Plácida goleada terapéutica

Cristiano Ronaldo Real Madrid Focus

El Real sacó de su incómodo trámite ante el Malmö todo el rédito positivo posible. Consiguió que un partido que nadie quiere jugar tuviera utilidad real. Goleó, recuperó autoestima colectiva, el apoyo de su exigente público y la confianza de varios jugadores clave. Es cierto que el conjunto sueco se ofreció como víctima perfecta para esa noche terapéutica, pero también que en el Madrid se vieron algunas noticias positivas independientemente de su rival. A estas alturas de la temporada, le vino muy bien un partido gratis en el que poder soltarse a jugar.

Karim benzema of Real Madrid celebrates scoring during the La Liga match at the Estadio Santiago Bernabeu, Madrid Picture by Marcos Calvo Mesa/Focus Images Ltd +34 654142934 29/08/2015Benzema marcó un hat-trick. Foto: Focus Images Ltd.

El once que dispuso Benítez fue fiel al proyecto que un día fue bautizado como el Real Madrid de los centrocampistas. A excepción de Casemiro, que en fase ofensiva no tenía demasiado protagonismo, todos los atacantes del Real compartían sensibilidad por el fútbol asociativo. Y se notó. En el apartado táctico, la principal novedad fue volver a ver a James Rodríguez ocupando la posición de interior. Esta vez, en el primer partido de Champions de esta temporada del genio cafetero, recordó al jugador que Ancelotti convirtió en una de las sorpresas de la temporada en Europa. Presente por todo el campo, buscando dar soluciones y ofreciéndose por delante del balón, oxigenando y moviendo el balón con su incansable zurda… Lo cierto es que dio el necesario dinamismo a los ataques blancos y resolvió con brillantez una de las grandes papeletas de este Real Madrid de Benítez: la salida de balón. Con el 10 yendo constantemente a buscar la pelota en la gestión de las jugadas, lo cierto es que el conjunto blanco se aseguraba sacar el balón de forma productiva casi siempre. Con un inspirado Kovacic siempre cerca horizontalmente de él, con Isco moviéndose por delante del balón e intercambiando posiciones con Benzema, sumado a las colaboraciones de un Cristiano que demostró estar en línea ascendente, el Real tenía siempre opciones de pase por delante de la bola y apoyos a los que dársela, por lo que la posesión era fluida. Como la posesión era buena, su presión tras pérdida también lo era, por lo que defensivamente también dejó buenas impresiones. Colaboró con ello un imperial Pepe que le dio el nervio necesario a las recuperaciones, y un incansable James que siempre colaboraba con disciplina. Dos terceras partes de la BBC pudieron ver puerta con facilidad, lo cual es una noticia siempre positiva para el conjunto blanco: difícilmente compita si no es desde su tridente ofensivo y que se enchufe es una bendición. Además, cabe destacar la actuación de Isco, que una vez más volvió a dejar claro que es un jugador maduro y regular, que aparece también en las noches perezosas. Estuvo inspirado y fue uno de los elementos troncales de la posesión blanca.

Foto: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*