera clara que tuvo. Hasta ahí, algo que puede pasar y más teniendo en cuenta que al Real nunca ha habido que hacerle demasiadas ocasiones para marcarle esta temporada. Fue la reacción al gol en los casi 35 minutos posteriores lo que le hizo al Madrid absolutamente desmerecedor de una plaza en Berlín. Toda vez que contener al Real mediante su estructura se había demostrado imposible para la Juventus, los de Allegri se dedicaron a amparar su área de forma épica y tradicionalmente italiana. Y el Real, el equipo de Marcelo, Toni Kroos, Cristiano Ronaldo, Gareth Bale –hoy poco inspirado, pero al menos muy participativo-, Isco o James Rodríguez, en vez de continuar haciendo aquello que había sangrado a los italianos (apoyos, pases interiores, asociaciones cortas) se dedicaron incesantemente a buscar centros al área de un Buffon segurísimo por alto. Enloquecieron. Ancelotti quitó a Karim Benzema, el jugador que instintivamente orientaba el juego del Madrid al balón bajo (la diferencia con Chicharito en ese aspecto fue sangrante) y Allegri introdujo a Barzagli, un central más… ¡Y el Real continuó insistiendo en tratar de imponerse mediante centros laterales! El delirio. La madurez y la gestión emocional de los minutos finales blancos fue demencial, grave y absolutamente inesperada si se contrasta con la calma con la que salió al campo. La Décima no le ha dado a este equipo la serenidad de los campeones.

Real Madrid v Juventus UEFA Champions League Semi-Final 2nd leg

Buffon, Bonucci, Chiellini y Barzagli sostuvieron a su equipo. Foto: Focus Images Ltd

Se dirá con justicia en los análisis posteriores a la eliminación madridista que volvieron a gotear poco a poco los problemas que persiguen al equipo blanco desde verano. Se notó que Kroos no tiene formación de mediocentro al ver su tibieza a la hora de disputar una recepción en la frontal con Morata y le pesó al equipo blanco contar con un portero incapaz de sostener a su equipo cuando el madrileño remató sin respuesta. Le dolieron al Real sus nulas alternativas desde el banco -un sólo cambio hizo Ancelotti- y le afectó no tener jugadores con capacidad de robo para recuperar con prontitud cuando necesitaban el balón -en cuanto la Juventus tejía un par de pases, el Madrid no la olía-. Tuvo incidencia la falta de alternativas tácticas y la poca capacidad de reacción de Ancelotti -si uno fuera entrenador, hubiera tardado muy poco en dar la orden de que buscaran pases interiores en vez de regalarle el contexto a la Juve con centros-. Aparecieron todos y cada uno de los defectos de este Madrid. Y, pese a que todo ello incidió, la impresión es que, con una gestión anímica decente de los últimos minutos, la eliminatoria la seguirían solventando sin mayores problemas. La Juventus no llevó al Madrid al límite de tal forma que esos defectos salieran a la luz y fueran a la postre los detalles que decidieran el partido, sino que fueron los locales los que vendieron su piel desnaturalizando su alma de forma inexplicable. A poco que hubieran seguido actuando con normalidad, la propia inercia parecía guiarles hacia el gol. Fue extraño.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

27 comments

Genial el artículo y muy acertado el análisis. Como pequeña correción, en el penúltimo párrafo enumeras 2 veces a James Rodriguez.

“Fue la reacción al gol en los casi 35 minutos posteriores lo que le hizo al Madrid absolutamente desmerecedor de una plaza en Berlín”.

Muy muy pobre.

Citáis 2 veces a Messi, en la segunda no entiendo la relación, partido muy inteligente de la Juve, a pesar de la primera parte, nos lo merecemos!

Yo creo que lo de Casillas ya es ensañamiento, que lleva dos partidos donde en los goles no tiene culpa ninguna.

No está al nivel, de acuerdo. Pero ayer en el gol, lo normal es que al 90% de los porteros en el 90% de las veces, les metan ese gol entre tanta pierna y casi a bocajarro.

Luego mantuvo con vida al Real con dos paradas de mérito a Morata y Pogba.

Digno de estudio tu comentario. Lo que se ve como un fallo dices que al 90% se lo meten y después comentas paradas de mérito dos paradas que son fácilmente parables por el 90% de los porteros.

¿Te gustaría que Casillas fuera el portero de tu equipo, Hugo? Porque madridista no eres.
Yo como madridista me parecería insoportable tener un fardo de guardameta otro año más.

Con el Valencia el primero se lo traga. Y el gol de ayer al 90% de los porteros élite no le hacen gol. Mala salida y luego no bloca un tiro que iba al cuerpo. Con la parada de ter Stegen al Bayern con Casillas se habría dicho que era imposible y no tenía nada que hacer, por ejemplo. Y de nada sirve empezar a parar cuando ya estas por detrás en la eliminatoria por un error tuyo.

Porteros que no paran, mediapuntas que ejercen de mediocentros, laterales que pasan más tiempo en el área rival que en el campo propio, delanteros que viven del pase o alineaciones sin jugadores que individualmente tengan capacidad de recuperar el balón. Aquel disparate, sin embargo, terminó funcionando tan armónicamente, se mostró como una idea tan eficaz, vistosa y plausible.

Yo soy de los que pensaba que aquello era solo una día, que no podía ser realizable. Y acabamos viendo que lo era… aunque el tiempo nos demostró que solo con muchas ‘condiciones sine-qua-nons’. Una de ellas, el rubio aquel que comparaban con Beñat y De las Cuevas. Sin el croata, el equipo pierde una armonía que le hace defender, controlar el partido y atacar significativamente peor. Por lo visto ante temporada, es indiscutible que es el hombre más importante del Madrid.

Otro problema significativo es lo de la BBC. Lo de la pegada del Madrid es cada vez más como aquello del perro y de Ricky Martin. Benzema no jugó mal, pero está muy torpe. Bale falla excesivamente de cara a puerta. Y Cristiano ha perdido cosas para poder decantar partidos importantes. A día de hoy la distancia con Messi-Suárez-Neymar es sideral.

Lo de Cristiano también merece un análisis a parte. Me lleva diciendo un amigo culé todo el año que el Madrid tiene la mejor plantilla del mundo y la más cara orientada a que Cristiano engorde las cifras. Más allá de la exageración, hay algo de cierto en esa frase. Su figura es nociva en algunos aspectos. Benzema está obsesionado con pasarle el balón. Joder, ¿de verdad nadie se atreve a decirle que lo mejor para el equipo es que deje de tirar las faltas?

Y después llega esto. Sergio Ramos: “Después del primer gol pensábamos que estaba hecho”. Pero, joder, ¿cómo coño te pueden eliminar de la Champions por creerte que estaba hecho en el minuto 45? Pero, está claro. Tras el gol, el Madrid navegó en la indefinición. Ni siguió con las mismas y se fue a por el segundo, ni se propuso el objetivo de minimizar riesgos. Cualquiera de las dos alternativas hubiese sido válida, pero el Madrid (que en palabras de su capitán pensaba que ya estaba todo hecho) no supo qué hacer. Son cosas que solo le pasan al Madrid. Yo lo de ayer ya lo he visto. Varias veces en octavos de final en el Madrid pre-Mourinho. El Madrid gana los tripletes en agosto, en diciembre y en marzo. Y después llega la parte clave, y todas esas expectativas hacen mucho daño si no hay un autocontrol.

Un artículo precioso si no fuese por, en mi opinión, hacer ver que el Barça es Messi sólo, una vez más. Muchos artículos hablan del estado de Neymar, de lo gran delantero más allá de su personaliada que es Suárez, de la recuperación de Piqué como uno de los mejores centrales, de la tremenda mejoría de Alves durante esta temporada, de los porteros del Barça, pero cuando las cosas van bien y su vecino pierde, la diferencia se centra en Messi. Cosa que sería normal si no se diese un pequeño dato… Leo juega en el Barça y no en un equipo de media tabla.

Es que de Messi parte el juego del Barcelona. Messi es un 50%-60% del Barcelona, por eso su importancia.

De eso no hay duda, cualquier equipo/entrenador que tenga a “alguien como” Messi y no lo aproveche, estaría loco, pero eso no quita que el Barça sea, por nombres, por equipo, unas de las mayores potencias mundiales, sin Messi también. Y ya cansa.

¿Dónde hago ver que el Barça es sólo Messi? Sólo le cito como el elemento central del juego del Barcelona, que creo que es algo bastante irrebatible.

Para mí hay una diferencia muy marcada comparando los atacantes del Real Madrid y el Barcelona.
Cuando un equipo se le encierra atrás tanto Bale como Cristiano Ronaldo demuestran unas capacidades técnicas preocupantes.
Con esto me refiero a que muchos partidos en los que un equipo se ha encerrado y el otro le ha estado asediando sin parar se ha solucionado con una jugada individual de algún jugador, porque a base de asociaciones y pases es muy complicado ya que los espacios son reducidos.
Cristiano y Bale son 2 caballos, con espacios demuestran su potencia y velocidad y así se regatean a sus jugadores rivales, pero si se les encierran son incapaces de regatear a 2-3 jugadores y disparar, no marcan una diferencia individual, como si lo hacen en confrontación Messi y Neymar. Son buenos jugando con espacios, pero si se los quitamos parecen jugadores limitados que no inquietan en exceso.
Pueden marcar el gol pero necesitan de la colaboración de algún o algunos compañeros para conseguir batir al portero rival.
Y ésta diferencia me parece muy palpable en los partidos del Barça-Madrid vs Atletico de Madrid y los resultados obtenidos por unos y otros.

Porfin una persona que dice las cosas,claras.JUGADORES DE DESBORDE,al final el madrid siempre termina recurriendo a Marcelo o Isco

Lo de ayer es un resumen de la temporada, no creo que a nadie le sorprenda. Un portero que recibe goles por el medio, Ramos haciendolo mejor en el área opuesta a la suya, el jugar sin pivote defensivo, mala preparación física, un banquillo incomprensiblemente defenestrado etc. Al final se dirá que es culpa de Bale, Arbeloa, Khedira, Mourinho etc, cuando no es más que las consecuencias de un presidente intervencionista, un entrenador manejable que quiere contentar a las vacas sagradas por encima de la meritocracia y una mala preparación física. Aún con todo, el Madrid debió ganar.

Te puedes hacer todas las pajas mentales e incluso analizar la posición de los astros mientras se jugaba el partido, también está bien que de propina para completar tu artículo vuelvas a echarle la culpa al portero..pero la realidad es que lo que le ha faltado al Madrid es gol, en todos los partidos importantes siempre ha hecho más ocasiones que su rival y no los ha metido..

Y se culmina algo que vengo diciendole a todos mis amigos,cules y merengues desde que el señor Florentino Perez,decidio coger el Real Madrid y empezar a jugar al PC Futbol.Me alegro por los merengues,porque espero que despues de esto,no le quede otra al señor Florentino Perez que dimitir.Si llega a ganar ayer el Madrid,nos veriamos en el año 2017 jugando con 4 mediapuntas 3 delanteros y 2 extremos reconvertidos en laterales (porcierto cuando iba todo bien ya sonaba Reus como mega fichaje de este año.El gran problema del Madrid y de su entorno,es que tiene 0 autocritica y 0 critica hacia su presidente,es como si fuera un ser superior que nunca puede ser cuestionado.Pues lo siento mucho pero Kroos no es mediocentro y James y Isco son mediapuntas (lo mismo).Y por mucho que les duela a los aficionados del Madrid,Bale fue un fichaje hecho por la rabia de un presidente que no habia podido fichar a Neymar.Es un jugador para jugar a la contra o con espacios,no sirve para jugar en un Real Madrid que los tiene q buscar,y menos cuando ya tiene un jugador de esas caracteristicas (cr7)
Lo UNICO de lo que estoy sorprendido y a la vez se deberia alabar,es el gran sacrificio que han hecho James,Kroos y Isco jugando en una posicion q no era uya,y dejandose la piel.Aparte de ser jugadores de un nivel hiper mega top (sobretodo Isco y James),han demostrado ser unos profesionales brutales.
Me gustaria terminar con el tema Casillas….Ojala se pudiera jugar la temporada de nuevo y empezase el Madrid con Keylor en la porteria,el resultado de los 3 titulos seria el mismo 0.Por el simple hecho de que aunque a metido cantadas,la barbaridad de goles que a encajado el madrid este año,no puede resumirse todo en Casillas.Ayer por ejemplo no podia haber hecho nada,y aun asi se le va a seguir criticando,porque una parte de la prensa prefiere criticarlo a el,a que se mire a otras personas…
Un Saludo

A mi lo que me duele es que vi un equipo sin alma, el Madrid en noches como estas siempre ha dado un baño jugando con casta y pundonor, donde el rival solo salía de su campo en un par de contras aisladas y fuera cual fuera el resultado que habia que remontar si no se conseguía era por pura mala suerte. Ayer llegamos a echar los coj**es del día contra el Dortmund y le caen 7 a la juve.
P.D. No voy a mencionar los claros errores que tiene este equipo porque ya los ha mencionado muy bien Guillermo, aunque para mi se pueden resumir en 2: Casillas y Ancelotti, ninguno debe seguir el próximo año y seriamos tonto si dejásemos escapar a Klopp ahora que esta libre.

Pues yo creo que el partido de ayer se parece bastante a la vuelta contra el Dortmund. Tuvimosmuy buenos minutos iniciales sin acierto con ocasiones claras, y luego en los minutos finales nos precipitamos con centros y malas decisiones. Mismo análisis para ambos partidos, en ambos se puede culpar la falta de acierto (como dice Valverde contra el discurso asentado, el Madrid de la era Cristiano tiene verdadera pegada en partidos importantes, siempre crea muchas ocasiones y falla varias para marcar) y la falta de sabiduría competitiva, de experiencia y personalidad. Ya llevan 5 años llegando a las semifinales y demostrando fallos competitvos en 4 de elllas.

Buen artículo. Demasiadas críticas a Casillas en mi opinión, ayer no puede hacer nada en el gol y luego dejo al Madrid con vida. Pero claro, es más fácil criticar a Casillas ayer y el día de Valencia que a Cristiano, que ni apareció, ni Bale, que hace meses que se le espera… O a Kross que ayer en el gol esbel culpable…

Muy buen artículo, enhorabuena.
Pero leyendo una parte del articulo y algunos comentarios me da la impresión que ha sido todo un desastre (organización táctica etc) desde el principio. Si Ronaldo marca esa clarísima y sentencia el partido no se estaría diciendo todo esto. Analisis MUY en función del resultado. Y también parece que “lo normal” hubiera sido reponerse tras el gol. No. Lo normal es que cuando estás en una semifinal de Champions y ves que tienes a nada la final, y te marcan, irse abajo. Eso es lo normal, desmoralizarse. El principal problema (no tan normal) es todas las ocasiones falladas, sobre todo en la primera parte.

¿Análisis en función del resultado? Yo simplemente trato de explicar lo que pasa. La primera parte blanca y su juego hasta el gol me parece notable y creo que me detengo bastante en ello en el texto. A mí no me parece normal la reacción al gol cuando se es tan superior, la verdad. Y no es que se vinieran abajo, es que enloquecieron. Dejaron de intentar lo que les llevaba funcionando todo el partido para hacer algo (de las pocas cosas) en lo que la Juventus le superaba. Me parece grave. Y coincido en la falta de determinación como uno de los problemas del Madrid.

Deja un comentario

*